Entradas etiquetadas ‘recuperación de la práctica’

La escritura de este blog, nuestros aprendizajes

Share

Estamos por cumplir dos años de publicar este blog y escribirlo a muchas manos, así que hicimos una pausa para reflexionar y detenernos a saborear lo que hemos aprendido con esta experiencia. Hoy les queremos compartir esto.


Aprendizajes en torno al observar el entorno respecto del aprendizaje y las tics:

  • La necesidad de publicar se convirtió en un motor para mantenernos observando, marcando, siguiendo, recogiendo lo que acontece en el entorno de manera más cotidiana hasta que se convirtió en parte de nuestra vida ordinaria.
  • Fuimos generando estrategias para buscar, contactar, conectarnos. Por ejemplo, con preguntas y búsquedas específicas y pertinentes en relación a los lectores, con herramientas apropiadas.
  • Fuimos aprendiendo de temas varios que ayudan a nuestro saber colectivo, ampliando nuestros horizontes. Por ejemplo: las experiencias educativas de otros o cómo estudiantes y profesores usan las herramientas digitales y viven el mundo web, cuáles son sus perfiles.
  • Nos ha permitido encontrar grupos y personas a las cuales seguir o con las cuales enredarnos.
  • Nos ha impulsado a experimentar con herramientas y posibles usos educativos.



Aprendizajes en torno al escribir:

  • La escritura nos representó un reto, en especial al tener unos lineamientos comunes. Esto nos ayudó a aprender a escribir de una manera específica: sintética y puntual, pero completa e informada; clara, de manera estructurada e informante y con pertinencia en función del público; con una orientación-sello ITESO; buscando que le sea útil al lector, invitarlo, animarlo, buscando interacción, y con responsabilidad con la institución.
  • Aprendimos a escribir reflejando una mirada propia, aún dentro de unos lineamientos comunes. A estar presentes, desde la propia voz, pero también desde la colectiva.
  • Aprendimos a dar el paso a publicar en la red y comenzar a tomarle sabor a ser “prosummers”.



Aprendizajes en torno a la producción colaborativa:

  • Construimos un marco común tanto para buscar, como para escribir e incluso para retroalimentar nuestros escritos entre nosotros. El marco es como un eje para la colaboración y una identidad.
  • La retroalimentación entre nosotros nos enriquece, nos ayuda a ver cosas sobre lo que pensamos y lo que escribimos. Nos reconocemos acompañados al enfrentar el reto de escribir, en donde está la certeza de que los compañeros son un ejemplo, un modelo y un apoyo para aprender a expresarnos en el público mundo de la web.
  • Reconocer que construir a muchas manos trae una amplitud de visiones que nos impulsó a conocer las inquietudes de los demás, a alejarnos de nuestras certezas, a cuestionarnos, a buscar flexibilidad, a abrir panorama, a suscitar diálogos.
  • Esta construcción de todos lo hace un recurso muy potente y variado; distintos temas, enfoques, recursos, prácticas. Es una memoria grupal.



Más allá de lo útil que nuestro blog pueda ser para nuestros lectores (¡y esperemos lo sea!), el proceso de observar, escribir, producir colaborativamente ha sido muy enriquecedor para nosotros, tanto en lo personal, como en lo grupal. Creemos que este tipo de experiencias valen mucho la pena y los invitamos a que, sea cual sea su tema central, exploren la posibilidad de escribir un blog colaborativo, de dialogar en común sin perder las perspectivas individuales, de tener un pretexto para ir compartiendo sus saberes, sus preguntas, con el mundo entero.

¡Queda hecha la invitación!

GOM, sistematizó la experiencia a nombre de todos los escritores de este blog a “muchas manos”, en el que estamos implicados el Proyecto de Educación y Tecnologías del Iteso y Fronteras Educativas, en un modo precisamente de fronteras permeables.

