INTERNATIONAL BUILDERS´ SHOW (Feria de la construcción)

Las VegasDel 22 al 24 de junio del 2013 se celebrará en Las Vegas, Nevada, una de las mayores ferias anuales de construcción en el mundo: International Builders´Show.

Reúne a cientos de expositores de todo el mundo que presentan las últimas innovaciones en más de 300 categorías de la industria de la construcción en la convención anual de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda.  En esta edición participarán más de 800 provedores de servicios y materiales, alrededor de 50,000 visitantes de más de 100 países, en una superficie de exposición de alrededor de 40,000 metros cuadrados.

Más información en: http://www.buildersshow.com/Home/

Libro. Thanks for the view, Mr. Mies

  Un nuevo libro que está por publicarse sobre la obra de Mies Van de Rohe, pero ahora relatando la experiencia de vivir en una de ellas. 

“Gracias por la vista, Mr.. Mies” examina la forma en que los habitantes del parque Lafayette  interactuan con este entorno modernista único. Lafayette Park no ha recibido el nivel de la atención internacional que otros proyectos similares de Mies. Esto puede ser debido en parte a su ubicación en Detroit, una ciudad cuyas cualidades más positivas a menudo se pasa por alto en los medios de comunicación. Este libro es una reacción contra la forma en que la arquitectura modernista emblemática es a menudo representada. Mientras que otros escritores pueden centrarse en las intenciones de diseño del arquitecto, los autores Aubert, Cavar y Chandani buscan mostrar las formas orgánicas e idiosincráticas en que las personas que viven en el Parque Lafayette en realidad utilizan la arquitectura y cómo esta experiencia, a su vez, afecta a su vida cotidiana.

Este título aún no se ha publicado en los EE.UU. Pero se puede pre ordenar o recibir  aviso cuando el libro se publique, enviando correo electrónico a orders@artbook.com

Fuente:  Archinect.com

 

 

 

El fenómeno visual de Ixtapaluca [Domus México]

Foto: Livia Corona

Mucho se ha dicho sobre el desafío de las políticas de vivienda social en México y de su producción, comercialización y planificación masivas. Ya no es un enigma para nadie la escala industrial de la promoción inmobiliaria y sus efectos negativos tanto sociales como urbanos. Tantas líneas de texto y tantas cifras impiden ver el problema de la vivienda social. Las imágenes fotográficas, sin embargo, han sido desde hace mucho tiempo utilizadas para explicar las condiciones de la vivienda y del modo de vida. En el Nueva York de principios del siglo XX, el activista y periodista Jacob Riis investigó con su cámara los tenements del Lower East Side para presionar a favor de las reformas de salubridad en la vivienda. Lo mismo sucedió con una fotografía de la periferia informal de Lima, Perú, tomada por la editora Monica Pidgeon en los sesenta, publicada después en un libro del historiador Leonardo Benevolo y en la revista mexicana Arquitectura Autogobierno (1976). La circulación de las fotografías y su poder de comunicación visual suelen representar más rápida y ampliamente un fenómeno social. Movidos por el deseo de comunicar el problema de la vivienda social; artistas, arquitectos y urbanistas en México han echado mano de sus cámaras para representar esta nueva realidad de la vivienda.

Tomando el caso de la ciudad de Monterrey, el fotógrafo Alejandro Cartagena relata en su libro Suburbia Mexicana (2011) las causas y efectos que esta construcción de la vivienda social tiene sobre el paisaje natural y urbano. Así mismo, la investigación visual titulada Two Million Homes for Mexico de la fotógrafa mexicana Livia Corona, se interesa en el impacto de esta urbanización sobre el modo de vida y la cultura urbana. La perspectiva metodológica de su obra se acerca a lo que en las ciencias sociales se llama antropología visual. Algunos artistas extranjeros investigan también el tema de la vivienda social tratando de producir imágenes y mediatizar el fenómeno urbano en proceso. Es el caso de la arquitecta francesa Raphaële Goulet, quien después de viajar por varias ciudades mexicanas realizó una película documental crítica titulada Lucha Libre (2009), o del artista catalán Jordi Colomer, quien desarrolló un video acerca de la ciudad de Ixtapaluca, ubicada en la periferia de la Ciudad de México, sobre la carretera a Puebla, donde se concentran más de 47 mil casas idénticas. Después de filmar la inmensidad del conjunto desde un helicóptero, Colomer aterrizó con su cámara para mostrar la vida cotidiana de esta suburbia. Sin embargo, cuando el artista realizó su video Avenidad Ixtapaluca (2009) el fenómeno urbano y social de la suburbia mexicana ya no era un misterio. De hecho, Ixtapaluca se ha vuelto un fenómeno visual de representación de la vivienda social y al mismo tiempo un icono de la condición urbana y cultural actual del país.

