31 edición del ‘Premio a la Composición Arquitectónica, Alberto J. Pani’ 2015

Fuente ArchDaily MEX

La Facultad de Arquitectura de la UNAM abre las convocatorias del concurso para los estudiantes de últimos semestres de arquitectura por el ‘Premio a la composición arquitectónica Ing. Alberto J. Pani en su edición número 31. La recepción de los seleccionados termina el 11 de septiembre, infórmate de como participar aquí.

Con los principios de “CONOCER, RECONOCER  Y  DAR  A  CONOCER LA ARQUITECTURA”, el ‘Premio a la composición arquitectónica Ing. Alberto J. Pani se ha celebrado desde el año de 1947 y ha reconocido a 30 ganadores hasta la fecha con una donación hecha por el Ingeniero Alberto J. Pani para distinguir el trabajo de los alumnos con mejor desempeño en el área de composición arquitectónica y trabajo en equipo.

Este año, la Facultad de Arquitectura de la UNAM es sede de su concurso, por lo que tiene preparados  diversos eventos; una exposición de la historia del premio, una exposición que muestre el carácter visionario del Ing. Alberto J Pani, benefactor del premio que lleva su nombre y la publicación de un libro sobre su vida y obra.

Objetivos

  1. Convocar y reunir a los estudiantes de arquitectura, seleccionados por las instituciones afiliadas a la ASINEA, para participar en el concurso anual de composición arquitectónica.
  2. Estimular y favorecer la cultura del concurso y la excelencia del proyecto mediante la confrontación de ideas arquitectónicas y la convivencia entre universitarios.
  3. Acercar y vincular a los concursantes con los problemas nacionales del espacio habitable, donde la arquitectura, entendida como una profesión de servicio, puede y debe ofrecer propuestas viables ante la rica variedad de factores que ofrece nuestro país en cuanto a lo social, el clima, los materiales y los recursos.
  4. Revisar y aplicar, crítica y objetivamente las experiencias generadas por el concurso, para adecuar los planes y programas de estudio en la propuesta de soluciones a los problemas nacionales de urbanismo y arquitectura.
  5. Evaluar los resultados académicos del premio e identificar por esa evaluación, las fortalezas y debilidades de las instituciones participantes.

Participantes
Un representante seleccionado de cada una de las Escuelas y Facultades de Arquitectura, afiliadas a la Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. (ASINEA).
Un representante seleccionado de cada uno de los grupos académicos de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
Los participantes serán nombrados por cada una de las instituciones o de cada uno de los grupos académicos de la Facultad de Arquitectura, mediante el procedimiento que cada entidad considere el más adecuado para hacerlo. 

Requisitos de los participantes
Estudiantes de los dos últimos semestres o el último año de la carrera.
Egresados de la carrera o arquitectos titulados de la escuela o taller de que se trate, que a la fecha de iniciación de la convocatoria no sean mayores de 25 años.

Documentación

  • Carta de postulación.
  • Copia del acta de nacimiento
  • Identificación con fotografía
  • Ficha de depósito de la cuota de inscripción.
  • Realizar los procesos de inscripción y registro en la página:  http://arquitectura.unam.mx/pani31.html

Características del concurso

  • El concurso se realizará cada cinco años en la Facultad de Arquitectura, UNAM.
  • La primera etapa será en locales que proporcionará la Facultad de Arquitectura de la UNAM.
  • La segunda etapa será en una de las Escuelas o Facultades de Arquitectura, afiliadas a la Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. (ASINEA) y cada cinco años en la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

Selección de ganadores
Como resultado del Concurso corto se seleccionarán los cinco mejores trabajos que se considerarán los finalistas del concurso 31 Premio a la composición arquitectónica Ing. Alberto J. Pani y serán los únicos que intervengan en el concurso largo.
De los cinco concursantes finalistas se seleccionará un Primer Lugar y se otorgarán cuatro Menciones Honoríficas.

Premios
El premio al 1er lugar será de $50,000.00 (Cincuenta mil pesos 00/100 M.N.)
4 menciones honoríficas y $10,000.00 (Diez mil pesos 00/100 M.N.) para cada finalista.

Cronograma
Viernes 11 de septiembre del 2015
Fecha límite para la inscripción.

Lunes 21 de septiembre del 2015
09hrs Registro final del participante en Sala de consejo Técnico de la FA.
12hrs Presentación del tema y entrega de Programa Arquitectónico en el Aula Enrique del Moral.
Inicio del Concurso Corto.

Jueves 24 de septiembre del 2015
12 a 14hrs Entrega del Proyecto.
14 a 16hrs Montaje de Trabajos en el Vestíbulo FA.
16 a 20hrs Deliberación del Jurado.

Viernes 25 de septiembre del 2015
13hrs Presentación de los 5 finalistas en el Aula Enrique del Moral
Exhibición de los trabajos en el Vestíbulo de la FA.
Del 25 de septiembre al 2 de octubre.

