Kim Jong-un ejecuta a su arquitecto, por diferencias de belleza arquitectónica.

El líder norcoreano habría acabado con la vida de Ma Won Chun porque no siguió las órdenes establecidas desde el gobierno a la hora de plantear el proyecto.

Dede hace semanas, la maquinaria de propaganda norcoreana está narrando las bondades del nuevo aeropuerto de Pyongyang (el cual se inaugurará en las próximas semanas). Y es que, según afirman desde el gobierno del país, este complejo será el principal activo de 2015 para llevar turistas y riqueza hasta la zona. Las instalaciones no pueden ser más impresionantes, pues cuentan con gigantescas y elegantes cristaleras, cafeterías por doquier, una farmacia e, incluso, una fuente de chocolate.

Sin embargo, parece que a Kim Jong-un –el líder de Corea del Norte- no le ha gustado demasiado el nuevo reclamo turístico de su país pues, tal y como señala la versión digital del diario «Daily Mirror», habría ejecutado a su arquitecto por no seguir las órdenes establecidas desde el gobierno a la hora de plantear el proyecto. A su vez, entre las causas del asesinato se encontraría también –y siempre según el diario británico- el que al gobernante no le cautivó el diseño del complejo cuando lo visitó por primera vez.

Este triste suceso ha sido desvelado por una cadena de noticias local que, tras reparar en que Ma Won Chun –director de la Comisión Nacional de Defensa y el principal arquitecto del aeropuerto desde 2012- no se encontraba entre los invitados a la inauguración del lugar (que aceptará vuelos de China y Rusia). Tras investigar, los reporteros se percataron de que este alto directivo se hallaba desaparecido desde 2014 y que, presuntamente, habría fallecido en noviembre de ese mismo año junto con otros cinco funcionarios de alto nivel.

Tal y como afirma el «Daily Mirror», Chun habría sido ejecutado debido a sus «prácticas corruptas» y a que no siguió los diseños enviados desde el gobierno norcoreano para el aeropuerto de Pyongyang. Su muerte, además, habría coincidido con un informe hecho público por las altas esferas del país y en el que Kim Jong-un afirmaba que la construcción del lugar había sido suspendida momentáneamente por su insatisfacción.

«Los defectos se produjeron en la última fase de la construcción de la Terminal 2 debido a que los diseñadores no supieron manifestar la belleza arquitectónica que preserva la identidad nacional», señaló por entonces Kim Jong-un en los medios estatales de Corea del Norte según la cadena NKNews. Este es el enésimo misterio que rodea al aeropuerto, del que tampoco se sabe –por ejemplo- cómo ha sido sufragado.

Fuente: edgargonzalez.com  / http://www.abc.es/internacional/20150629/abci-jongun-ejecuta-arquitecto-aeropuerto-201506291213.html

12 formulas en Excel que todo arquitecto debe conocer

Fuente: http://www.archdaily.com/632855/12-excel-formulas-every-architect-should-know/

It may not be the most exciting piece of software an architect will ever use, but Microsoft‘s Excel is a powerful tool which can help architects with the less glamorous parts of their work – and if you learn how to use it correctly, it can help you get back to the tasks that you’d rather be doing much more quickly. In this post originally published by ArchSmarter, Michael Kilkelly gives his short rundown of formulas that every architect should know – and a brief explanation of how to use each one.

Excel is more than just digital graph paper. It’s a serious tool for analyzing and computing data. In order to access this power, however, you need to understand formulas.

If you’re like me, you started using Excel as a way to create nice looking tables of data – things like building programs or drawing lists. Lots of text and some numbers. Nothing too crazy. If I was feeling a little bold, I’d add a simple formula to add or subtract some cells. That’s about it.

I knew I was using only about 10% of the software but I wasn’t sure what else it could do or how I could access the other functions. I’d heard about formulas but they seemed really confusing. Plus, I was an architect, not a bean counter.

It wasn’t until I ran into a number problem that I realized the true power of Excel. I needed to analyze the leasable area for a large mixed-use project I was working on. We were getting different area numbers from the developers. Since no one likes losing area, I had to dig through the data to figure out what was going on.

So I rolled up my sleeves, took a deep breath and plunged into the world of Excel formulas. A few hours later, I had a lean and mean spreadsheet that accurately calculated the leasable area. Using the formulas I had built, we could quickly play out scenarios for our client. This spreadsheet ended up being a really useful tool during the design phase.

Get started with Excel formulas

Inserting a formula into a cell is real easy. Just type an equals sign (=) followed by the formula. You can click the formula icon to open the “Insert Function” dialog.

You can also access all of the Excel functions through the “Formulas” ribbon. All of the formulas are grouped into categories. Click the category you want then select the formula from the list. This will open a dialog where you can input the formula parameters.

