Serpentine Gallery Pavilion

La decimosegunda intervención de Herzog & de Meuron (Basel, 1950) y Ai Weiwei (Beijing, 1957) forma parte del Festival de Londres 2012: Culminación de la Olimpiada Cultural a partir del mes de junio y hasta octubre de este año.

El concepto del nuevo Serpentine Gallery Pavilion fue incorporar aspectos invisibles de la realidad del parque, tal como el agua del subsuelo y las pequeñas o grandes intervenciones de los pabellones anteriores en el ambiente natural del parque. El diseño del pabellón invita a los visitantes a explorar la historia escondida de sus predecesores al introducirlos 1.5 m debajo de la superficie del parque, donde a partir de los restos de los pabellones anteriores, se erige el nuevo. Once columnas, una por cada viejo pabellón, y una doceava por el nuevo, soportan una plataforma que actúa como cubierta y se asemeja a aquella de un sitio arqueológico; sobre ella, un espejo de agua proveniente de un pozo que recolecta agua de lluvia, refleja el siempre cambiante cielo de Londres.

El paisaje tridimensional creado por la variedad de formas y tamaños de las columnas, cimientos y demás vestigios de los pabellones anteriores fue un regalo fortuito para los creadores de este pabellón, quienes describen el espacio como “el sitio perfecto para sentarse, pararse, recostarse o simplemente ser asombrado”. Le preceden desde el 2000, los pabellones de Zaha Hadid, Daniel Libeskind, Toyo Ito, Oscar Niemeyer, MVRDV, Álvaro Siza & Eduardo Souto de Moura, Rem Koolhaas & Cecil Balmond, Olafur Eliasson & Kjetil Thorsen, Frank Gehry, SANAA, Jean Nouvel y Peter Zumthor.

http://www.serpentinegallery.org/2012/02/serpentine_gallery_pavilion_2012.html

Fuente Aqruine

Concurso internacional de ideas para estudiantes de arquitectura Landscape, Architecture & Wine

Desde hace unos años las grandes marcas de vino han  pretendido difundir sus caldos, no sólo mediante la publicidad directa de sus productos, sino también mediante singulares intervenciones arquitectónicas firmadas por conocidos arquitectos a nivel internacional.

Este es el caso de las Bodegas Dominus en Napa Valley, California, firmadas por Herzog & de Meuron, las Bodegas Ysios de Santiago Calatrava, las Bodegas Marqués de Riscal de Frank Gehry o Bodegas como CVNE que llevan apostando por la arquitectura desde 1879 y cuya nave fundacional diseñó Gustave Eiffel, estas últimas, todas en La Rioja, España.

Estas propuestas, con gran impacto mediático, muchas veces van asociadas a un programa de usos que se desvincula del de una bodega tradicional, proponiendo para el visitante lugares de estancia, de recreo y bienestar.

A modo de iconos turísticos se convierten en el emblema de la bodega, que se apoya en la nueva imagen arquitectónica para difundir la calidad de sus vinos.

Desde esta perspectiva, el concurso de ideas Landscape, Architecture & Wine pretende una reflexión acerca de la idoneidad de estas soluciones y una búsqueda de otras alternativas posibles, que dinamicen una determinada bodega y potencien su imagen de marca.

Todos los detalles aquí

Calendario:

Inscripción: 1 de Marzo de 2012 al 31 de Mayo de 2012
Entrega de Propuestas: 2 de Julio de 2012
Fallo del Jurado: 6 de Agosto de 2012

Premios:

5.100 euros en premios económicos (4 premios) + Publicación de proyectos premiados en la revista internacional de arquitectura WA Wettbewerbe Aktuell + Suscripción de 1 año a la revista internacional de arquitectura WA Wettbewerbe Aktuell + Suscripción de 1 año a la revista internacional de arquitectura EL CROQUIS + Suscripción de 1 año a la revista internacional de arquitectura 2G

El ganador del concurso formará parte del Jurado en el próximo concurso arquideas.

