A moro muerto, gran lanzada: en defensa de Ignacio Díaz Morales (II de II)

Por Juan Palomar Verea

Posiblemente con las consideraciones enunciadas anteriormente puedan tenerse ciertos elementos más objetivos para comenzar a evaluar la figura histórica de Ignacio Díaz Morales (IDM). Algunas reflexiones más: cualquiera que sepa de arquitectura, historia, construcción y estética puede justipreciar su estatura como arquitecto con solamente cuatro obras que, por cierto, no son menores: el Templo Expiatorio (a pesar y quizás por su anacronismo, no determinado por él), la terminación del Teatro Degollado, el Seminario Menor de Guadalajara y la Capilla del Colegio de las Mercedarias de Berriz, sin hablar de decenas de otros trabajos. Otra gran acción discutida: la labor de exposición de los sillares de cantera amarilla que realizó en sus variadas intervenciones en edificios señalados: Catedral, Palacio de Gobierno, Hospicio Cabañas, Museo (en donde ni su discípulo y colaborador en la Cruz de Plazas, Gonzalo Villa Chávez, propuso re-enjarrarlo cuando a su vez lo intervino), San Francisco, San Diego de Alcalá… Habrá quien piense que los enjarres pulidos y pintados en colores pastel que lucían varios de esos edificios eran preferibles estética e “históricamente”. Cuestión de gustos y educaciones. El caso es que el dorado de las canteras tapatías es ya, y desde hace mucho, una nota identitaria de la cara de Guadalajara, pésele a quien le pesare.

Es cierto que IDM es el creador de la idea de lo que después terminó siendo la Plaza Tapatía. Una idea a la imagen de su autor: generosa, desmesurada, polémica. (IDM era, entre los personajes tapatíos que han sido, lo que la expresión inglesa denomina como larger than life; no es extraño que tantas figuras menores le guarden reconcomio: es inevitable.) Pero no fue él el responsable de la forma final de este discutido proyecto. Quizás en sus manos la plaza hubiera sido menos “rentable”, pero más apegada a su idea de la valía social del espacio; y, por cierto, como pueden atestiguar ciertos de sus colaboradores de entonces, entre algunos de sus planteamientos se encontraba conservar la plaza de toros El Progreso. Sobre este tema, queda la especulación y está pendiente —como en todo lo demás— la investigación rigurosa.

Alguna voz insidiosa ha sugerido que su influencia llegó hasta el proyecto de la Villa Panamericana (Proyecto Alameda) en las inmediaciones del Parque Morelos. Una vez más, parece que, patéticamente, la desinformación y el sesgo hacen de las suyas. Fuera de que algunos de los que participaron en ese proyecto fueron sus alumnos, nada puede honradamente achacársele a IDM de este planteamiento. Honradamente, claro; nomás hay que revisarlo con cuidado. Baste decir que para esa iniciativa, abortada por la politiquería y la miopía, no se demolió ninguna finca de valor histórico o artístico, como lo saben bien las autoridades involucradas en la conservación y consta en las licencias de demolición. El resultado de los ulteriores manejos “políticos” se puede ver en la Villa de El Bajío del Arenal. Y, de paso, la consecución en concurso nacional y la posible concreción de la Ciudad Creativa Digital, actualmente en curso, fue solamente factible por la existencia de los terrenos adquiridos por el Ayuntamiento. Por el bien de la ciudad, ojalá sea un éxito.

Finalmente, hay una pieza maestra en la carrera de Díaz Morales. La instauración de la primera escuela de arquitectura formal en el Occidente del país: la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara, en 1948. La gesta de esta fundación es, objetivamente, original, extraordinaria, ejemplar. La reunión de talentos locales y extranjeros en la planta docente que IDM logró no tiene parangón en ninguna otra escuela. La obra resultante de las primeras generaciones de egresados, y la de sus maestros, habla por sí misma. No solamente fue una iniciativa académica, fue una obra civilizatoria con repercusiones regionales y nacionales. Pero no hay que olvidar que también se trató de una iniciativa abortada: gracias a las “politiquerías”, y acusados de “elitistas”, IDM, el entonces director Jaime Castiello, el director designado Salvador de Alba y buena parte de los colaboradores más valiosos fueron expulsados en 1963. La Escuela de IDM duró 15 años. Después, es otra historia. En esa historia, entre otras cosas, IDM fue un profesor central en la Escuela de Arquitectura del ITESO, desde 1972 hasta 1992, veinte años.

