Aprueban demolición de edificio de Richard Neutra

Tras años de discusión en la corte, el Servicio de Parques Nacionales  de los Estados Unidos comunicó el pasado 10 de Enero su decisión de demoler el Edificio Cyclorama del famoso arquitecto moderno Richard Neutra. La fundación privada Gettysubrg  cubrirá los gastos de demolición que alcanzan los 3.8 millones de dólares y comenzará en Febrero.

El edificio se ubica en Cemetery Ridge, el lugar donde se ganó la gran batalla de Gettysburg (Pensilvania, EEUU). La demolición de la estructura circular donde Paul Philippoteaux pintó el ciclorama de la batalla de Gettysburg ha sido un triunfo para los fans de la guerra civil y una pérdida para los amantes dela arquitectura moderna. Una vez demolida la obra se restaurará el lugar para dejarlo como era originalmente.

Más de 14 años lleva el Servicio de Parques estudiando la posibilidad de demoler el Cyclorama y ordenó la primera demolición el año 1999. Esto no se llevó a cabo gracias a un grupo de preservadores que salvaron la estructura al incluirla en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Nuevamente fue propuesta la demolicón del edificio el pasado año. Se intentó encontrar soluciones diferentes a la demolición pero finalmente la decisión fue que el edificio no era necesario en ese lugar e “interfería con las metas propuestas para el parque”. Según Katie Lawhon la vocera del Servicio de Parques “El lugar es una parte clave de la batalla y es importante que la gente entienda lo que aquí sucedió.” “El edificio Cyclorama perturbaba esto.”

 

http://www.archdaily.mx/191538/aprueban-demolicion-de-edificio-de-richard-neutra-tras-14-anos-de-lucha/

Obras en Diálogo / Flavia Mielnik

Flavia Mielnik (São Paulo, 1982), es Licenciada en Educación Artística de la Universidad Armando Alvares Penteado de São Paulo y postgraduada en Arte Investigación y Creación de la Universidad Complutense de Madrid.

A lo largo de su carrera artística, determinados cambios de ciudad y residencias activaron en su obra importantes inquietudes en relación a transformación del medio urbano, el desvanecimiento de las pequeñas historias de lo cotidiano y la memoria de las ciudades, acentuando su atracción por lugares efímeros, como las ruinas urbanas, paisajes presentes en gran parte de su obra.

En las paredes de una casa demolida -que permanecen a espera de una futura construcción- Flavia encuentra la posibilidad de entrar en contacto con resíduos de historias sobrevivientes a través del dibujo, busca formas de acercar el espacio arquitectónico con el espacio de la memoria, reconstruyendo atmósferas hipotéticas de ambientes vividos -experimentado por los humanos- siempre habitantes  de algún lugar.

En su post-graduación en Madrid, profundizó su investigación por lugares y situaciones que dialogan con la estabilidad de las estructuras físicas y sociales del medio urbano, realizando un trabajo teórico/práctico titulado Obras en Diálogo: Una puesta en escena del espacio habitable, su transformación y ruina.

En él, levantó un estudio sobre tres barrios que influyen directamente en su proceso de creación: su barrio de infancia, Vila Nova Conceição – donde ocurrió un importante proceso de transformación de casas por edificios de lujo-, el barrio de Luz en la región central de São Paulo, -con enfoque en el terreno donde fueron demolidas un sin número de viviendas para la construcción del Teatro de la Danza-, y el barrio Poblenou, en Barcelona -lugar donde vivión tres años, caracterizado por la enorme cantidad de solares y fábricas en demolición.

Actualmente vive en São Paulo y aprovecha su reencuentro con la ciudad para volver a descubrir lugares y metodologías de trabajo, agregando a su trabajo nuevos lenguajes como video e instalación.

Desde 2005, Flavia participó de diversas exposiciones colectivas tanto em São Paulo como en España, destacando la VI Bienal Internacional de Arquitectura de São Paulo (2005), la exposición Tripé Urbano en el Sesc Pompéia (2006), De la Oscuridad viene la Luz en el Centro Cultural Galileo de Madrid (2012) y su primera exposición individual Historias, Sombras y Casas en el Microteatro Por Dinero, también en Madrid (2011).