Para saber más sobre el proceso de selección y registro visita la página oficial del  ‘Premio a la Composición Arquitectónica, Alberto J. Pani’ 2015

  • Título: 31 edición del ‘Premio a la Composición Arquitectónica, Alberto J. Pani’ 2015
  • Sitio Web: http://arquitectura.unam.mx/pani31.html
  • Organizadores: Facultad de Arquitectura de la UNAM
  • Plazo de Inscripción: 11/09/2015 23:59
  • Plazo de envío: 21/09/2015 23:59
  • Lugar: Facultad de Arquitectura de la UNAM
  • Dirección: Facultad de Arquitectura, Ciudad Universitaria, 04360 Ciudad de México, D.F., Mexico

El MoMa abrirá muestra de la arquitectura de América Latina.

El museo presenta en México DF una exposición de arquitectura en América Latina de 1955 a 1980 que abrirá en Nueva York en marzo

En la cafetería de uno de los edificios que incluirá la muestra, el Museo Tamayo de México DF (obra de Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky, 1981), el curador Patricio del Real precisa el objetivo de la exposición Latinoamérica en Construcción: Arquitectura de 1955 a 1980, presentada este martes en el DF y que se exhibirá del 29 de marzo al 19 de julio en el MoMA de Nueva York: “El MoMA hizo el primer catastro de arquitectura del área en 1955 con la exposición Arquitectura en Latinoamérica desde 1945, que abarcó esos diez años y marcaba un periodo que culminó con la construcción de la ciudad de Brasilia, el gran proyecto del movimiento moderno latinoamericano; y se pensaba, o a veces aún se piensa en Estados Unidos, que después de eso no hubo nada. Ahora queremos dejar claro que a aquello le siguió un importante ímpetu de exploración y construcción dentro de las necesidades de grandes dimensiones y densificación de la ciudad que impuso el desarrollismo, el sueño de modernización e industrialización de América Latina. Y muchas de las soluciones que revisamos ahora siguen siendo relevantes para los desafíos de nuestro propio periodo, para los problemas actuales de modernización y desarrollo en Latinoamérica”.

La muestra del MoMA tiene como eje temático la capacidad de ciertos proyectos en esos 25 años de lograr un balance entre las exigencias macro o cuantitativas del desarrollismo y las necesidades cualitativas de habitabilidad y uso de los espacios por parte de la gente. Reúne más de 500 dibujos y materiales originales que nunca antes se habían expuesto en conjunto, y pone en cuestión puntos comunes de los retos arquitectónicos de aquel tiempo a través del análisis de obras en los siguientes países: Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, México, Cuba, República Dominicana y Puerto Rico.

‘Cuba Pavillion’, Montreal, Canadá, Vittorio Garatti, 1968 / © Archivo Vittorio Garatti

El puertorriqueño Del Real, que presentó la exposición con el director del MoMA, Glenn Lowry, afirma que desde mediados de los cincuenta se concretó un cambio estructural en las necesidades arquitectónicas de América Latina que llegó hasta entrados los ochenta, y de ahí surgieron otros planteamientos en áreas como vivienda social, plazas, infraestructuras y museos.

Las ideas en vivienda social le parecen en buena medida un ejemplo a seguir para la época actual, en la que según dice se ha dejado la iniciativa al mercado. Cita el proyecto experimental Previ en Lima (1967), en el que se invitó a arquitectos internacionales a proyectar una vivienda mínima que fuese susceptible de crecimiento y de transformación por parte de los habitantes.

“Aunque el desarrollismo operó fundamentalmente desde el poder hacia las masas, en vertical, hubo experimentos importantes de autoconstrucción y de vivienda asistida, adelantándose a las ideas actuales de reconvertir las casas de las favelas en viviendas dignas”, explica el curador. Otros ejemplos de arquitectura social que ofrece y que se analizan en la muestra son el Conjunto Rioja (Buenos Aires, 1971), el SESC Pompeia de Lina Bo Bardi (Sao Paulo, 1986) o el modelo de aulas rurales con sistema de prefabricación ligero del mexicano Pedro Ramírez Vázquez.

De la combinación de arquitectura con la necesidad de dimensiones exacerbadas son paradigmáticos otros dos proyectos incluidos en la exposición, el conjunto Nonoalco-Tlatelolco (Mario Pani, México DF, 1966) y el Copan de Óscar Niemeyer (1966, Sao Paulo), una obra de tal tamaño, recuerda Del Real, que se tuvo que crear un código postal solo para este edifico.