Desde las primeras construcciones de lotificación en Ixtapaluca un fotógrafo aficionado tomó un cliché sorprendente desde el cielo. Oscar Ruiz, piloto de helicóptero y conocido por sus fotografías desde las alturas, captura con su cámara una porción de la casas de Ixtapaluca “el 21 de septiembre 2003 a la cinco de la tarde.” Su fotografía, publicada desde entonces en periódicos internacionales y en su sitio web, suscita controversia. Oscar Ruiz ha tenido que afirmar la autenticidad de su imagen frente a varios internautas que lo acusan de trucajes y de fotomontajes. En efecto, la fotografía ofrece un encuadro surrealista de una vista casi axonométrica de cientos de casas iguales y descontextualizadas.

En 2006, Livia Corona solicitó al piloto que la volara para tomar su versión de la vista aérea de Ixtapaluca. Ante su rechazo, la fotógrafa pidió a Domus que la ayudara a realizar dicha imagen para un articulo titulado Postcards from the Edge (nº 899, 2007). A diferencia de la imagen de Oscar Ruiz, la de Livia Corona permite “ver el ensamble y el detalle” al abarcar la vida urbana, la extensión de la urbanización de casas y el horizonte del paisaje de los volcanes. La imagen se volvió un ícono, circula por el mundo en exposiciones y se publica en numerosos artículos de prensa o revistas. La dimensión global y mediática de esta fotografía culmina con su publicación en la introducción del libro Our Choice: A Plan to Solve the Climate Crisis (2009) escrito por el político y activista ambiental Al Gore.

Esas representaciones visuales críticas y documentales acerca de la condición suburbana mexicana ofrecen otra dimensión cuando la imagen pierde su autor. Este fue el caso de estas dos famosas fotografías de Ixtapaluca, que han sido difundidas ampliamente en Internet. Pasa lo mismo con las instituciones públicas mexicanas u organizaciones privadas que anonimizan las imágenes y se las apropian. Mientras la fotografía de Livia Corona conserva casi toda su integridad en estudios urbanos, trabajos académicos, o reportes de políticas públicas, la producida por Oscar Ruiz, más abstracta y manipulable, ha sido el objeto de transformaciones e influencias.

Cuando el gobierno federal mexicano adoptó en 2010 el Articulo 73 de la Ley de la Vivienda —que exige a los promotores seguir un reglamento y principios de densidad, usos mixtos, y planificación del transporte publico— la imagen de Oscar Ruiz se instrumentalizó para representar de otra manera esta suburbia mexicana. Por encargo del urbanista Richard de Pirro para la Secretaria de Desarrollo Social (SEDESOL), el artista Malcom Coehlo dibujó en 2008 una imagen a partir de esa fotografía que constituye la principal ilustración que acompaña los materiales de difusión de esta política de vivienda. La fotografía se utilizó como un soporte útil y eficaz para un collage que comunica visualmente las transformaciones que implica la ley sobre la organización formal de los desarrollos de vivienda. El poder de difusión de la fotografía de Oscar Ruiz rebasó el campo de las reformas de las políticas públicas para asentarse en el imaginario de la cultura popular cuando el grupo de música ingles Radiohead se inspiró en esta fotografía para la composición gráfica de un póster promocional para Xendless Xurbia (2010), uno de sus álbumes.

Thomas Watkin es urbanista y sociólogo francés. Vive y trabaja en Guadalajara. Es miembro fundador del Centro para la Cultura Arquitectonica y Urbana (CCAU).

USF/DF: La vida secreta de la Unidad Santa Fe [Domus]

Unidad Santa Fe, Ciudad de México

Este artículo se publicó en la versión impresa de Domus México 02, Agosto/Septiembre 2012

Estamos acostumbrados a ver fotografías de casas y edificios de departamentos al momento de su inauguración, antes de que lleguen sus usuarios: antes de que los decoren, los ensucien y los limpien, los modifiquen, los “gasten” o los “echen a perder”; en suma, antes de que los conviertan en un lugar propio en el que se manifiestan sus historias personales, sus preocupaciones, intereses y sueños.

El ensayo fotográfico “La vida secreta de la unidad Santa Fe” parte de un esfuerzo por representar la arquitectura como un espacio habitado. Lejos de buscar encuadres que permitan apreciar el diseño del complejo de viviendas según fue concebido por Mario Pani en los años cincuenta, las fotografías presentan sus transformaciones y a los autores de estas transformaciones como protagonistas.

Los habitantes de la unidad Santa Fe han definido en igual o mayor medida que Pani y sus colaboradores la configuración formal del complejo mediante la construcción de nuevos pisos sobre sus casas, la conversión de áreas comunes en jardines privados o estacionamientos, la adaptación de balcones para alojar cuartos cerrados, la adición de elementos decorativos y la reorganización de los espacios interiores. Estos cambios producen un choque entre dos momentos históricos: el confiado modernismo de mediados del siglo pasado y un presente desde el cual podemos evaluar en qué medida las aspiraciones del país en esa época fueron realizadas.

