Jesuitas ilustres pintados por Cabrera

****

 

Miguel Cabrera. San Francisco de Borja. 1761. Óleo sobre Tela. Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

San Francisco de Borja nació en Gandía, en 1510. Su padre fue nieto del papa Alejandro VI y su madre nieta de Fernando el Católico. Por herencia, fue duque de Gandía y desde muy joven participó en la corte del emperador Carlos V. En 1539 murió en Toledo la emperatriz Isabel de Portugal y sus restos debieron de ser trasladados a Granada. Francisco era uno de los integrantes más notables de la comitiva al momento de reconocer el cadáver dijo “Nunca más, servir a señor que se me pueda morir”, pues estaba irreconocible. Después de la muerte de su esposa, en 1546, ingreso a la Compañía de Jesús. Fue el tercer general de la orden y durante su gobierno adquirió un desarrollo extraordinario, extendiéndose por todo el mundo. Murió en Roma el 30 de septiembre de 1572. (MMC)

 

Miguel Cabrera. San Estanislao de Kostka. 1761. Óleo sobre Tela. Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

San Estanislalo de Kostka nació en Polonia en 1550 en el seno de una reconocida familia. En 1564 ingresó al colegio jesuita de la ciudad de Viena, Austria, en donde fue buen estudiante y miembro de la Congregación Mariana del colegio, en la que distinguió por su devoción y sus prácticas apostólicas. Tomó la determinación de ingresar a la Compañía de Jesús a pesar de la rotunda negativa de su padre y las dudas de los jesuitas que se consideraban que era mejor que estudiara primero. Finalmente, ingreso al noviciado en octubre de 1567 en el que “creció en virtud”. El 9 de agosto de 1568 enfermó y murió el 14 del mismo mes y año. Fue canonizado en 172, con san Luis Gonzaga y declarado patrono de la juventud. (MMC)

 

 

Miguel Cabrera. San Francisco Javier. 1761. Óleo sobre Tela. Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

San Francisco Javier nació en el castillo de Xavier en Navarra, España, en 1506 y es uno de los santos más importantes para la Compañía de Jesús. Los integrantes de esta orden comparan a san Ignacio de Loyola y a san Francisco Javier con los Apóstoles Pedro y Pablo. Son considerados como dos importantes columnas de la orden, por lo que constantemente aparecen representados juntos. A san Francisco Javier –misionero que recorrió el mundo entonces desconocido se le compara con san Pablo, porque recorrió todo el mundo conocido. Además de formar parte del grupo que dio origen a la Compañía de Jesús en 1539, recorrió varios lugares del extremo Oriente: Malacia, Las Molucas, China y Japón, entre otros. Murió en Sancián, China, una pequeña isla frente a Cantón, en 1552. Gregorio XV lo canonizo, junto a san Ignacio de Loyola en 1622. Pio X lo declaro patrono de la Sagrada Congregación para la propagación de la fe y patrón universal de las misiones. Juan Pablo II lo distinguió como Príncipe de las Misiones. (MMC)

 

Miguel Cabrera. San Luis Gonzaga. 1761. Óleo sobre Tela. Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

San Luis Gonzaga nació en Castiglione en 1568, siendo primogénito del marqués de aquel lugar. A los 13 años tomo la decisión de hacerse religioso y desde un inicio encontró una férrea oposición por parte de su padre, que esperaba heredara el marquesado, oposición que continuo hasta que lo describió flagelándose. A principios de 1591 se desato una peste en roma y Luis se dedicó a atender a los enférmanos. El 3 de marzo, encontró un apestado que yacía en la calle inconsciente. Lo echo a los hombros y a pie lo llevo al Hospital de la Consolación. Ese mismo día le empezó la fiebre y el malestar. Murió en la madrugada del 21 de junio de 1591 a los 23 años. Fue canonizado en 1726 junto con Estanislao Kostka y la Iglesia lo declaro patrono de la juventud. En el curso centenario de su muerte, el general de la Compañía de Jesús lo nombró patrono de los enfermos de sida. (MMC)

 

 

Print Friendly, PDF & Email