Paquimé – Patrimonio de la Humanidad

Proyecto PHMx - Hospitalidad y Turismo 
Mtro. Alfredo Brambila - ITESO 2019

Autores:
Frederike Kool
Victoria Ledón Romero

Paquimé “Casas Grandes”

Paquimé, nombrado así por la cultura que vivió en esos años o “Casas Grandes”, nombrado de esa manera por los españoles, se encuentra ubicado en el estado de Chihuahua. Es un sitio arqueológico prehistórico que se considera una de las zonas arqueológicas más importantes del noroeste de México, fue fundado alrededor del año 1,130. Y fue nombrado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1998, por la UNESCO. Paquimé fue abandonado alrededor del año 1,450 y descubierto hasta 1,565.

Paquimé es un sitio muy antiguo de la cultura mexicana y cuenta con laberintos,pinturas en las paredes, casas hechas con adobe y cuenta con ollas de barro que a lo largo del tiempo esta cerámica se ha convertido en una muy importante forma de la manifestación de arte en barro de México. Muchas de las vasijas de barro se encuentran dentro de museos muy importantes tanto en México como en EUA. Las cuales son decoradas con diferentes formas, tamaños, colores e incluso se han hecho con caras de las culturas pasadas.

Por sus extensas ruinas, Paquimé logró demostrar ser un gran desarrollo arquitectónico del norte del país, así que se comparó con las más avanzadas técnicas de construcción de mesoamérica, por este motivo es una evolución cultural prehispánica.

Su cuidado y preservación son muy importantes, ya que del material que están hechas las paredes de Paquimé, es muy frágil y si no se realizan los cuidados adecuados se podría llegar a deteriorar. También es importante preservarlo para que futuras generaciones puedan conocer más acerca de nuestra cultura y se establezca la costumbre de visitar zonas arqueológicas mexicanas siempre y cuando estás se respeten, ya que el cuidado de este tipo de zonas no solo son responsabilidad del gobierno o de las personas que trabajan ahí, sino también de nosotros los turistas.

Paquimé es un lugar casi mágico, porque son ruinas en medio del desierto, en sus paredes se encuentran restos de pintura que las personas de esa época pintaban y nos ayudan a comprender un poco más sobre su cultura, las casas que se encuentran en este sitio son muy diferentes con entradas cuadradas, se tienen pruebas de que en Paquimé se practicó el juego de pelota, y por otro lado, las ollas o vasijas de cerámica, representan un arte extraordinario y como ya se mencionó anteriormente, la arquitectura de esta zona representa un desarrollo de arquitectura muy avanzado.

Lo que hace que valga la pena visitar Paquimé es esta atmósfera mágica debido a la extensa historia de este sitio. Hay muchas cosas que hacer además de visitar el laberinto; Hay muchos buenos restaurantes y hoteles cerca, y también hay un centro de salud a 1,5 kilómetros.

Print Friendly, PDF & Email