Concurso “The New York City Vision”

El concurso “The New York  city Vision” provocó una serie de propuestas audaces y sugerentes que no se limitan al diseño de soluciones, estas especulaciones tienen que ver con imaginar un “futuro posible”, así lo dijo Roland Snooks miembro del jurado.

El jurado internacional estuvo compuesto por el presidente Joshua Prince-Ramus (REX NY) y Eva Franch Gilabert i (Escaparate de Arte y Arquitectura), Roland Snooks (Kokkugia), Shohei Shigematsu (OMA Nueva York), Alessandro Orsini (Architensions), y Joachim Mitchell (Terreform uno).

Aquí te dejo algunos de los ganadores y de las propuestas.

Primer Lugar E. Giannakopoulou – S. Carera – H. Isola – M. Norzi Segundo Lugar

Promueve el CCAU actividades para estimular la reflexión sobre la ciudad

Por: Ricardo Solís.- El Centro para la Cultura Arquitectónica y Urbana (CCAU), aunque con dos años ininterrumpidos de realizar sus actividades, es una asociación civil de profesionales que promueven el diálogo de su profesión con otras disciplinas y hace apenas unos días se hicieron “presentes” ante los medios al organizar una mesa redonda y una “caminata solemne”, con motivo del vigésimo aniversario de las explosiones del 22 de abril que afectaron al Sector Reforma de la ciudad.

Como grupo, establece la coordinadora del Consejo Directivo del CCAU, Miriam Villaseñor, buscan, “por una parte, la profesionalización del gremio de la arquitectura; nos interesa hablar sobre el espacio urbano y todo lo que conlleva. Esto no quiere decir que tengamos exclusivamente arquitectos como invitados para cursos o charlas, también artistas que intervienen el espacio urbano, porque nos interesa la reflexión y convertir al CCAU en un espacio de diálogo”.

En este propósito de “ampliar horizontes”, el CCAU ofrece también talleres, de los cuales se han impartido tres; además, se publica y difunde un programa de conferencias y películas, relacionadas “con temas de interés para el público, respecto de temas que nos preocupan”, refiere la coordinadora, aunque también, “a los estudiantes se les brinda la oportunidad de entrar en contacto con profesionales del medio a los que no se tiene acceso tan fácilmente” (como ejemplo de esto, destaca la visita que en octubre de 2011 realizó el reconocido arquitecto suizo Alex Jaeggi, quien trabaja en ambos lados del Atlántico).

El pasado 19 de abril, aunque se tenía programado proyectar una película, el programa fue cambiado para dar lugar a una mesa redonda de discusión acerca de lo ocurrido en la ciudad el 22 de abril de 1992; asimismo, el domingo se llevó a cabo la “caminata solemne”. Dado el “tema sensible”, sostiene Villaseñor, “se contó con una cobertura mediática aceptable. Creo que es hasta ahora que nos pelan, aunque se oye mal decirlo así”.

“Por el momento”, destaca Villaseñor, “ha funcionado muy bien” el mantenerse sin intervenir de modo definitivo o abierto en determinados procesos citadinos, puesto que “finalmente no pertenecemos a ninguna universidad o colegio; eso para el público es más amable ya que, cuando llegan, saben que si se les solicita algún dato es sólo para difundir una invitación”.

Este “acierto”, para el CCAU, se refleja en una asistencia diversa de personas a estos eventos, un variopinto conjunto en el que conviven artistas, economistas, sociólogos y diferentes profesionales; así, se persigue –por ahora– mantenerlo como “este espacio libre de discusión y diálogo; donde la gente puede llegar a participar activamente”.

Por otra parte, la programación de películas en sus ciclos de cine se basa tanto en la “solicitud expresa” que pueden hacer estudiantes interesados, o bien obras de ficción o documentales que, de algún modo, “se relacionen con el espacio urbano” o directamente con temas relativos a la arquitectura.

Ahora bien, en cuanto a los recursos con que funciona el CCAU, destaca la coordinadora, “hemos contado con apoyos y patrocinadores, como compañías hoteleras o empresas de otro rubro. De igual modo, en los eventos, se reciben aportaciones voluntarias. El proyecto va creciendo y cuenta, también, con un grupo de voluntarios que ayudan en la coordinación de actividades”.