Jurado:

– Dña. Martha Thorne
Directora Ejecutiva de los Premios Pritzker
– Dña. Benedetta Tagliabue
Directora del estudio de arquitectura Miralles Tagliabue-EMBT
– D. Fernando Márquez Cecilia
Editor y Director de la revista internacional de arquitectura EL CROQUIS
– Dña. María Urrutia Ybarra
Consejera y Directora de Marketing de Bodegas Cvne
– Dña. Sara Ouass Chemlal
Ganadora del concurso de arquitectura Coworking Building (COB) Madrid

Serpentine Gallery Pavillion 2012

Al describir su concepto de diseño Herzog & de Meuron y Ai Weiwei dijeron: “Cada año desde 2000 un arquitecto diferente ha sido el responsable de crear el Pabellón de verano de la Serpentine Gallery para los jardines de Kensington, con once pabellones hasta el momento, nuestra contribución será la duodécima.. así que como se han construido y concebido muchos pabellones de formas tan diferentes y de diferentes materiales hemos tratado instintivamente de eludir el problema inevitable de la creación de un objeto, una forma concreta.

“Nuestro camino hacia una solución alternativa consiste en cavar unos cinco pies en el suelo del parque hasta llegar a las aguas subterráneas. Hay que cavar un pozo de agua, una especie de colector que recoja toda la lluvia de Londres que cae en el área de la Pabellón, de esta manera se incorpora un aspecto de otro modo invisible en la realidad del parque -. las aguas subterráneas -. En nuestro Pabellón al escarbar en la tierra nos encontramos con una diversidad de realidades construidas, tales como cables de teléfono y cimentaciones. Como si fuésemos un equipo de arqueólogos que identifican estos fragmentos físicos como los restos de los once pabellones construidos entre 2000 y 2011. Su diferentes formas: circulares, largas y estrechas, centrales y también grandes, construyen vacíos que se han llenado… Estos restos dan testimonio de la existencia de los anteriores pabellones y de su mayor o menor intervención en el entorno natural del parque.”

“”Todas estas cimentaciones ahora se redescubrirán. Se reconstruirán sus antiguas estructuras formando una maraña de líneas retorcidas, como si fuesen un patrón de costura, surgiendo un paisaje singular con dichas bases que es diferente a todo lo que se pudo haber inventado. Su forma y su disposición son en realidad un regalo sorpresa para nosotros. La realidad en tres dimensiones de este paisaje es impresionante y es también el lugar perfecto para sentarse, pararse, acostarse o simplemente mirar y sorprenderse. En otras palabras, el ambiente ideal para continuar haciendo lo que los visitantes han estado haciendo en los Pabellones de la Serpentine Gallery en los últimos once años y será un descubrimiento para los nuevos visitantes previstos coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Londres 2012.”

“Sobre los cimientos de cada pabellón ponemos una nueva estructura (pilares, muros) como elementos de soporte, de carga, para el techo de nuestro Pabellón – once en total serán los soportes, además del nuestro que se podra situar a voluntad como una pieza libre. El techo se asemejará al de un área arqueológica. Flotará unos cinco metros por encima de la hierba del parque, de modo que todo aquel que lo visite pueda ver el agua en él, su superficie reflectante permitirá reflejar las diferentes variaciones atmosféricas de los cielos de Londres. Para eventos especiales el agua puede ser drenada desde el techo a partir de una bañera de donde fluye hacia el pozo de agua, el punto más profundo en el paisaje del Pabellón. Una vez seco el techo se puede utilizar como una pista de baile o simplemente como una plataforma suspendida por encima del parque “.

El Pabellón de la Serpentine Gallery funcionará como espacio público y como lugar de celebración en las Noches del Parque, mientras la Galería planteará un importante programa de charlas y actos públicos. Conectando la atención con el centro arqueológico las Noches de diseño del Pabellón del Parque culminarán en octubre con la Serpentine Gallery Memory Marathon, la última edición de la anual serie Serpentine Marathon concebida por Hans Ulrich Obrist, ahora en su séptimo año. La serie de Maratón comenzó en 2006 con la Maratón de Entrevistas de 24 horas de la Serpentine Gallery, seguida de la Maratón Experimento en 2007, el Maratón Manifiesto en 2008, el Maratón de Poesía en 2009, el Maratón Mapa en el 2010 y el Maratón del Jardín en el año 2011.