Es por un ejercicio de mera sanidad moral e histórica que la trayectoria y la personalidad de los grandes hombres de Jalisco deben ser analizadas. Con conocimiento del contexto, con datos ciertos, con rigor intelectual. Ignacio Díaz Morales destaca, aunque les duela, sobre la breve estatura y la mediocridad de muchos de sus detractores. Y su ejecutoria sigue abierta, y qué bueno, a un escrutinio leal.

Conferencia: Smart city ¿Sueño o realidad? [CCAU]

El CCAU Centro para la Cultura Arquitectónica y Urbana  presenta este jueves 25 de abril la mesa redonda: Smart City ¿Sueño o realidad? en punto de las 20:30 horas En base a ésta definición nos gustaría presentarles la mesa redonda Smart city ¿sueño o realidad? Con la participación de:  Héctor Castañon Reyes, Alberto Pérez Martínez y Joel Ruiz Pérez.   Modera la mesa Lucia Ortiz.

Entrada libre.

smart city boletin_“Hoy en día, las principales ciudades del mundo luchan por ser espacios más tecnológicos, verdes y transitables. Sin embargo, cuestiones tradicionales como la transparencia de la gestión pública y la participación ciudadana son básicas en el devenir de la ciudad moderna, por lo que deben ser una pieza fundamental en la estrategia de ésta.
La filosofía de las Smart Cities reside en aunar, mediante una adecuada planificación, todos estos conceptos con la finalidad de convertir las ciudades en espacios sostenibles, innovadores y eficientes, en los que el ciudadano debe ser el eje del cambio y el principal beneficiado del nuevo paradigma urbano.”
Juan Costa, líder global de Servicios de Cambio Climático y Sostenibilidad de Ernst & Young  Libro Blanco Smart cities.

Ciudad Creativa Digital es el principio o la semilla de una Smart city cada día más real y Guadalajara ha apostado por ser parte de la red de Ciudades Creativas Digitales. Apuesta alta sin duda ¿realizable?. En la mesa redonda conoceremos las diferentes perspectivas de expertos en la materia representando cada uno de los sectores y de la viabilidad del proyecto tan importante para Guadalajara.

 

Rescatar El Santuario

Por: Juan Palomar

Es conocido ya desde hace años el hecho de que uno de los barrios más característicos de Guadalajara, el de El Santuario, atraviesa por una complicada problemática. La práctica de vender medicinas de origen irregular en sus inmediaciones se ha extendido de manera acentuada. Esto, junto con otros factores, conlleva el general deterioro de las condiciones de la demarcación y la erosión del tejido social.

Varios elementos concurren para propiciar esta situación. La evidente centralidad del barrio y su cercanía a los centros hospitalarios; la disponibilidad de espacios de almacenaje e intercambio gracias a la subocupación de muchas de sus construcciones; el marcado despoblamiento del contexto debido a la emigración de habitantes que con frecuencia pertenecían a familias cuya identificación con El Santuario databa de varias generaciones.

Los vacíos de actividad producidos en la ciudad pueden generar la emergencia de fenómenos y procesos indeseables, como es el caso. La regeneración de El Santuario y su reintegración a una sana vida urbana debe ir a contracorriente del fenómeno general del abandono de los contextos centrales a favor de ubicaciones habitacionales periféricas. Así, las fincas tradicionales, de espacios generosos, se convierten en cargas económicas difíciles de sobrellevar. Por otra parte, el deterioro de las condiciones de habitabilidad derivadas del tránsito inmoderado, la contaminación, la inseguridad, la crónica falta de espacios para estacionamiento vehicular y la deficiencia de los servicios públicos contribuyen a la expulsión de población estable.