Share

28

06 2012

Cómo favorecer la participación de los alumnos virtuales

Share

En “Cómo lograr la participación comprometida de los estudiantes de un curso en línea”, Meza Vargas nos relata su experiencia como tutora de un curso online que tiene un fuerte énfasis en el trabajo colaborativo en foros de discusión. El artículo es rico en detalles, tanto de su voz como de la de los alumnos, que incluyen elementos generales del diseño, las modalidades y estrategias de los foros (usan los foros de 10 formas distintas) y el papel del tutor.
Quiero rescatar de su artículo el trabajo que hizo para favorecer la participación y la motivación de los alumnos. Identifico tres dimensiones:

El entorno

  • La autora rescata el desarrollo de una verdadera afectividad en el grupo como relevante para que el alumno sienta la necesidad de participar. Para ello debe favorecerse que todos los participantes se conozcan mediante alguna dinámica e incluyan su fotografía, así como contar con espacios sociales, como una cafetería virtual.


El trabajo en el foro tiene muchas dimensiones, entre ellas, las que liga con la motivación son:

  • La coordinación y síntesis de las discusiones se van rotando entre los alumnos, de tal manera que todos lleguen ser responsables de coordinar. Esta responsabilidad, dice la autora, favorece la motivación de todos “para trabajar y aportar lo necesario”.
  • El exigir la profundización de los contenidos que estudiaron desde la experiencia de cada participante, favorece la participación al tocarlos en su dimensión personal-profesional.
  • Una elección interesante es si entre las normas se debe forzar a las personas a participar un número determinado de veces (eso hago yo), o dejarlo libre, pero con trabajo del tutor para motivar, individualmente por mensajería, a quienes no lo hacen lo suficiente. La autora descubrió que lo segundo le da mejores resultados, pues dice “los participantes se sintieron con mayor libertad y discutieron porque así lo necesitaban y no porque los obligaban”.


El acompañamiento. Además de presentarnos actividades del trabajo del tutor dentro el foro mismo, la autora rescata elementos de su forma de acompañar cotidianamente a los alumnos y que liga directamente con favorecer su motivación y su participación:

  • Atender y responder a cada uno de sus mensajes y dudas,
  • Reconocer el trabajo y aportes de cada uno, por pequeños que sean, respetando lo que cada uno aporta, aunque no se esté de acuerdo con lo que diga,
  • Felicitarlos constantemente por sus logros,
  • Tratar de que aquellos que no participan lo hagan,
  • Ser firmes pero con diplomacia,
  • Preocuparse por sus problemas, ser amables
  • El participante debe sentir que puede acudir al tutor en cualquier momento, que está acompañado en forma permanente;
  • Y muy importante para la motivación, el participante debe sentirse valorado, sentir que lo que él aporta es relevante, y que es vital para el curso su participación.


Algo muy interesante que nuestra autora relata es que de 83 participantes, en donde la mayoría “nunca había tenido ninguna experiencia con una computadora ni mucho menos con Internet”, 81 terminaron exitosamente el curso. Esto es un porcentaje excelente para cursos virtuales en donde la deserción suele ser muy alta (1). Probablemente ello implicó mucho esfuerzo (y tiempo) de su parte en materia de acompañamiento, presencial y cohesión grupal. Así que, más allá del diseño particular de este curso (que quizá no compartiremos), los invitamos a revisar los detalles, las pistas y reflexiones que nos ofrece la autora, ya que pueden ser material útil para vernos en nuestro propio rol de tutores en torno a la participación de los estudiantes.

—-

Meza Vargas, Johanna (2004). “Cómo lograr la participación comprometida de los estudiantes de un curso en línea.” La educ@ción. OEA-OAS. Año XLVIII- XLIX, No 139-140, I-II, 2004. ISSN 0013-1059. Documento en línea [http://www.educoas.org/portal/bdigital/lae-ducacion/139/pdfs/139pdf9.pdf] Última visita 23 abril 2012. [También disponible en educrea.cl]

(1) Los índices que se manejan son variables, pero todos preocupantes. Por poner un ejemplo en “Consideraciones sobre el aseguramiento de la calidad en la educación virtual”, el autor recupera, a manera de ejemplificación, algunos estudios en donde los que menos reportan deserción hablan del 30% y de ahí hay ejemplos de hasta el 70% de deserción.

Share

03

05 2012