Una nueva perspectiva de la ciudad amurallada de Kowloon, el tugurio ciberpunk favorito de internet

Fotografía del exterior de la ciudad diseñada por el arquitecto Paul Rudolph. Foto vía.

Hasta su demolición en 1994, la ciudad amurallada de Kowloon seguía siendo uno de los lugares más extraños de la tierra. Durante el apogeo de la ciudad, en la década de 1980, cerca de 33.000 personas vivían hacinadas en unas 2,6 hectáreas de terreno cercado, en lo que antiguamente era una base militar. La hazaña de meter a tanta gente en un espacio tan reducido se resolvió levantando una ciudad en vertical, un tugurio increíblemente denso que se elevaba hacia el cielo.

En cualquier caso, en esta ciudad sin ley se daban las peores condiciones de vida, no solo por el terrible hacinamiento en el que sus habitantes se veían obligados a vivir, sino también por el legado del control de la Tríada. Según un artículo del South China Morning Post publicado en 1995 y en el que se promocionaba la construcción de un parque de 61 millones de dólares en sustitución del barrio, en la ciudad amurallada de Kowloon reinaban “la miseria y la anarquía” hasta el mismo día de su demolición.

“La ciudad amurallada —la única parte de Hong Kong que el gobierno imperial de China se negó a ceder a los británicos— se hizo popular por sus prostitutas, sus antros de tráfico de opio y sus dentistas clandestinos”, relata el periodista John Flint, del SCMP, en su alabo a esta ciudad. Flint afirma que el Gobernador de Hong Kong, Chris Patten, “aplaudió la ‘fantástica transformación'” del tugurio.

¿Qué otra cosa podría decirse? No cabe esperar algo distinto cuando amontonas a miles de personas en un área de las dimensiones de un bloque de edificios, sin las infraestructuras apropiadas. Con todo, la fascinación por esta ciudad sigue viva, especialmente en internet.

Ello se debe, probablemente, a que en Kowloon confluyen todos los elementos de éxito en la red: superlativos (¡la ciudad más poblada de la tierra!), una historia muy extraña y susceptible de ser carne de blog, China, el espíritu de la contradicción y su imagen distópica del universo ciberpunk que tanto nos atrae. Para algunos, la ciudad ha pasado de ser uno de los peores tugurios del mundo a convertirse en “la utopía pirata de los tiempos modernos“.

La fascinación por esa dicotomía de la ciudad como símbolo de pobreza fruto de artimañas políticas y como escaparate de curiosidades de internet se refleja en el nuevo documental del Wall Street Journal sobre Kowloon. Ian Lambot y Greg Girard colaboraron en la creación del texto y las fotografías de City of Darkness: Life In Kowloon Walled City, cuya publicación coincidió con la desaparición de la ciudad, convirtiéndose en el documento que mejor refleja la vida en Kowloon.

La ciudad nació de las largas rencillas existentes entre los gobiernos de Gran Bretaña y China. Surgió a raíz de un acuerdo, firmado en 1898, según el cual se cedía Hong Kong a los británicos durante 99 años. La ciudad amurallada quedaba excluida del acuerdo. Las autoridades de Hong Kong intentaron derribar gran parte del puesto de avanzada militar que allí se construyó en la década de 1930, lo que supuso la práctica desaparición de la ya reducida población de la ciudad. Durante la Segunda Guerra Mundial, Japón continuó con las demoliciones.


Tras la rendición del país nipón, China se reafirmó en su reivindicación, provocando la primera oleada de ocupas en la ciudad, que pronto pasó a ser una verdadera marea con la llegada del comunismo de Mao Tse-Tung. En un ensayo de Julia Wilkinson en City of Darkness, se relata cómo estos acontecimientos, unidos a la incapacidad de Gran Bretaña de controlar la ciudad amurallada, generaron un estado casi total de anarquía en Kowloon; a raíz de un juicio por asesinato en 1959, se atribuyó la jurisdicción de la ciudad a Hong Kong, pero por aquel entonces, tal como apunta el documental Journal, la ciudad amurallada ya se había atrincherado.