Es necesario conectar la impostergable regeneración de barrios centrales, como el de El Santuario, con los grandes esfuerzos de la ciudad por asegurarse un mejor futuro. Es el caso de la proyectada implantación de la Ciudad Creativa Digital cuyo núcleo principal se ubicará alrededor del Parque Morelos, a unas cuantas cuadras del propio Santuario. Esperablemente, dentro de esta gran promoción urbana, se podrán contemplar medidas que revitalicen y refuncionalicen esta área. Mediante los mecanismos adecuados puede encararse la reconversión de una gran cantidad de inmuebles para propiciar —dentro de muchas grandes construcciones de origen doméstico— una adecuada subdivisión, respetuosa del patrimonio, para albergar viviendas accesibles. De la misma manera es factible incrementar radicalmente la habitabilidad del barrio resolviendo metódicamente cada uno de los aspectos mencionados antes: tráfico, contaminación, seguridad, espacios de estacionamiento, servicios públicos, etcétera.

El Santuario fue durante muchos decenios un lugar ejemplar y característico de la saludable vida urbana tapatía. Las condiciones han variado y enfrentamos distintas circunstancias: la demarcación que fuera fundada por el obispo Alcalde merece, de inmediato, ser objeto de un rescate que la reintegre como una pieza actuante y funcional dentro de la nueva ciudad que las presentes generaciones necesitan.

Los pisos del Centro

Por: Juan Palomar

Es una superstición más bien boba el pensar que si Guadalajara se queda chaparra es más bonita. También el creer que todo debería ser alto. Las ciudades responden a múltiples variables y deben de ser tratadas con mucho cuidado. Están para aprovechar su potencial y también para respetar los valores patrimoniales y fisonómicos. Lo que rara vez aparece en la discusión pública de estos temas entre nosotros es que es posible, con tino y paciencia, conciliar las cosas.

Ya a estas alturas queda muy claro, salvo para el beaterío de los conservacionistas a ultranza, que Guadalajara debe de densificarse sustancialmente si aspira a ser una mejor ciudad para sus habitantes. Dónde y cómo son las claves de la cuestión. El juego inmobiliario —salvo alguna circunstancia impensada— dicta que las propiedades con mayor plusvalía, derivada ésta de su situación y su acceso a las bondades de la urbe, sean más caras. Y para hacerlas funcionar racionalmente deben de ofrecer una rentabilidad mínima. El abandono y la decadencia del centro tienen que ver con la imposibilidad de encontrar alternativas que concilien esta rentabilidad con los valores patrimoniales de cada finca y de la demarcación.

Un instrumento para buscar esa conciliación son los planes parciales de desarrollo urbano: cuando están bien hechos. En esos planes se puede estudiar a detalle las posibilidades que los predios tienen de encontrar un buen desarrollo, las posibilidades de una cierta área de aplicación para, al final de cuentas, ser un mejor entorno para la vida citadina. Es el caso de los dos planes que durante la administración pasada se realizaron, se consultaron y se publicaron para su plena vigencia en el entorno del Parque Morelos.

Sin esos ordenamientos sería imposible, hoy mismo, abrir el camino para la llamada Ciudad Creativa Digital. En ellos está plenamente estudiada y respetada la cuestión patrimonial, pero existe también la posibilidad de atraer inversiones como la que se menciona. Fueron realizados por un despacho de larga trayectoria e intachables credenciales técnicas. Son una muestra de que se puede lograr la conciliación de la que se hablaba arriba.

Festejar que Guadalajara se vaya a quedar indiscriminadamente chaparra no es solamente miope, sino irresponsable. Ojalá que las autoridades y sus técnicos tengan la sabiduría y la capacidad de gestión para darle al Centro de Guadalajara el oxígeno que necesita para no seguir en el fatal declive de los últimos decenios. Las decenas de fincas en estado ruinoso que ahora alberga el Centro —sin hablar del general desaprovechamiento del patrimonio— constituyen un gran fracaso para las instancias que supuestamente están allí para proteger el patrimonio de todos. El inmovilismo también le ata la pata a la vaca.