Razones para el Museo de la Barranca

Por Juan Palomar

La actual discusión sobre el Museo de la Barranca parece sujetarse a ciertos patrones que –con alarmante rutina- han acompañado al intercambio de pareceres sobre similares cuestiones. Desinformación, apresuramiento, sesgos partidistas o de grupo, protagonismo, podrían ser, en los peores momentos, algunos de esos elementos. Es importante recordar la urgente necesidad en nuestro medio de dirimir los asuntos ciudadanos sobre una base de serenidad y objetividad: con la razón y no con el fácil impulso o el interés.

Es válido pensar que a la ciudad, desde hace mucho, le hace falta un apropiado museo de arte moderno y contemporáneo (el primer proyecto en este sentido data de los años sesenta del pasado siglo). Para intentar un somero análisis se proponen cuatro puntos de partida: dicho museo debiera ser no simplemente una institución más sino una poderosa palanca cultural para propiciar y acrecentar la cultura local y nacional. En tanto a su calidad de equipamiento regional y aún nacional su ubicación debe ser cuidadosamente sopesada, y su inserción en el contexto elegido deberá contar con todos los cuidados respectivos. Su arquitectura, su expresión misma, debiera ser un testimonio válido de nuestra contemporaneidad y una manifestación de la comprensión de la ciudad y del particular sitio elegido. Y, finalmente, su gestión debiera apegarse, en cuanto a conceptualización, acervos, programación y funcionamiento, a los más altos estándares internacionales.

Hasta donde se ve, y guardando las reservas necesarias sobre el último de los puntos mencionados –por no ser esta información aún conocida- el Museo de la Barranca cumple razonablemente con las otras tres cuestiones. En los medios de comunicación han circulado, desde hace tiempo, diversas informaciones que permiten tener un juicio –siempre preliminar y crítico- sobre las intenciones que el Gobierno del Estado, el Ayuntamiento de Guadalajara y la iniciativa privada involucrada pretenden llevar adelante de común acuerdo.

El fallido intento de asociación con la Fundación Guggenheim, y el muy discutible proyecto arquitectónico que correspondió a esa gestión parecen haber propiciado en este nuevo esfuerzo una mayor cuota de sensatez y proporción. Un museo como el que está planteado, salvo razones –no opiniones livianas- en contra, ciertamente puede ser un valioso instrumento cultural, educativo, turístico y de mejoramiento urbano.

La discutida ubicación en el Parque Mirador Independencia corresponde a una estrategia particularmente relevante para toda la ciudad: la puesta en valor de la Barranca de Oblatos o de Huentitán, como un recurso natural, paisajístico, recreativo y turístico verdaderamente extraordinario y tristemente ignorado por una significativa proporción de los tapatíos. La zona norte de la mancha urbana puede encontrar en la instauración del museo un impulso decisivo para su mejor desarrollo y un factor importante para la regeneración y el aprovechamiento social de la barranca. La ubicación del museo en el parque, no en vez del parque, puede permitir una revitalización radical a un equipamiento hasta ahora carente de una adecuada conservación y un real mantenimiento. Si se analizan las condiciones del acuerdo del Ayuntamiento y los planos de la intervención, se podrá ver que la moderada huella de la construcción proyectada permite la continuidad del funcionamiento recreativo y el mejor uso de las instalaciones por los usuarios actuales y futuros. La tala de algunos árboles es lamentable, e inevitable si se quiere hacer un proyecto de este tipo. Lo relevante es que, a decir de la autoridad, los ejemplares serán reemplazados adecuadamente en una proporción de 10 a 1 o mayor. La ubicación del museo, al final de la Calzada Independencia y junto a la línea 1 del Macrobús garantiza un acceso eficiente para la población de la ciudad. Esto no es de ninguna manera un punto menor.