El resultado: una ciudad-estado tremendamente aislada y desvencijada. A través de los objetivos de Lambot y Girard, quienes en breve publicarán una secuela en formato libro titulado City of Darkness Revisited, el documental nos muestra el doble filo del aislamiento.

La ciudad en 1989, poco antes de iniciarse los desahucios. Imagen: Wikipedia

Debido a la falta de apoyo del exterior, Kowloon se construyó a sí misma y sobre sí misma, con un sistema propio de comercio e industria, con bienes producidos por una población autosuficiente. Es precisamente este concepto de una ciudad entera construida en tres dimensiones y capaz de autoabastecerse el que alimenta esa visión más romántica de Kowloon, potenciada posteriormente con infinidad de proyectos de ciencia ficción como la Trilogía del Puente de William Gibson.

La semana pasada, el arquitecto de Hong Kong Aaron Tan retrató esta visión de Kowloon en la CNN. “Quedé fascinado. Era como una máquina que funcionaba muy bien. La derrumbación fue como desmontar la máquina, permitiéndonos ver qué había dentro”, afirma. “Para mí, fue una lección de humildad. Conocer esta ciudad nos sirvió para ver que había gente más inteligente que nosotros, los arquitectos, que conocían formas de resolver problemas que están fuera del ámbito académico”.

Esa ingenuidad, al mismo tiempo, era fruto del aislamiento de la ciudad. Casi no existían servicios públicos como los de saneamiento, de seguridad y de prevención de la delincuencia, y los pocos que había se limitaban solo al ámbito de Kowloon. La heroína y la prostitución estaban a la orden del día y los ciudadanos estaban prácticamente abandonados a su suerte.

Las mismas condiciones que permitieron a la ciudad crecer como una masa orgánica sin parangón representaron también su problema principal, que se ha ido diluyendo con la canonización de la historia de la ciudad: el aislamiento político, físico y económico de la ciudad dejó a sus habitantes atrapados entre sus muros. Y el problema permaneció con los ciudadanos hasta el final. “La gente que no podía pagarse la heroína, moría”, explicaba al Journal un antiguo residente. “Sus familiares se limitaban a trasladar los cadáveres a sus dormitorios”.

La ciudad amurallada de Kowloon sigue atrayendo a mucha gente por esos mismos problemas, esos males que representan una poderosa fuente de inspiración para la creación de historias de ficción sobre el futuro. Un suburbio anónimo no resulta memorable ni un escenario ideal para una trama. Incluso los antros descritos en las mejores novelas ciberpunk palidecen frente a la realidad de la ciudad amurallada. Kowloon, además, constituye la prueba de que los futuros distópicos que tanto hemos imaginado ya existen.

@derektmead

Por: Derek Mead
Fuente: http://www.vice.com/es_co/read/una-nueva-perspectiva-de-la-ciudad-amurallada-de-kowloon

La arquitecta escondida

Lu Wenyu, mujer y socia del premiado Wang Shu, renunció en 2012 al premio Pritzker para evitar la fama

Por:

“Soy como una planta. Nací y crecí en el mismo sitio. Salí de China por primera vez con 37 años. Hasta entonces no sabía cómo era el mundo. Pero cuando lo vi, lo que me sorprendió fue que en todas partes descubría similitudes con mi ciudad, Hangzhou. Estaba en las calles italianas. Hoy la he vuelto a ver en las de Segovia”. La arquitecta Lu Wenyu (1966) dio una charla el fin de semana pasado en el Hay Festival. Por primera vez, fue ella quien habló en público. Y lo hizo con tanta consistencia y pasión que parecía que llevara toda la vida haciéndolo. En realidad lleva 12 años dando clase. Con su marido, el premio Pritzker Wang Shu, fundó en 1998 el estudio Amateur Architecture. Y tres años después la escuela de arquitectura de su ciudad, al este de China. “Con un edificio puedes hacer poco. Dar clases era la única manera de multiplicar el impacto de lo que nos parece fundamental: no destrozar China. La globalización comenzó hace siglos, pero debería ser suma y no destrucción. En mi país las antiguas aldeas son destrozadas, por eso abogamos por trabajar con los restos, por construir a partir de esa destrucción”.