110 años de arquitectura en México (D.F.) (I de II)

Por Juan Palomar

110 años de arquitectura en México. Tal es el ambicioso nombre que lleva una exposición montada actualmente en el Palacio de Iturbide, sobre la calle de Madero en México. Su nombre debería ser, más bien, 110 años de arquitectura en México, Distrito Federal. Es triste que tan evidente esfuerzo y tan alta inversión como los que requirieron esta muestra caigan —a estas alturas— en un centralismo tan grotesco. Si bien es cierto que en la capital del país ha sucedido, por razones obvias, mucho de lo más relevante en términos de la arquitectura producida en el país, ya es más que tiempo de que se entienda que hay muchos cuautitlanes también de relevancia a lo largo y ancho del territorio nacional. Lejos de estas líneas está apelar al espíritu de campanario y exaltar gratuitamente glorias locales. Pero es necesario acotar el largo y tan costoso provincianismo chilango que, desde siempre, insiste en mirarse el ombligo. Sería esperable que las nuevas generaciones se sacudieran esta más que perniciosa lacra. Pero ésta sigue, obcecada. (No olvidar que los buenos provincianos, desde siempre, han estado al pendiente de sus propias cosas y al mismo tiempo observando desde lejos —y desde cerca— y tomando nota, entre sarcásticos y azorados, de los avatares de la antigua Tenochtitlán. Casi nunca parece haber sucedido en viceversa.) No es solamente ver exclusivamente lo que sucede allá; es, también tener, a veces, una mirada que solamente entiende desde allá.

Hay muchos factores que pueden explicar lo anterior. La histórica concentración de actores arquitectónicos alrededor de la Academia de San Carlos y de la Escuela Nacional de Arquitectura durante generaciones, la misma existencia de tantas obras notables en la capital, la relativa vitalidad de los círculos arquitectónicos locales, la generación —gracias al acceso a recursos de diversos tipos— de publicaciones relacionadas con la arquitectura y su difusión, el hecho de que México sea la ciudad por la que, generalmente, primero llegan las novedades o sus noticias y ciertos actores del mundillo de la arquitectura. A través de los años, los hechos mencionados han generado una especie de “canon oficial” de lo que se registra como historia de la arquitectura nacional. Durante buena parte del siglo XX este canon fue generado, de manera oficiosa, por una sola revista, Arquitectura México, liderada por el arquitecto Mario Pani y un equipo afín a este maestro, situado él mismo, en el centro de los devenires arquitectónicos y los encargos oficiales. Luego de su extinción en los setenta, surgió otra publicación: Arquitectura, la que a su vez dio nacimiento a Arquine, actual difusora principal de un mainstream arquitectónico que se enlaza, a través de más de siete décadas, con una visión frecuentemente centralista y limitada de lo que en todo un país pudiera ser relevante. Este recuento es, por supuesto, esquemático y por lo tanto simplificador: no por ello carece de cierto fundamento.

Gracias a la enorme, e injusta, concentración de recursos de todo tipo en la Ciudad de México se puede establecer esta reflexión: la capital tiene cinco veces más población que Guadalajara, la segunda ciudad del país (20 millones contra 4, o sea 5 a 1). Y sin embargo su vitalidad, su empuje económico, sus oportunidades de todo tipo, sus instancias culturales, etcétera, representan una proporción que podría ser de 15 a 1, o más. No todo es achacable al factor centralista: en la provincia existen también la abulia, el desinterés, el provincianismo en sentido peyorativo, pues. Aun así, la cosa no es para tanto: ¿15 a uno?

La exposición que da motivo a estas líneas, y los dos monumentales y muy bien impresos volúmenes que le sirven de catálogo son, para decirlo una vez más, un meritorio y esforzado trabajo. Serán, sin duda, futura referencia para el estudio de la arquitectura nacional. Es, precisamente por ello, necesario poner el tema en perspectiva.

Presentación libro USFDF. Tácticas de apropiación por Onnis Luque [CCAU]

libro Onnis luqueEste jueves 10 de abril a las 8:30pm en el Centro para la Cultura Arquitectónica y Urbana [CCAU] El fotógrafo Onnis Luque presenta su libro “USF DF. Tácticas de apropiación”, de Ediciones Acapulco, un ensayo fotográfico que muestra las múltiples funciones, formas y facetas del proceso de transformación de la Unidad Santa Fe, conjunto habitacional diseñado por el arquitecto Mario Pani en 1957.

El libro retrata las tácticas de apropiación elaboradas por los habitantes mientras viven en –y viven con– la mencionada vivienda social, que constituye uno de los sitios del patrimonio modernista-funcionalista más destacados de la ciudad de México.

Onnis Luque muestra una narrativa creativa entre la arquitectura, con su aparente solidez y permanencia, y su metamorfosis a través del tiempo; las modificaciones son perceptibles entre el proyecto original y la actual vida cotidiana de los habitantes, quienes día a día configuran tácticas de apropiación del espacio. Las imágenes invitan a la interpretación.