Finalmente, el tema de la arquitectura: Herzog y de Meuron, para quien se haya molestado en analizar el proyecto, plantean una intervención mesurada, sobria y responsable, acompañada de un proyecto paisajístico serio y consistente. Claro que para todo hay gustos. Se puede discutir si no hubiera sido mejor encargar mediante concurso local el proyecto. Ciertamente existen pros y contras. La presencia en México de una obra de uno de los despachos más significativos e interesantes del planeta –a juicio de críticos serios- puede también ser un elemento enriquecedor de la cultura local.

Temas como el Museo de la Barranca son de relevancia general para nuestra ciudad. Sería esperable discutir su pertinencia y características con responsabilidad y razones.

jpalomar@informador.com.mx 

Presentación proyecto Museo de la Barranca

Este Jueves se presentara en el Colegio de Arquitectos del Estado de Jalisco el proyecto del nuevo “Museo de la barranca” autoria de la firma Herzog & de Meuron.

El proyecto sera presentado por los arquitectos: Agustín Solórzano y Fernando Fernández.

La cita es el jueves 10 de marzo a las 20:00hrs en Pedro Moreno esquina con Marsella

“Hacia una Arquitectrua de Le Corbusier” parte I: No es lo mismo REPETIR que COPIAR.

“Hacia una Arquitectrua de Le Corbusier” parte I: No es lo mismo REPETIR que COPIAR.

Que interesante es re-abrir un libro que te imaginas ya conoces y más o menos sabes hacia dónde te va a llevar y cuando crees estar seguro de eso, ¡pum!… el libro unos diez años después (si no es que más), resulta tener muchas más salidas de las que creías y entonces me acordé de algo que no me acordaba… “Por eso Le Corbusier es tan genial… Por esto “Hacia una Arquitectura” es un libro que no se hace viejo… Por esto hubo grandes arquitectos de su época que odiaron a Le Corbusier…Tal vez una reacción tardía a este libro es la razón por la que quitaron las clases de historia en el Iteso… etc…”

Y por eso, esta invitación a leer “Hacia una Arquitectura” (1923) se va a dividir en tres entregas, para no alargarme demasiado y no aburrirlos.

Antes de que otra cosa suceda se me hace muy importante explicar porqué Le Corbusier escribe este libro.

“Hacia una Arquitectura”, más que un libro es un manifiesto.    Es más podría casi casi empezar diciendo: Le Corbusier al escribir “Hacia una arquitectura” hizo lo mismo que Vitrubio con sus Diez libros.

No cabe duda que cuando uno mira el panorama desde lejos (siglo XXI), uno puede ver algunas cosas más claramente, porque se puede ver la perspectiva completa.   Y haciendo un mega resumen de la historia de la arquitectura, podemos hacer la siguiente afirmación.     Cuando Vitruvio escribe “Los 10 libros de Arquitectura” deja establecido para la posteridad el trabajo que hicieron los Griegos al crear los “ordenes” bajo los cuales se construiría.

Los “ordenes griegos” lo que hacen, es establecer un sistema de repetición de la forma, y la repetición es precisamente el tema que quiero tratar hoy, que es precisamente el tema contra el que se manifiesta Le Corbusier en su libro.

Al hablar de los griegos es imposible no hablar de “la repetición” como uno de los conceptos principales de su cultura.

Para explicarlo rápidamente y poner un ejemplo muy gráfico, los griegos fueron los que inventaron la gimnasia, y esta se basa en una serie de movimientos que se repiten una y otra vez hasta lograr la perfección física del cuerpo humano.     Esto llevado a la arquitectura, es lo que en su tiempo se llamó “el canon”, el canon era una vara que el arquitecto utilizaba como medida (a falta del sistema métrico decimal), medida que se repetía y multiplicaba en cada una de las partes de la construcción.      Y para hacer este sistema fácilmente replicable establecieron grupos de medidas o de cánones, que son precisamente los famosos 3 órdenes griegos.    Pero la pregunta de oro aquí es: ¿Porque les interesaba tanto a los griegos esa precisión en la repetición?  La respuesta es: la perfección.