Autores del Museo de Ningbo, construido en parte a partir de los restos de otros edificios, llevan 25 años juntos: “nos hemos convertido en uno”. Y aunque juntos trabajan en su pequeño estudio y juntos fundaron la escuela de arquitectura de esa ciudad solo él recibió el Pritzker el año pasado. “Wang Shu no lo encontraba justo. E insistió en compartirlo, pero no quise”. Y da dos razones. La primera: “quiero una vida y prefiero pasarla con mi hijo. En China pierdes la vida si te haces famoso. Allí no aceptaría ninguna entrevista. Y en un país de lengua inglesa tampoco”, explica después de asegurar que esta es su primera entrevista.

La segunda es que su arquitectura “es la que siempre ha querido hacer él. Yo realmente quería ser bióloga, no soy una arquitecta vocacional, soy una convencida”. ¿Construir a partir de la destrucción es entonces idea de su marido? “Sí, pero la he hecho mía. Y espero que mucha más gente la haga suya. Tiene sentido. No le sigo a ciegas”.

Pero lo que es mejor para su vida podría no ser tan bueno para muchas arquitectas del mundo. “Puede que eso no las haga felices. Soy consciente de que ahora en China hay más mujeres arquitectas que arquitectos, mientras que cuando yo comencé solo el 10% era mujer. Pero yo debo ser justa con lo que creo”.

Con todo, sí aceptó en 2011, el premio Schelling que comparte con su marido. “Sabía que no cambiaría mi vida”, dice con una sonrisa. “Soy feliz de poder hacer la arquitectura que creo que ayuda a que nuestros pueblos y ciudades sean mejores. Estoy convencida de que hablar de ello despierta interés en otras personas, pero no quiero ser famosa. Y si estoy equivocada, sé que el error es el efecto secundario de tomar decisiones. Si no admitimos el error nos convertimos en personas monotemáticas”.

Fuente:  http://cultura.elpais.com/cultura/2013/09/30/actualidad/1380569553_963993.html

Unbelievable “nail houses” around the world

En China, una “casas clavo o casas uña” es un hogar donde un residente se ha negado a salir para dar paso a nuevas construcciones. Los constructores tienen que construir minuciosamente a su alrededor, a menudo dejando atrás una monstruosidad tan impresionante que es casi una escultura. Éstos son algunos de los ejemplos más famosos de las casas clavos.

Fuente: http://io9.com/unbelievable-nail-houses-around-the-world-892781747

On a construction site of a shopping mall, Chongqing, China, 2007

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via AP Photo/EyePress)

Liede Village, China, 2007

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Amusing Planet)

Shanghai, 2007

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Triple Five Shanghai, Drew Bates and BJHouse.163.com)

A partially demolished and isolated building in Kunming, 2010

Unbelievable “nail houses” around the world

(via Ogle Earth)

Nail tomb on a construction site in Longbao village, Taiyuan, December 2010

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Hugchina)

Yongji, December 2010

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via China Daily)

Taizhou, China, 2012

Unbelievable “nail houses” around the world

(via Metro)

In the middle of a new highway, Wenling, China, 2012

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via AP Photo)

A house on a small parcel in the middle of some high-rise tower blocks, cut off from water and electricity for four years, in Zaozhuang, China, 2009-2013

Unbelievable “nail houses” around the world

(via Daily Mail)

The last house at a construction site in Gongqin village, Yichang City, China, April 2013

Unbelievable “nail houses” around the world

(via China Daily)

The demolished 900-year-old Yangji Village with only few remaining isolated nail houses, Guangzhou, China, 2013

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via China Daily)

A farmer’s house locked between three major highways. They’ve lived here for five years.