Tenemos muchos arquitectos, urbanistas y restauradores capaces de darle a Guadalajara un mejor futuro. Se requiere apertura e imaginación para ponerlos a trabajar en beneficio de la comunidad.

 

Ciudad Creativa Digital se construirá en Guadalajara

Como ya lo habíamos anunciado en nuestro blog anterior :

Se confirma que empresarios jaliscienses dieron a conocer que Guadalajara será designada por el gobierno federal como Ciudad Creativa Digital, dejando en el camino a ciudades como Tijuana, Puebla y Monterrey, para convertirse en sede del clúster de multimedia y producción de medios digitales más importante de América Latina.

Se espera que en los próximos días, durante el congreso de la Concamin, el presidente Felipe Calderón Hinojosa haga el anuncio oficial en la capital jalisciense, ante empresarios y autoridades locales.

Tras la confirmación, el coordinador del Consejo de Cámaras Industriales (CCIJ), Manuel Herrera Vega, adelantó que el proyecto de desarrollo tecnológico permitirá a Jalisco la creación de al menos 20,000 empleos, sólo en la industria de alta tecnología.

Añadió que la Ciudad Creativa Digital detonará “muchos millones de dólares de inversión para Jalisco y pondrá a Guadalajara en otro nivel de competencia”.

Será una ciudad con vida propia

El coordinador de Tecnologías de la Información del ayuntamiento de Guadalajara, Alfonso Fonseca, adelantó a El Economista que el Parque Morelos -ubicado en el centro de la ciudad y donde en principio se pretendía construir la Villa Panamericana- será la sede del proyecto.

“Se requiere una extensión amplia donde se puedan construir edificios, viviendas, restaurantes, etcétera, para que la gente que trabaje en Guadalajara Ciudad Creativa Digital no tenga que moverse más de 200 o 300 metros para poder hacer su vida”, detalló el funcionario.

De acuerdo con ProMéxico, entidad del gobierno federal autora del proyecto, la ciudad sede podría recibir hasta 10,000 millones de dólares en inversiones asociadas al proyecto y generaría un “ecosistema de exportaciones” de aproximadamente 2,000 millones de dólares.

Según el organismo, en todo el país se cuenta con alrededor de 1,500 compañías asociadas a la industria creativa digital entre casas productoras de cine y de efectos especiales, firmas desarrolladoras de software y videojuegos.

Las fortalezas de la entidad

A decir de Alfonso Fonseca, coordinador de Tecnologías de la Información del ayuntamiento de Guadalajara, la capital jalisciense tiene “un peso específico” en la producción de medios digitales al contar con el Chapala Media Park, un parque industrial especializado en multimedia, y el Centro de Desarrollo de Software en la capital jalisciense.

Destacó asimismo que al proyecto se incorporará también la industria tradicional de Jalisco a través de los sectores calzado, vestido, textil y joyero, cuyos diseñadores formarán parte de este conglomerado de empresas. “Guadalajara tiene una ventaja competitiva porque tenemos una gran cantidad de jóvenes estudiantes de las carreras de Ingeniería y de Diseño que se podrán desarrollar aquí”, puntualizó.

promo@eleconomista.com.mx

Fuente: El Economista

La edificación de vivienda, un reto para la Ciudad Creativa de Guadalajara

Guadalajara logró obtener la sede para la construcción de la Ciudad Creativa Digital, el proyecto tecnológico más grande de Latinoamérica, pero con ello también ganó un reto: edificar miles de viviendas e instalaciones tecnológicas en uno de los barrios más antiguos de la ciudad pero respetando el entorno.

El proyecto de 10,000 millones de dólares de inversión busca atraer empresas del ramo tecnológico y de entretenimiento. La sede fue sometida a concurso a nivel nacional, resultando ganadora la capital de Jalisco, dijeron fuentes oficiales a CNNMéxico. La Secretaría de Economía no ha dado a conocer al ganador oficial y ha informado que la capital de Jalisco es una de las sedes a considerar.

