Otra finca de valor patrimonial demolida en la Colonia Americana

GUADALAJARA, JALISCO (04/ABR/2012).- Las obras que comenzaron en estos días de vacaciones en la casa ubicada en Guadalupe Zuno 1973, casi avenida Chapultepec y que data de los años 30 del siglo XX y que está catalogada como de valor patrimonial fueron paradas; la policía y el presidente de la colonia Americana arribaron al inmueble que se sumaba a la lista de fincas demolidas en la zona, confirmó Mónica del Arenal, especialista en restauración y promotora del programa La Ronda.

Del Arenal indicó que incluso quitaron la placa de La Ronda que identificaba a la finca; las obras ya llevan un avance de 40 por ciento; sólo se mantiene la fachada.

La casa, edificada por el arquitecto Pedro Castellanos y que está dentro del perímetro B de protección, se integraba por varias unidades habitacionales con un patio central.

En la fachada no hay una manta con el permiso de la obra y los trabajadores impidieron la toma de fotografías. La finca formaba parte de la corriente de Arquitectura Tapatía.

Fuente: El Informador

Foto: Google Earth

NOTA: Para contribuir a conservar el patrimonio, como foro de denuncia, de alerta, de vínculo con las autoridades y vecinos o para dar información sobre alteraciones al patrimonio de Guadalajara visiten el perfil de facebook S.O.S Patrimonio Guadalajara.

El problema del cuidado del patrimonio va más allá de la arquitectura: Del Arenal

Supongamos que va usted caminando por la calle. De pronto, una finca llama su atención —por su diseño, sus acabados, sus adornos, su antigüedad, lo que sea— y quiere usted saber más de ella. Si su profesión es la arquitectura o cualquier disciplina afín, seguro identificará ciertos elementos y valorará la finca en su justa dimensión; si no lo es, pero tiene mucha curiosidad, posiblemente acudirá a los libros para buscar información. Aunque también es posible que en el trayecto olvide lo que le llamó la atención. O, si usted corre con suerte, lo único que deberá hacer será bajar la mirada y observar, a ras de piso, información general como el año de construcción y el estilo de la finca en cuestión. Esto último gracias al proyecto La Ronda, creado por Mónica del Arenal y que, explica la arquitecta, busca poner al alcance de todos “información que de otra manera está cerrada a los arquitectos, urbanistas, gente que estudia la ciudad pero alejado de la gente de a pie”.

El interés por compartir esta información, cuenta Del Arenal, surgió cuando se convirtió en usuaria frecuente de la Vía RecreActiva. Así, a ras de piso y con calma, se dio cuenta de que el eje Vallarta-Juárez-Javier Mina merecía atención especial por el valor de las fincas que hay en toda la ruta. Así, nacieron una guía que mostraba las principales fincas de la zona y una exposición fotográfica. Eso fue en 2004. De entonces a la fecha “la ciudad ha cambiado relativamente poco, pero se hizo más rica la manera de interpretarla”, dice Mónica y añade que fue así como surgió el proyecto La Ronda, cuyo objetivo principal es “no centrarse en la forma de los edificios, sino en lo que significan, relacionarlos con su contexto”.

Sigue leyendo aquí

Fuente: Magis

Hoy jueves charla sobre el proyecto “La Ronda”.

En esta ocasión estará la Arq. Monica del Arenal, conversando acerca del Patrimonio y compartiendo las actividades y proyectos de Albertina en la zona metropolitana de Guadalajara, una buena oportunidad para descubrir nuestro patrimonio cultural.

En Colegio de Arquitectos del Estado de Jalisco (Casa Cristo) Pedro Moreno 1612 esq. Marsella a las 8pm.

Proyecto “La Ronda” en AméricaLate

Con la realización de un catálogo de 34 rutas interpretativas, la restauradora Mónica del Arenal Pérez dio vida a un proyecto de conservación patrimonial que invita a recorrer la ciudad de Guadalajara y descubrir sus bellezas. La Ronda, es el nombre del plan que propone la colocación de 700 placas en distintos sitios patrimoniales, los más representativos de Guadalajara, Tlaquepaque, Zapopan y Tonalá.