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Sina)

Chongqing, China

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Fengniao)

Changsha, China

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Virtual Fun Zone and Skyscrapercity)

A house near the Shenzhen North Railway Station, Shenzhen

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Skyscrapercity)

Bonus: Living under a bridge, Zürich-Brunau, Switzerland, 2007

Unbelievable “nail houses” around the world

(via Dominik/Dom Dada)

Double Bonus: Edith Macefield’s house in the Ballard neighborhood of Seattle

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via Markus Kolb, Henry Gales and Wikimapia)

Triple Bonus: The house of Austin Spriggs, Washington D.C, 2006

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

A developer offered some money ($3 million in 2008!) for the house, even though it’s only worth $200,000. The owner said no, took out a loan, and converted his home to a pizzeria.

Unbelievable “nail houses” around the worldExpand

(via The City Fix and Architecture And Design)

“La arquitectura mexicana es una expresión del poder”

La arquitectura mexicana es una expresión del poder. Si éste es centralista, la arquitectura se manifestará centralista. En la actualidad, sin embargo, la ausencia de un proyecto arquitectónico que defina la transición democrática que se dio desde 2000 habla de lo que pasa en el gobierno, dice Miquel Adrià, director de la revista Arquine.

“Cuando China asegura que en unos años va a dominar el mundo y por lo tanto tiene que construir un gran aeropuerto demuestra su decisión de hacer algo; cuando nosotros decimos que queremos construir un aeropuerto y sólo hacemos una terminal, mostramos que somos un país pequeño”, comenta en entrevista.

Esta idea podría ser central para presentar la serie de televisión Arquitecturas mexicanas del siglo XXI. A lo largo de 13 capítulos, que se transmitirán en el Canal 22 todos los martes del 2 de agosto al 25 de octubre, la revista Arquine pretende dar algunas de las características que han definido a esta bella arte en México en los últimos años.

La serie de televisión surgió como consecuencia de lo que Arquine ha venido difundiendo en los últimos 14 años: el trabajo arquitectónico de México y América Latina. Y como parte de un proyecto más ambicioso que busca acercar a la gente a diferentes espacios públicos, menciona.

A lo largo de los programas, explica Adrià, se hablará de edificios como la Biblioteca Vasconcelos, el Centro de Estudios Superiores de Diseño de Monterrey, la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, la Escuela de Arte de Oaxaca, el Conjunto Juárez, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) y el Monumento a la Revolución, entre otros.

Las construcciones se escogieron porque expresan pluralidad en el uso de sus espacios y porque no responden a la idea de monumento, sino a la condición de ser público, dice el también conductor de los programas.

Hoy existen muchas tendencias. No hay un modelo que podamos llamar arquitectura mexicana. Pero sí se puede reflejar un patrón de trabajo: espacios amplios, que muestran la relación con la luz, destaca Miquel Adrià.

México • Emiliano Balerini Casal

Fuente: Milenio

Concurso “Movimientos”

En el marco del Encuentro Internacional SC2011 (Spain-China), cuyo objetivo es acercar a los estudiantes y jóvenes arquitectos para dar a conocer y desarrollar sus ideas,  se está llevando a cabo un concurso internacional abierto sobre “Movimientos” en la ciudad.

Partiendo de la pregunta: ¿Cómo imaginar las ciudades del futuro?, se pretende ayudar a las ciudades y los promotores que han proporcionado los emplazamientos, a encontrar innovadoras soluciones arquitectónicas para los movimientos de zonas urbanas.

Los objetivos básicos del intercambio girarán entorno a los procesos de investigación docente en la arquitectura y al carácter del ejercicio profesional. Se expondrán como temas:
Contextos y Ámbitos. Artificialidad
Flujos e Intensidades en la ciudad del s. XXI
Vínculos y Conectividades. Ciudad del s. XXI
Nuevas Demandas. Formas de la Materia. Energías
Sociedad. Participación, Comunicación e Impacto
Memoria y Evolución después de la Postmodernidad
Innovación en la Enseñanza y el Aprendizaje de la Arquitectura

Dicho concurso se está desarrollando durante los meses de Abril, Mayo, Junio y Julio de 2011, es abierto para estudiantes de arquitectura y arquitectos hasta 30 años de España y China y resto del mundo, pudiendo presentarse propuestas estratégicas sobre las ciudades de Hangzhou, Nanjing, Madrid y Barcelona.

¡Anímate a participar!

Información

bases

fuente: edgargonzalez.com