3er Concurso Cátedra Madera, Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra

La Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, junto con la Cátedra Madera, promueve este concurso internacional en el que se premia el proyecto fin de carrera (PFC) que, por su calidad, innovación, originalidad o creatividad, resalte la utilización de madera y los aspectos de sostenibilidad dentro de un proyecto arquitectónico.

  • Podrán participar aquellas personas que hayan presentado su PFC en cualquier Universidad reconocida oficialmente en el país de origen entre septiembre de 2012 y febrero de 2015 y que hayan sido considerado aptos para la obtención del título.
  • Excepcionalmente, se podrán presentar al concurso aquellos proyectos que estén aún pendientes de calificación siempre que adjunten una carta del tutor mostrando su conformidad.
  • Los proyectos serán presentados en español o inglés.
  • La inscripción es gratuita.
  • La inscripción debe realizarse antes del 23 de febrero de 2015.
  • La formalización de la inscripción supone la aceptación de las bases del concurso.
  • Sólo se permite la inscripción a título individual.
  • La inscripción se realiza mediante el formulario on-line de esta página. Cada participante recibirá un mail de confirmación de su inscripción, en el que se adjuntará la información para la entrega de la documentación.

Más informes aquí: http://www.unav.edu/centro/madera/concurso-pfc

Refugios en la nieve – arquitectura temporal

Se compone de una serie de seis cabañas coincidentes unidas en elevaciones alternas, el refugio está hecho de madera y envueltos en plástico. Aunque este último no es el material más sostenible para el uso en cualquier entorno, es durable y diseñado para su reutilización.

Las cabañas de techo a dos aguas se alzan por encima de la línea de la nieve y el resplandor de una cálida noche. Con el tiempo el refugio será desarmado, dejando tras de sí ni una sola huella. Y los materiales sobrantes se pueden guardar para otra instalación temporal. Al igual que los nómadas que se desplazan de un lugar a otro, los usuarios pueden experimentar un hogar temporal caliente.

Fuente: Inhabitat

Pabellón de exposiciones Arquitectura ITESO construido en madera.

Para el segundo ejercicio del IV semestre de arquitectura del ITESO, en la materia de Taller de Arquitectura II, este viernes 04 de marzo a las 16 horas en el auditorio Q,  se hará la sesión de crítica colegiada se hará la presentación de las propuestas de soluciones arquitectónicas  utilizando las técnicas específicas de la construcción con madera, respondiendo al requerimiento de albergar un pabellón de exposiciones para la escuela de arquitectura del ITESO.

Cada grupo eligió un representante para la colegiada, los cuáles serán revisados los profesores que imparten el semestre:

Salvador Macías Corona, León Leroy Zoegler,  Jorge Rivera Gutiérrez,  Francisco Gutiérrez, Alejandro Guerrero Gutiérrez,  Alberto Javier Villar Watty,  Saul Cruz Dávila, Alejandro Ramírez Gazca y Jorge López de Obeso

Los proyectos elegidos se pueden ver en el blog:

http://pabellonmaderaiteso.blogspot.com/

Como resultado de la colegiada se eligirá al mejor proyecto de la generación.

Nuestro atraso en construcción con madera.

Por: Jorge López de Obeso

México es uno de los pocos países del mundo que no construye la mayoría de sus edificios con madera. Y aunque ésta pérdida de tecnología es reciente, está tan arraigada que ya ni siquiera está incluida en los reglamentos de construcción. Lo misterioso es que construir con madera es más barato, seguro, cómodo para el usuario, rápido y ambientalmente amigable.

Afortunadamente, en el reciente terremoto de Chile fueron muy pocos los muertos, en buena parte gracias a que las estructuras de madera son más flexibles a los sismos que las rígidas estructuras de concreto, y en el caso de un colapso, un techo de madera pesa una veinteava parte que su contraparte de piedra. En el país andino,  desde hace más de 20 años que la construcción con madera se ha convertido en habitual: la segunda empresa maderera del mundo está en el pequeño Chile, lo que ha provocado que para mantener su materia prima no sólo han llenado su territorio con bosques sino que están invadiendo Argentina, Bolivia, Brasil y con planes de llenar de árboles a México. A la empresa lo que más le conviene es siempre tener bosque, así que son ellos mismos los que se encargan de hacerlo viable.

Sin entrar en sospechosismo de la influencia que hayan tenido las empresas cementeras mexicanas (unas de las más grandes, ricas, poderosas del país),  consideramos que el sistema “tradicional”  es la construcción con pesado y costoso block de cemento y losa de concreto como techo y entrepiso. La influencia es tal, que al pedir un préstamo para construir, la construcción con madera no es una opción. Los materiales basados en cemento, además de tener pésimo desempeño térmico (casas calientes cuando hace calor y heladas cuando hace frío) hacen que los más afectados sean los que menos tienen: una casa de protección social en Chile (País con tradiciones y problemas similares a los nuestros) cuesta una quinta parte que aquí, y mucho menos si es de auto-construcción.

Lo irónico es que los mexicanos, tan americanizados (No parking, no business, LEED, y un largo etcétera) consideremos de baja calidad un sistema que en EEUU es el más arraigado. No nos quejamos de muchas necedades arquitectónicas adoptadas de nuestro influyente vecino (como esas asoleadas y calurosas torres de cristal o ridículas autopistas a media ciudad) pero nos es impensable que los muros de nuestras casas no sean sólidos e indestructibles, destinados a durar varios cientos de años. No nos importa que sean más caras, lentas, ineficientes ,peligrosas y contaminantes. Una tonelada de cemento produce una tonelada de CO2, que a un árbol le toma 30 años absorber.

En las universidades mexicanas, decir que existe una alternativa mejor a una losa de concreto es casi sacrílego: los ingenieros civiles se sienten desamparados de que no les han enseñado otra cosa, y lógicamente defienden el sistema. Sin embargo, se están teniendo avances, y en el ITESO se ofrecerá este semestre cursos “extracurriculares” para profesores y alumnos de construcción con madera.