prsentación libro Árboles y arbustos de la cuenca del Río Tepalcatepec (Michoacán y Jalisco, México) para uso urbano.

Arboles yArbustos de la cuencamodEl Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano tiene el honor de invitarlo a la presentación del libro:

Árboles y arbustos de la cuenca del Río Tepalcatepec (Michoacán y Jalisco, México) para uso urbano.

Colegio de Michoacán.

De los autores:

Ignacio García Ruíz y Atanacio Linares Linares

Con la participación de:

Mtro. Sergio Nuño Cuevas

Mtro. Oscar Humberto Castro Mercado

Auditorio Q 13:00 hrs. 8 de noviembre de 2013.

Entrada Libre.

Se tendrán ejemplares a la venta.

Cinco árboles resignados y otras cuestiones

1Por Juan Palomar

Hay una esquina, en el cruce nororiente de Hidalgo y Amado Nervo, que tiene en la banqueta cinco árboles de estricta propiedad municipal. Son, hasta donde la memoria da, tres fresnos y dos jacarandas, todos adultos y en buen estado. Pues resulta que —muy probablemente— los dueños de la casa que está en la esquina los mandan podar de manera ampliamente incomprensible con una regularidad digna de mejor causa.

La enemistad de ciertos habitantes de Guadalajara hacia los árboles es misteriosa, tonta y altamente dañina. La reducción de las frondas de los árboles citados es una agresión directa contra los pulmones de todos los demás habitantes de la ciudad. No se entiende cómo Parques y Jardines del Ayuntamiento permite repetidamente que este perjuicio se produzca con cinco árboles, cinco, que, insistimos, son propiedad pública y no deberían estar sujetos a lo que se le ocurra a cualquier vecino.

Ya es más que tiempo de que una noción importantísima se instale en las mentes de toda la población tapatía: que los árboles son indispensables y que su cuidado y fomento es una de las principales medidas para defendernos de la galopante contaminación que cada día va empeorando gracias, entre otras cosas, a la manía tapatía de tratar de dotar de un coche a cada habitante de la urbe.

Las frondas arbóreas, como bien se sabe, ayudan decisivamente a purificar el aire, detener el polvo cada vez más abundante, dar sombra y aminorar los cada vez severos calorones locales y además ayudan a recargar los mantos freáticos. Por si fuera poco, disimulan la con frecuencia horrenda “arquitectura” que padecemos. Por cierto que la casa de la esquina de los destrozos no está de tan mal ver, pero no nos perdemos de nada, y ganamos mucho, si tiene alrededor una buena fronda.

Parecido caso perpetraba con insistente necedad la UdeG en su sede de la casa Vallarta, en donde cada rato podaban los árboles de la banqueta para darle vista a la casota que ocupa, seguramente pensando que así era más elegante. Afortunadamente llevan ya tiempo en que los encargados no reinciden en tan inepta práctica.

Y ya que hablamos de Vallarta: hacen falta un buen número de árboles clave para devolverle a la avenida su imagen tradicional. De los que se plantaron en la administración antepasada muchos han sido estúpidamente talados o retirados. Un edificio que está delante de Centromagno optó por cambiarlos por unas palmeras tan del gusto de la narcoarquitectura en boga.

Y ya para rematar: ¿Qué pasa con la jardinería de Lafayette-Chapultepec? Está destrozada gracias a los patinetos y la incuria. Las matitas rojas tan del gusto de la administración pasada ya desaparecieron (medio afortunadamente). Habrá que volver a plantar las wedelias que se pusieron desde el principio y que responden al diseño paisajístico y además aíslan —por su volumen— el camellón de la transitada calle. En fin, ojalá que Parques y Jardines tome cartas en el asunto.

THE GLOBAL GREEN FORUM 2012 GDL (CONFERENCIAS)

 

 

 

 

 

The Global Green Forum 2012 se realizará en Guadalajara los días 24, 25 y 26 de octubre en Expo Guadalajara, como parte de las actividades de CONSTRUEXPO 2012 que organiza la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

Entre las conferencias anunciadas destacan:

25 de octubre

10:00 Horas Criterios e indicadores para la normatividad de construcción sustentable
Dr. David Carlos Ávila

15:00 Horas Huella energética del agua en la vivienda
Dr. Fernando Córdoba Canela

17:00 Horas Sistema de ahorro de energía eléctrica
Ing. Armando López Ornelas

16:00 Horas Herramientas para la planificación del arbolado en la ciudad
Mtra. Margarita Anaya Corona

26 de octubre

15:00 Horas Desarrollo de criterios e indicadores sustentables hacia la certificación de las edificaciones turísticas
Dra. Silvia Arias Orozco

La entrada es libre.

Arbolado y ciudadanía

Por Juan Palomar

Dentro del ámbito de una ciudad todas las acciones realizadas por sus habitantes tienen una cierta repercusión. La vasta química de las reacciones que se da en los contextos citadinos va generando medioambientes con un mayor o menor grado de adecuación a la vida de sus moradores. Y pocos actos concretos tienen la trascendencia y el alcance de plantar un árbol.

Plantar un árbol es una acción específica y limitada. Escoger un ejemplar de talla razonable, de una especie adecuada, ubicado en un lugar que asegure su supervivencia y para el que el nuevo poblador represente una mejora: tales son las condiciones que hacen viable una plantación arbórea. Y sin embargo, de estas sencillas premisas se puede derivar un beneficio mayor, al multiplicarse, para toda la comunidad.

Por eso, plantar un árbol es un ejercicio eminentemente ciudadano. Plantea, desde el individuo, una propuesta general para la ciudad: mejorar su entorno, confiar en su sustentabilidad, apostar por su futuro mediante una medida concreta. Y mantener luego una actitud vigilante y crítica: asegurarse así de que una voluntad tangible y expresada mediante un ser viviente tenga viabilidad. Por eso cada árbol plantado de manera consciente y responsable contiene una carga de civilidad que, multiplicada, encierra un gran poder transformador respecto a la sociedad. Es una elección ética con grandes efectos estéticos y ambientales.

La zona metropolitana de Guadalajara enfrenta, como bien se sabe, graves retos ambientales. Cada metro cuadrado de áreas verdes, cada metro cúbico de biomasa forestal son necesarios para combatir los desequilibrios causados por la creciente contaminación. El aspecto fisonómico tiene la mayor relevancia: los árboles urbanos poseen la potencialidad de mejorar radicalmente sus entornos y conferir así a éstos cualidades espaciales capaces de convertirlos en lugares deseables y recordables. El tejido de estos lugares permite entonces reconstruir los lazos de los individuos con su ciudad y sus barrios, promueve la identificación y la solidaridad comunitaria.

Contemplar un árbol puede ser una invaluable lección. Es comprender como un prodigioso designio vegetal se mantiene y perdura; es adentrarse en una vocación de discreta compañía, de prudente espera laboriosa; es entender un sistema tolerante y afable en el que aves e insectos encuentran su refugio; es considerar la belleza que se da con naturalidad y gracia, la sombra bienhechora que sabe hacer mejores los días y más grato su tránsito; es tomar en cuenta los esfuerzos –que trascienden las generaciones- de quienes alguna vez lo plantaron, es unirse así al paso y el talante de las gentes que, desde cada árbol, quisieron una ciudad mejor.

Los árboles de la ciudad hablan por todos. Y lo que dicen siempre es una buena noticia, una historia de continuidad, de esfuerzo y de vital sabiduría.