Cuántas veces caminamos por las calles de una ciudad sin poner atención a su arquitectura, a sus edificios, a su historia. La restauradora Mónica del Arenal Pérez se decidió a cortar con esta costumbre y puso en marcha un proyecto de conservación patrimonial en la ciudad de Guadalajara. Bautizado como La Ronda, este plan se completa a través de un catálogo compuesto por 34 rutas interpretativas que permiten redescubrir la urbe a través de monumentos, edificios históricos y artísticos, arte urbano, plazas, parques y jardines, además de la colocación de 700 placas en distintos sitios patrimoniales.

“Siempre me ha interesado el patrimonio arquitectónico y me di cuenta de que en Guadalajara no existía infraestructura para interpretar y presentar la arquitectura relevante.

Muchos edificios se están destruyendo y la gente generalmente no sabe por qué un edificio es valioso, independientemente de que le guste o no; entonces pensé que era pertinente hacer un proyecto integral, no sólo para expertos y personas ya interesadas en la arquitectura de la ciudad, sino para la sociedad en general”, cuenta Del Arenal Pérez, respecto de los orígenes del proyecto. Y agrega: “Lo que busco es que los paseantes se lleven una experiencia, más que un conocimiento.

Creo que lo más importante es que podrán ver que los edificios y los sitios tienen un valor mayor cuando están relacionados con otros edificios y con una multiplicidad de temas. Una obra puede pertenecer a dos o más rutas y estar relacionada con otras obras por temporalidad, estilo, autor, zona. Por ejemplo: si se piensa en una obra de José Clemente Orozco, se reconoce al autor y a la obra por sí sola; si además de esto, relacionamos esta obra con todas las otras obras que Orozco hizo en Guadalajara, con las pinturas de otros muralistas y con los edificios que las contienen, entonces se enriquecerá la visión de lo que es la pintura mural postrevolucionaria. La experiencia será más rica”.

Lee la entrevista completa aquí

El proyecto La Ronda

El proyecto comenzó ayer con la colocación de placas distintivas en la finca del arquitecto Erich Coufal, ubicada en Mar negro 1221

El Informador GUADALAJARA, JALISCO (09/DIC/2010).- El proyecto La Ronda, que contempla la identificación de las fincas patrimoniales de la Zona Metropolitana de Guadalajara, comenzó ayer con la colocación de placas distintivas en la finca del arquitecto Erich Coufal, ubicada en Mar negro 1221, y en la escultura La tragedia y la comedia, del artista Olivier Seguín, que está afuera del Teatro Experimental de Jalisco.

El arquitecto Coufal estuvo presente en la colocación de la placa e incluso solicitó que ésta resaltara cinco centímetros por arriba de la jardinera. En su opinión, el proyecto es importante ya que permitirá conocer los edificios de la ciudad con valor patrimonial.

La responsable de La Ronda, Mónica del Arenal, dijo que el objetivo es que las personas realicen recorridos arquitectónicos por la Zona Metropolitana de Guadalajara, a través de 38 rutas interpretativas.

En total se colocarán 700 placas de bronce que incluyen: nombre del edificio, autor, año de construcción y corriente estilística. La arquitecta Mónica del Arenal afirmó que la intención es destacar construcciones importantes que “no necesariamente son una iglesia o inmuebles antiguos”.

Erich Coufal, profesor de la Universidad de Guadalajara desde 1950, resaltó que “la idea es, en una forma discreta, mencionar las fincas que son de interés arquitectónico para la ciudad”.

El inmueble de la calle Mar negro está catalogado en la corriente funcionalista, su construcción comenzó en 1970 y concluyó dos años más tarde. En uno de los muros de la fachada se realiza un homenaje al hombre que llegó a la Luna a través de pequeños relieves, que se asemejan a cráteres del satélite de la Tierra.

La placa colocada en el Teatro Experimental de Jalisco es parte de los festejos del edificio que ayer conmemoró 50 años de su apertura y que es una de las obras más emblemáticas de Coufal.

El dato
Las siguientes paradas de La Ronda son las fincas de las colonias Americana, Francesa y Reforma, ubicadas en la zona Chapultepec,  Minerva y Enrique Díaz de León.