En pie de lucha

Lilia Ruiz Chávez ha luchado para aceptar su discapacidad, adaptarse y seguir con su vida después de la tragedia. Aquel fatídico miércoles ella iba en el camión cuando sucedió la explosión; fue rescatada de entre los escombros con sus piernas destrozadas. Su recuperación llevó varios meses. Su pierna derecha logró ser salvada después de múltiples cirugías. Sin embargo, su pierna izquierda tuvo que ser amputada.

Antes de las explosiones, Lilia solía correr todas las mañanas, al regresar preparaba a sus hijos para llevarlos a la escuela, además de atender su casa y los negocios de la familia. Actualmente, lidera y preside a la Asociación 22 de abril en Guadalajara A. C. Ha dedicado parte de su vida a luchar por los derechos colectivos de los lesionados y exigir justicia para todos los miembros de la agrupación.

Print Friendly, PDF & Email