El siguiente reto para el gobierno estatal y del Ayuntamiento de la ciudad es contar con el aval para la construcción de 50,000 viviendas en una de las zonas más tradicionales la Guadalajara, y con el espacio que albergará a una población laboral de 10,000 personas.

Los empresarios del ramo electrónico de Jalisco y el ayuntamiento de Guadalajara, buscan el aval y la certificación del Gobierno federal para garantizar que la construcción de vivienda dentro de lo que será la Ciudad Creativa Digital, respetará el entorno social, económico, urbano y ecológico de uno de los barrios más antiguos de la ciudad, confirmó a CNNMéxico, la Sociedad Hipotecaria Federal, organismo dependiente de la presidencia de México, dedicado a la promoción de vivienda.

El municipio tapatío puso a disposición del proyecto, los terrenos aledaños al parque Morelos en el centro de la ciudad, que tienen una extensión cercana a las 200 hectáreas, que es lo que requiere el desarrollo Ciudad Creativa.

“Es el proyecto más importante de renovación urbana que hay en el país en el sentido de replantear un centro histórico: tener todos los servicios en el mismo entorno, que los habitantes de Ciudad Creativa puedan vivir, aprender, divertirse y trabajar en un mismo sitio”, dijo a CNNMéxico una fuente del ayuntamiento de Guadalajara.

El parque Morelos, está ubicado en el primer cuadro de la ciudad, cercano a la Catedral Metropolitana y a los edificios que concentran los poderes del estado: la gubernatura, el Congreso y el Tribunal de Justicia.

En la época del porfiriato (1876-1911) se le conocía como el Jardín de La Alameda y fue uno de los principales centros de reunión de los tapatíos, narró a CNNMéxico, el cronista, Juan Gil Flores.

Actualmente, el parque es conocido por la venta de nieves con almíbares de frutas naturales y albergar cada mes de noviembre la tradicional feria del cartón como parte de la tradicional fiesta de día de muertos.

CNNMéxico consultó a la dirección de Patrimonio de la Secretaría de Cultura para conocer el valor patrimonial y arquitectónico de la zona, pero no respondieron de forma inmediata.

Ciudad Creativa Digital contempla la edificación del primer cluster de empresas de tecnología en el país dedicadas al desarrollo entre otros productos de videojuegos, películas, multimedia y aplicaciones para dispositivos móviles, que generarían unos 10,000 millones de dólares de inversión, según establecen algunos informes a los que CNNMéxico, tuvo acceso.

Además del corredor industrial, el complejo contará con espacios para la construcción de estudios cinematográficos, oficinas, espacios públicos y edificios de departamentos, con capacidad global para unos 50,000 habitantes. Se estima que 10,000 profesionales de la industria de medios y tecnologías de información laborarían en el lugar.

El proyecto es evaluado por cinco secretarías federales y siete instituciones del Sector Público relacionadas con la Vivienda y el Desarrollo Urbano, que integran el Grupo de Promoción y Evaluación de Desarrollos Urbanos Integrales Sustentables (GPEDUIS).

Entre las secretarías se encuentran Hacienda, Desarrollo Social, Recursos Naturales, Energía y Economía, e instituciones como Infonavit, Fovissste, Banobras y ProMéxico.

El grupo de Promoción y Evaluación ha certificado hasta el momento ocho proyectos de vivienda, que en total suman 312,000 casas para un millón 250,000 habitantes en 9,242 hectáreas, según información proporcionada a CNNMéxico por Sociedad Hipotecaria Federal.

Una de las ventajas de desarrollar este proyecto es que podrán utilizar el equipamiento e infraestructura ya existentes, agregó el funcionario del ayuntamiento.

Se espera que en los próximos días el presidente de México, Felipe Calderón, anuncie el inicio de Ciudad Creativa Digital.

Fuente: CNNMéxico