Quizás para algunos las fotografías representen una crítica de la arquitectura moderna en México y su alianza con los intereses de las instituciones del Estado. El modernismo fracasó en la medida que poco queda hoy de su proyecto redentor. En la Unidad Santa Fe reina el caos y no la utopía imaginada por sus primeros constructores. Para otros las imágenes pueden ser evidencia de que las unidades habitacionales para obreros del modernismo fueron una base sólida sobre la cual se construyó una clase media próspera. Otros descubrirán en los objetos que se pueden entrever por las ventanas fragmentos de historias familiares y personales para las cuales los grandes procesos históricos en el país durante los últimos cincuenta años son poco más que música de fondo. Onnis Luque, Pablo Landa

EXPOSICIÓN: QUIERO UNA CASA (SANTIAGO CIRUGEDA)

 

 

 

 

 

 

 

El colectivo ATEA invita a la inauguración de la exposición “Quiero una Casa: Santiago Cirugeda – Recetas Urbanas, que se inaugura el 8 de septiembre de 2012 en la calle de Topacio 25, Centro Histórico.  La exposición estará abierta hasta el 10 de noviembre del año en curso.

“Quiero una casa” muestra parte del trabajo que el arquitecto Santiago Cirugeda ha venido desarrollando a lo largo de su carrera en temas relacionados con la vivienda.  Se trata de una retrospectiva de demandas y soluciones que plantea abrir un espacio para la reflexión sobre las problemáticas sociales que nos afectan hoy en día.

Muchas de las propuestas que se presentarán dentro de la exhibición plantean alternativas a nuestras necesidades de habitación.  Sus planteamientos nos ayudan a analizar la viabilidad de las opciones actuales de vivienda y a plantearnos otras más abiertas, que no pasen por alto la dimensión estética de un género arquitectónico tan importante.

¿Quién quiere vivir en el centro?

Por Juan Palomar Verea

Mucha gente. Con ciertas condiciones: vivienda a precios razonables, servicios suficientes, aceptable calidad de vida. La gente que vive en las zonas céntricas de la ciudad obtiene muchas ventajas y al mismo tiempo la ciudad obtiene muchas ventajas de la gente que vive en sus zonas centrales. Cada habitante que se va a vivir a las lejanas periferias representa un costo suplementario y cotidiano para el funcionamiento de la urbe. En transporte, servicios, contaminación, tiempos perdidos, baja del promedio de calidad de vida. Por ponerlo en otros términos, la huella de carbono de un habitante céntrico es menor que la de los habitantes periféricos.

El problema está, en primer lugar, en generar oferta habitacional real y contante en las zonas centrales. Es lamentable que aún no hayamos avanzado sustancialmente en los trabajos de planeación urbana necesarios para hacer eso posible. Los precios de la tierra son un obstáculo considerable, pero no insuperable. La respuesta está en la densidad que logre hacer rentable la fórmula. Y para lograr esa densidad se requiere adecuar los planes parciales.

Los planes parciales para las zonas 1 y 2 de Guadalajara, que fueron consultados y aprobados oportunamente en la administración pasada, fueron atorados por razones políticas y quedaron en el limbo. Unos nuevos que se hicieron en esta administración están atorados, y con fuerte oposición, ahora. Por mientras, son años perdidos en los que la dinámica de la ciudad no se detiene y en los que el municipio de Guadalajara, principal perjudicado, sigue perdiendo habitantes. Es muy grave que se haya prolongado esta situación.

La densidad, mucho se ha repetido, no debiera asustar a nadie. Bien aplicada puede ser sinónimo de mejoría en la calidad de vida para los actuales habitantes de las demarcaciones y para los futuros pobladores. Hay algunas condiciones básicas que deben cumplirse: estar seguros de que infraestructuras y equipamientos sean suficientes para la población proyectada (y si no proveer lo necesario); cuidar que las edificaciones y entornos patrimoniales no sufran demérito; asegurar que el transporte sea adecuado y que haya estacionamientos vehiculares suficientes (o proveerlos); establecer un mínimo de áreas verdes y hacer lo necesario para que existan (se pueden adquirir propiedades y destinarlas para ese fin además de que cada nueva intervención podría aportar algo de áreas verdes).

Como es natural, para lograr lo anterior se requiere un trabajo de planeación urbana vigoroso y comprometido. Pero también se ocupa una labor de gestión que logre poner de acuerdo a colonos, propietarios y promotores, además de las diversas autoridades concernidas. El Instituto Municipal de Vivienda fue una buena iniciativa. Aún estamos esperando que, en la cancha, suceda algo.

Vivir en el centro no es ninguna moda pasajera. Miles de jóvenes que ya aprendieron lo que es la ciudad quisieran hacer sus vidas allí. La cuestión es hacer algo para que esto suceda.