Las actividades del CCAU tienen como sede el espacio del Laboratorio Sensorial (Ghilardi 120, colonia Santa Tere), colectivo de artistas y profesionales con el que se ha establecido contacto y se labora en coordinación. Para este semestre, las actividades programadas restantes son la proyección de la cinta Los olvidados (Luis Buñuel, 1950) el 17 de mayo, y una conferencia con Alfredo Hidalgo, el 24 de mayo; ambos eventos a las 20:30 horas.

Fuente: La Jornada Jalisco

La patrimonialización de la infraestructura arbórea.

Jorge López de Obeso. Arq. MA. LEED AP.

Abril 2012

en Jalisco

En las ciudades se suele excluir a los árboles como parte del patrimonio infraestructural, sin embargo, estos forman parte fundamental no sólo de la provisión de aire limpio y de paisaje para sus habitantes, sino que son quienes le dan condiciones de competitividad internacional a la ciudad, evitan el efecto isla de calor, aíslan acústicamente y tienen un papel fundamental en la prevención de inundaciones.

No es de extrañarse que las ciudades estén constantemente buscando incrementar sus condiciones de competitividad. Una de las formas que tienen las ciudades de hacerse más atractivas es mejorar la oferta de calidad de vida para sus habitantes, por lo que la empatía que despierten ante éstos es fundamental. Un paisaje urbano arbolado es una estrategia efectiva y económica para conseguir que los residentes de una ciudad se sientan orgullosos de su entorno y provoque este círculo virtuoso de empatía ciudadano-ciudad. Es por esto que cada vez que la ciudad pierde un árbol pierde también competitividad internacional para atraer población con alto potencial de generación de riqueza.

El efecto isla de calor sucede cuando superficies urbanas otrora sombreadas o permeables se transforman en impermeables y al recibir la luz del sol la transforman en calor. El efecto es tan pronunciado, que los centros urbanos sin provisión de sombra y con grandes superficies asfaltadas o de azoteas, llegan a tener de 5 a 8 grados más de temperatura que cuándo no tenían estas condiciones. Las hojas de los árboles están diseñadas para transformar los rayos solares en energía, además de que en el proceso de hacerlo producen sombra y liberan agua vía evapotranspiración. Cuando un edificio tiene como única fuente de abastecimiento de aire este espacio sobrecalentado por el sol, aumentan las posibilidades de que requiera el uso de medios mecánicos para conseguir tener condiciones de confort en el interior, tales como ventiladores y en el peor de los casos aires acondicionados. Éstos últimos, por su enorme consumo energético y uso de gases refrigerantes contaminantes, son uno de los principales causantes del cambio climático y la depredación de la capa de ozono, además de que significan una carga importante para los gobiernos que requieren de proveer más energía para un mercado que demanda condiciones de confort para trabajar o vivir. Un árbol tiene el potencial de sombrear la calle, las fachadas y azoteas de edificios y otras superficies expuestas al sol, con lo que el aire que circula no se calienta y puede refrescar espacios habitables, haciendo prácticamente innecesario el uso del aire acondicionado. Cada árbol que se pierde en la ciudad crea las condiciones para un mayor consumo energético.

Las inundaciones en una ciudad son causadas no por la falta de capacidad de los sistemas de drenaje de transportar la cantidad de agua que llueve, sino por el lapso y por lo tanto velocidad con la que se acumula. Es decir, es poco probable que 50mm de agua en 24 horas provoquen una inundación, ya que los drenajes tendrán la capacidad de transportar el caudal, pero esa misma cantidad en una hora, es probable que sature el sistema y colapse, causando cuantiosos daños materiales y hasta de pérdidas humanas. Los árboles, como una estrategia evolutiva, tienen la capacidad de retener grandes cantidades de agua en sus hojas, ramas tronco y raíces, ya que tardan mucho tiempo en “empaparse” por completo, y poco a poco se van secando vía escurrimiento o evaporación. En un área densamente arbolada, una tormenta de 50mm de una hora tardará mucho más en dejar correr el agua por la calle, mientras que en una zona donde no hay obstáculos para que el agua aumente su velocidad de escurrimiento y se sature en un solo punto al mismo tiempo, evitando colapsar el sistema. Cada vez que la ciudad pierde un árbol, aumentan las posibilidades para que se creen inundaciones ya sea ahí mismo o aguas abajo.