Onnis Luque estudió diseño industrial en la Universidad Iberoamericana y concluyó su formación como arquitecto en la Universidad Nacional Autónoma de México, en el taller Max Cetto. Su trayectoria profesional en la arquitectura comenzó en el Taller 23 (el cual fundó junto con otros compañeros).

65 años del CUPA [Arquine]

Fuente: http://www.arquine.com/blog/65-anos-del-cupa/

“El problema de la vivienda popular tiene, en términos generales, los mismos orígenes y consecuencias, pero en cada país presenta características especiales, como resultado del desarrollo social, político y económico, alcanzado de la legislación vigente y de las posibilidades del sector público…”

Mario Pani.

El Centro Urbano Presidente Alemán (CUPA) fue el primer multifamiliar en el país con toda la infraestructura y servicios para más de mil departamentos en seis edificios altos y otros seis de menor tamaño. El proyecto de vivienda, construido por ICA, fue el primero que incluyó jardines, establecimiento de locales para comercios, lavandería, guardería infantil, dispensario médico, auditorio, salas de cine y alberca. La ruta crítica de la obra abarcó 24 meses a partir del 1 de septiembre de 1947, día en que iniciaron los trabajos. Además de la propuesta de diseño, el “multifamiliar” se erigió con minuciosos estudios de instalaciones, cimbras, estructuras y materiales como tabique de barro recocido y bloques con alma de tepezil.

El ahorro en material y el tiempo de ejecución fue fundamental, por esto, la empresa consideró un eficiente sistema de programación y administración desde el momento en que se entregaba y descargaba el material. El conjunto es considerado como la primera aplicación formal apegada a los principios del funcionalismo de Le Corbusier, concebido a partir del diseño de la Ciudad Radiante de Marsella. El proyecto de Mario Pani, en colaboración con Salvador Ortega y Bernando Quintana, incorporó un modelo en zigzag para así concebir una unidad de habitación al pie de la letra.

*El 15 Concurso Arquine busca la generación de nuevas tipologías para la vivienda del siglo XXI a partir de la revisión de los modelos habitacionales de la modernidad, con base en criterios de redensificación, sostenibilidad, flexibilidad y cohesión con la ciudad.

UNAM convoca al 28avo concurso de composición Arquitectónica Mario J. Pani 2012

La facultad de arquitectura de la UNAM invita a estudiantes del último semestre de la carrera de arquitectura, menores de 25 años a participar en el concurso Mario J. Pani, con 2 opciones de participación: Concurso Corto, por medio de la Facultad de Arquitectura de la UNAM a partir del 17 de Septiembre de 2012, y concurso Largo, organizado por Sede Facultad de Arquitectura de la Universidad de Celaya, iniciando el 24 de septiembre de 2012.

CARACTERÍSTICAS DEL CONCURSO
Los participantes deberán traer su propio equipo de trabajo; la Facultad proporcionará equipo de cómputo, incluyendo impresiones, papel, local y las comidas del 17 al 21 de septiembre de 2012.

JURADOS /ARQUITECTOS
Jorge Tamés y Batta / Director de la Facultad de Arquitectura, UNAM.
Eduardo Arvizu Sánchez / Presidente de ASINEA.
Francisco Covarrubias Gaitán / Presidente de la Academia Nacional de Arquitectura.
Francisco J. Treviño L. / Representante de los Herederos del Ing. Alberto J. Pani.
Augusto F. Álvarez Fuentes / Miembro de la Academia Nacional de Arquitectura.
Roberto Rojas Aguilar / Director de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de
Celaya.
Antonio Fuentes Malacatt / Miembro de la Academia de Composición de la Universidad
de Celaya.
Virginia Cristina Barrios Fernández / Secretaria Académica de la Facultad de Arquitectura,
UNAM.

PARTICIPANTES
Un representante seleccionado de cada una de las Escuelas y Facultades de Arquitectura, afiliadas a la Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. (ASINEA).
Un representante seleccionado de cada uno de los grupos académicos de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
REQUISITOS
Podrán participar estudiantes de los dos últimos semestres o del último año de la licenciatura en arquitectura, egresados o arquitectos titulados, estos últimos que a la fecha del inicio del concurso sean menores de 25 años de edad.
• Identificación: credencial de elector o pasaporte vigente.
• Copia del acta de nacimiento.
• Cuota de inscripción por institución: $2,500.00 (Dos mil quinientos pesos 00/100 M.N.). Pago directo al banco,
con ficha de depósito sellada*.
• Cuota de inscripción por el alumno: $ 1,500.00 (Mil quinientos pesos 00/100 M.N.). Pago directo al banco,
con ficha de depósito sellada*.
• Enviar vía correo electrónico o fax el RFC junto con los datos fiscales de la Institución. Así como la carta de postulación con los datos completos del alumno e institución respectiva dirigida al Comité del Premio.