En 2008, ganó el premio Injuve de Arte Joven, expuesto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en distintos Centros Culturales da España y de América Latina.

Historia de una barda

Por Juan Palomar Verea

Esta es una historia de algo aparentemente intrascendente que acaba por dar al traste con un buen patrimonio. El patrimonio que significa tener un rincón de la ciudad con dignidad y calidad, el que –frecuentemente ignorado- hace de un lugar algo grato y deseable o algo hostil y decadente. Es la historia de un muro de adobe.

Es un muro de unos cien años de existencia, que limita el jardín, que da a dos calles, de una casa porfiriana en las colonias. Durante muchos años fue cuidado con esmero. Unas enredaderas crecieron a lo largo del tiempo y lo cubrieron completamente por dentro y por fuera. Para las banquetas, era lo mejor que les podía pasar: una barda verde y fresca, que hacía del tránsito a su lado una agradable experiencia. Además, nadie la grafiteaba nunca, no había necesidad de pintarla ni de arreglar los desperfectos del enjarre. En el paisaje circundante constituía una buena contribución a la armonía y al orden visual. Las banquetas estaban bien barridas y mantenidas. Todo muy bien.

Pero sucede que la casa cambió de destino y se optó por ocupar parte del terreno con un estacionamiento de piso. Por uno de esos inaprensibles motivos de la tontería, durante los arreglos consecuentes se dejó secar lastimosamente a las enredaderas que habían tardado decenas de años en crecer. Acto seguido, en vez de intentar salvarlas se las cortó de tajo. Resultado: una barda gris y desconchada muestra su estólida presencia por dos banquetas. La apariencia de las calles referidas es más triste y más decadente, la casa misma, por lo mismo se demeritó en presencia y valor. El grafitti apareció de inmediato, con peculiar intensidad. Las llagas de la barda lucen en su esplendor. Contagiadas de deterioro, las banquetas son mal barridas y lo que antes eran jardines ahora son unos lotes baldíos largos llenos de basura y botellas de refresco vacías.

Los dueños pueden darse por bien servidos: lograron, con un solo movimiento, degradar el barrio, agredir a los peatones con descuido y sordidez y demeritar una propiedad importante. Los actuales inquilinos, que capaz que ni el lugar conocían, parecen impermeables al decoro urbano. Todo por una enredadera… y lo que de su valoración y conservación se desprende.

Las ciudades están llenas de detalles como el que representa esta barda. Nada es gratuito. Las consecuencias de las malas decisiones se encadenan fatalmente. La decadencia es sumamente pegajosa y aprovecha todos los resquicios. Es muy común creer que algo como una enredadera, que tomó setenta u ochenta años en tomar su lugar y que ocupó los afanes de varios jardineros durante muchos años, carece de valor y de sentido. Es necesario tomarse el trabajo de valorar las cosas, de respetar los legados del pasado, de tener miramientos con los cuidados de gentes que nos precedieron.

Guadalajara basa su calidad en la consistencia de miles de medidas sensatas y amables como la barda de las enredaderas. Es importante entenderlas, defenderlas. Y hacer más.

Mexicans battle to save architect’s Korean work

La comunidad mexicana en Korea esta peleando para salvar el edificio “La casa del Agua” diseñado por Ricardo Legorreta.  Fue construida en la ciudad de Jeju de Seogwipo en el 2009 y ahora podría ser demoilida.

(continua en inglés)  Now, the land owners wish to demolish the building to make way for accommodations for the 2012 World Conservation Congress, to be held this September at the Jeju Conference Center.

The Association of Mexican Residents in Korea has written to the Korean government and Jeju City Hall requesting the preservation and protection of the artistic structure.

The organization representing the 400-strong community here warned that demolition of the building would lead to condemnation from many countries.

”(Legorreta) demonstrated his love of Jeju by placing there one of his most mature and iconic pieces, but the island has forgotten his death less than a year ago in their attempt to destroy the building,” said Claudia Macias de Yoon, President of the Association of Mexican Residents in Korea. “No one in the world will be able to understand this deplorable and tragic situation, and no conscientious Korean will be able to agree to the demolition.“

The association is asking supporters to write to the Korean ministers of foreign affairs and culture, the Seogwipo City mayor and the company planning the demolition.