Si los árboles aumentan la competitividad internacional de una ciudad, provocan empatía de sus usuarios, previenen el consumo excesivo de energía al ser los reguladores fundamentales del microclima urbano, su presencia ahorra millones en pérdidas materiales y humanas al evitan inundaciones, tienen características suficientes para evaluarlos como parte de la infraestructura urbana. Si patrimonio es aquello que vale la pena conservar, considerarlos de esta manera es fundamental para asegurar la habitabilidad de la ciudad, por lo que gobierno y particulares deberán tener acciones responsables para su conservación y provisión, observando su papel patrimonial e infraestructural al tomar la decisión de sustituirlo por otro elemento, ya sea para uso público o privado. Por último, económicamente es mucho más viable proveer y conservar árboles que resolver los efectos que la falta de estos ocasiona.

Imagen: Ceiba. En Jalisco.

Por: Manfred Meiners Ochoa.

PISO se cambia de formato

La revista sobre arquitectura, diseño y cultura urbana Piso, que nació en 2001, dirigida por Carlos Rodríguez Bernal en equipo con Eduardo Moreno y René Caro, es ahora relanzada en formato electrónico.

Su titular, Rodríguez Bernal, ha reunido un nuevo equipo en el que el editor es Alejandro Guerrero. Ellos “colgarán en la web” al entrar diciembre, la nueva versión electrónica de esta revista que se ha caracterizado por ser el espacio y el foro “de la arquitectura del lado b, aquella que es silenciosa, no estridente”.

Si bien a lo largo de lo que ahora es ya toda una década de existencia, Piso ha salido a la luz de manera intermitente y sin formalidad en su periodicidad, también es cierto que se trata de una publicación que cuenta con la lealtad de sus seguidores. Por ello, y por el afán de “generar cierto cuerpo de conocimiento”, la revista sigue.

“En sus primeros años y hasta 2005 teníamos bastante regularidad –cuenta Rodríguez-, salíamos tres veces al año pero luego se empezó a espaciar”.

Entonces, explica que la producción se tornó complicada debido a que siempre fue “un proyecto en paralelo”. En ese tiempo Carlos Rodríguez era director de la escuela de arquitectura del TEC de Monterrey, campus Guadalajara, así que entre los aprendizajes, quedó claro que “si no les dedicas un tiempo considerable a este tipo de proyectos, es difícil que avancen”.

Esto, sumado al hecho de que “el entorno no es nada propicio para una publicación cultural, que no son las que gozan de mayores apoyos o interés por parte de los anunciantes”, fue alargando las pausas para que Piso se produjera.

“En México casi todas las revistas independientes se nutren de patrocinadores o del soporte de una casa editorial importante. Nosotros nunca hemos tenido ni una cosa ni la otra”, advierte.

Fuente El informador sigue leyendo

Conferencias en líne del CCAU

Un extracto de la plática de Richard de Pirro sobre micro urbanismo en el CCAU.  Donde habla del desarrollo informal, el incremento de áreas de vialidad y su problema, y la vivienda. el problema del auto en la vivienda, etc.

Las conferencias pasadas se encuentran en línea www.ccau.org para ser vistas.

Extracto de la conferencia: Mico urbanismo from CCAU Centro para la Cultura Arqu on Vimeo.

Exposición Vivienda Social y Autoconstrucción [DF]

Si tienes planeado visitar próximamente la Cd. de México te recomiendo esta exposición en el Museo de Arte Moderno.

El Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, presenta la exposición “Vivienda Social y Autoconstrucción” (hasta el 11 junio de 2011), buscando generar un lugar de consulta y exposición sobre diversas problemáticas de espacio público, hábitat, urbanismo, arquitectura, diseño y ecología, y donde a través de ésta muestra nos ofrece un amplio panorama del tema, presentando algunos de los importantes proyectos desarrollados por el estado mexicano a mediados del siglo XX, el diseño de alternativas contemporáneas que contemplan el tema de la autoconstrucción, los modelos actuales de desarrollos inmobiliarios o sus significados sociales.

Según la constitución todas las familias mexicanas tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y decorosa, por ende el tema de la vivienda es un problema social donde la responsabilidad y participación del estado es fundamental, satisfacer esta demanda es uno de sus problemas; entre la década de los treinta y los ochenta éste fue un tema común en la discusión pública, llevándose a cabo diversas acciones como políticas de estado enfocadas a resolver éste tema; sin embargo, en la actualidad el tema ha quedado relegado dentro del debate actual, llegando incluso a desconocer cual es la dimensión real del problema de vivienda que afecta a México.

Por: Andrea Griborio fuente: Arquine