Los griegos trabajaban para encontrar la belleza, y ese orden en la repetición les permitía poder establecer de forma muy precisa las mejorías en la técnica, lo que los llevaría a un resultado más perfecto.  Les permitía superarse a sí mismos y lo lograron, si uno observa los templos dóricos arcaicos contra los del periodo clásico se ve claramente la precisión con la que fueron perfeccionando su sistema.

Entonces volviendo a la razón por la que Le Corbusier escribe su manifiesto, es porque este sistema de orden que establecen los griegos, se tradujo en un sistema que salvo un largo periodo en la Edad Media, y partiendo del Renacimiento hasta principios del siglo XX, es decir hasta Le Corbusier (y haciendo un resumen muy radical pero no por eso no verídico), el trabajo de diseño del arquitecto consistía en darle vueltas al derecho y al revés, a los ordenes griegos.

Para nosotros es difícil de imaginar tal vez ese espíritu de libertad e incluso rebeldía, que intentaba contagiar Le Corbusier en su libro, ya que podemos decir que gracias a él (y a muchos otros factores que ahorita no voy a mencionar) es que las clases de taller no incluyen regletas con capiteles dóricos, jónicos y corintios (bueno o bloques de autocad).

Para poder poner en evidencia el cansancio de la repetición que sufría en ese tiempo la disciplina de la arquitectura Le Corbusier recurre a elementos muy de su época y que parecía poco tenían que ver con la arquitectura en sí misma y que son los temas que quiero tratar en las siguientes entradas porque son temas que increíblemente ahora siguen planteando nuevos paradigmas en la forma de hacer arquitectura y ciudad:

–  El auto.

–  La estética de la arquitectura.

–  El papel de la historia en la actualidad.

Para finalizar y cerrar el tema de la repetición.

Me parece muy interesante como a pesar del manifiesto de Le Corbusier, no hemos aprendido bien la lección e insistimos en la repetición como un medio superficial, fácil y sobre todo que pone en evidencia la falta de creatividad y capacidad de análisis de la cantidad de información que recibimos día a día.    No sé que tanto siguen los blogs de arquitectura como: -Plataforma de Arquitectura- o – Archdaily-; donde es evidente la cantidad de proyectos semejantes, parece que estamos volviendo al sistema de establecimiento de órdenes, no solo en la forma sino también en la estética de la representación.

Antiguamente se podían reconocer los dibujos de un arquitecto u otro sin ver la firma, nada más viendo sus trazos (consultar los impresionantes dibujos que hacía Frank Lloyd Wright o los increíbles dibujos a lápiz de Jorge Oteiza).   Y sin ir muy lejos Herzog & de Meuron no sabían la influencia (mala influencia) que le hacían a nuestra ciudad cuando diseñaron su famoso “Nido de Pájaro”, en nuestra ciudad tenemos al menos tres (que conozca) intentos de repetición (por decirlo elegantemente), una esta en periférico muy cerca de la Yakult, el otro intento esta en una de las torres de Puerta de Hierro y que tristemente es muy difícil de no ver y el último la nueva fachada de la nueva biblioteca de la U de G.

Si Le Corbusier se diera un paseo ya sea por los blogs o por nuestra honorable ciudad no sólo se daría de topes porque estamos nosotros solitos volviendo a caer en la repetición.

Sino porque ni si quiera eso lo hacemos bien, hay que recordar que los griegos establecieron la repetición como mecanismo para llegar a la perfección.    Nosotros repetimos porque estamos vacíos, no solo no perfeccionamos sino que vamos para atrás.

Es importante tener presente que desde estos planteamientos no es lo mismo REPETIR  que simplemente COPIAR, y que para poder repetir hay que establecer un orden, no un desorden.

En la biblioteca tienen solo un ejemplar de este libro así que les recomiendo reservarlo con anticipación.

La clave es: 724. 6 LEC

Aunque también les recomiendo comprarlo, es de esos libros que vale la pena tener siempre a mano.

Imagen: Página 173 del Libro.

Por: Sandra Valdés