The decision on the demolition is expected to be made this week.

The building is one of only two examples of Legorreta’s work in Asia, the other being in Japan. It won the award for Best Hotel Construction & Design at the Americas Property Awards 2010.

Legorreta’s buildings can also be seen across Mexico, as well as in the U.S, U.K., Qatar and Nicaragua.

Following the architect’s death in December 2011, the Jeju Island structure was recognized as one of his finest works for its use of intense color, shifting light and connection with nature by circulating water through the building.

By Kirsty Taylor  (kirstyt@heraldm.com)

Foto By Cooky Yoon

Sevilla le dice adios a Zaha

Sevilla se queda sin su Zaha, un juez del tribunal superior de justicia, ha ordenado derribar “completamente” lo que hasta ahora se había construido de lo iba a ser la Biblioteca de la Universidad de Sevilla, cimentación, plantas de parking para 80 coches y unas 3 alturas de los nudos de circulación y ascensores.

La obra estaba parada ya desde hace algunos meses, rodeada de una gran polémica la biblioteca que ganó Zaha Hadid en un concurso, la situaron n unos terrenos de los Jardines del Prado de San Sebastian. La orden obliga a dejar el jardín tal cual estaba en el año 2008.

Fuente: edgargonzalez.com

Más sobre la Privada Zuno: la importancia de los usos

Juan Palomar Verea

Se sigue ventilando por estos días el atropello al patrimonio arquitectónico que representa la demolición, afortunadamente interrumpida, de la privada ubicada en José Guadalupe Zuno 1975. La valía arquitectónica del conjunto está acreditada por la obra misma y por la autoría debida a Pedro Castellanos Lambley, una de las principales figuras en el panorama arquitectónico de la Guadalajara del siglo XX.

Pero otra valía, igualmente importante desde el punto de vista de la ciudad, es la del uso mismo de la finca. Hay usos que contribuyen a agregar valor a los contextos en que se ubican. No simplemente desde la plusvalía comercial o desde los intereses de la especulación, únicamente atentos a la ganancia en el corto plazo y miopes e insensibles ante cualquier otra consideración. Son usos que tienen también un inapreciable valor social.

La valía de ciertos usos debe ser considerada desde la habitabilidad integral que estos contribuyen  a fomentar en su zona de influencia, en su barrio o colonia. En el caso de las viejas colonias de Guadalajara, lugar en el que se ubica la privada Zuno, la función habitacional es, sin duda, la que puede promover la mejoría de la zona y detener su degradación.

La expansión urbana y la especulación inmobiliaria provocaron históricamente en esta demarcación un acelerado cambio de usos de suelo a partir del último tercio del pasado siglo. Nunca hubo una previsión racional acerca de la ciertamente necesaria y natural mixtura de usos en el área. Este fenómeno se dio, y se sigue dando, de manera incontrolada. Como resultado, existe ahora una saturación de aprovechamientos comerciales y la habitación ha decrecido drásticamente. Y está bien demostrado que es el uso habitacional el que permite a los entornos urbanos contar con una salud urbana adecuada. Los vecindarios constituidos por personas o familias preocupadas por los servicios, la seguridad, la fisonomía y la conservación general, son los núcleos humanos que promueven la verdadera habitabilidad urbana. Los que generan vínculos, solidaridades, reconocimiento. Y esto actúa directamente en beneficio de toda la comunidad.

Sería necesario contar con programas oficiales eficaces y flexibles que fomenten, en este y en muchos otros casos, la función habitacional. Estímulos, apoyos y facilidades que vuelvan más atractivo conservar las casas y departamentos habitados mucho antes que, como en la privada Zuno, pretender la demolición para albergar un estacionamiento de coches para un negocio cualquiera. Este afortunadamente fallido intento de trasmutación de viviendas por autos supone, exactamente, la antítesis de la valía urbana que se busca.

Es importante cuidar la arquitectura. Pero es también urgente cuidar las funciones que, al desaparecer, ponen en entredicho la utilidad misma del inmueble. La finca de Zuno 1975 debe volver a ser un sano núcleo habitacional. Poner los medios y los apoyos para ello representa un reto que es significativo para muchos casos más en la ciudad.