What’s the best way to learn Excel formulas? I’m a big believer in learning by doing. Take a spreadsheet you’ve created and see how you can make it better with formulas. Not sure which ones to try? Here’s my list of 12 Excel formulas every architect should know:

1. SUM

Adds together all the values in the specified range. The range can be a single column or multiple columns. You can even specify individual cells by using a comma to separate the values.

=SUM(A5:A25)

2. IF

Returns one value if a condition is true and another if the condition is false. Useful for getting a quick overview of your data. You can also use AND or OR within the IF statement to build complex logic.

=IF(A2>B2, “NEED AREA”, “AREA OK”)

3. SUMIF

Performs the SUM function only on instances that meet certain criteria. Use SUMIFS to specify multiple criteria.

=SUMIF(A1:A7, “>0″)

=SUMIFS(A1:A7, A1:A7, “>100″, A1:A7, “<200″)

4. COUNT, COUNTA, COUNTBLANK

Counts the number of items in the specified range. COUNT only counts numbers, not text or blank cells. COUNTA counts cells that are not empty. This includes number, text and other types of data. COUNTBLANK counts only cells that are blank.

=COUNT(A5:A25)

=COUNTA(A5:A25)

=COUNTBLANK(A5:A25)

5. COUNTIF

Similar to COUNT but will count only instances that meet the specified criteria. Use COUNTIFS to specify multiple criteria. For instance, rooms that are greater than 200 SF but less than 500 SF.

=COUNTIF(A1:A8, “>100″)

=COUNTIFS(A1:A8, “>100″, A1:A8, “<200″)

6. AVERAGE

Returns the average or arithmetic mean of the specified range of cells.

=AVERAGE(A5:A25)

7. MIN

Returns the smallest number in the specified range of cells. This might be useful for finding the smallest area in a programming spreadsheet.

=MIN(A5:A25)

8. MAX

Similar to MIN but this formula returns the largest number in a range of cells.

=MAX(A5:A25)

9. VLOOKUP

VLOOKUP helps Excel function more like a database than just a spreadsheet application. With it, you can search for values based on other values, which can be located in another part of the worksheet or in a completely different worksheet. In the formula, you need to specify the key value, the range of values you want to search, and the column number of the value you want to return. VLOOKUP is a little tricky to use so I highly recommend checking out this step-by-step guide.

=VLOOKUP(B3,$A$17:$B$20,2)

10. ROUND

Rounds a number to a specified number of digits. Can also use ROUNDUP and ROUNDDOWN to specify the direction of rounding.

=ROUND(7.86, 1) results in 7.9

=ROUNDUP(7.23, 0) results in 8

=ROUNDDOWN(8.85, 1) results in 8.8

11. FLOOR and CEILING

These two functions round a number up (CEILING) or down (FLOOR) to the nearest specified multiple. Useful when rounding currency.

=FLOOR(A1, 10)

=CEILING(A2, 0.25)

12. CONCATENATE

Use the CONCATENATE function to join two cells together. This function is great for piecing together text that resides in separate columns. You can also use an ampersand (&) instead of typing out CONCATENATE.

=CONCATENATE(B1, “, “, A1)

=A3& ” ” & B3

A few more things about formulas

Named ranges are great to use with formulas. Rather than typing the cell range (like A3:B4), you can enter the name (like “Level1Area”). Plus, if the range changes, just update it once in the “Name Manager”. You don’t need to update each formula.

You can review all the available formulas by going to the “Formulas” ribbon and clicking one of the icons in the “Function Library” section. All of the formulas are organized by category. Likewise, you can click the “Insert Function” button to see all the available functions.

You can include one formula in another formula. This is known as “nesting function”. In Excel 2013, you can nest up to 64 functions.

Copying and pasting formulas can sometimes be tricky. By default, Excel will increment the cell ranges when you paste a formula. Sometimes this is useful, particularly if you’re using SUM to add up a row of values. However, sometimes you want to calculate specific cells. In order to do this, use a “$” before the cell to designate it as an absolute reference. For example, if I want to multiply cell B4 with cell D3, I would type my formula as “=B4*D3″. Now, if I want to copy this formula down the column but I still want to multiply by cell D3, I would type the formula at “=B4*$D$3″. This designates cell D3 as an absolute reference so Excel doesn’t increment it.

How about you?

How do you use formulas in your spreadsheets? If so, what’s your favorite formula? Leave a comment below!

Article feature image via Shutterstock.com

A moro muerto, gran lanzada: en defensa de Ignacio Díaz Morales(I de II)

Por Juan Palomar

La frase que encabeza estos renglones corresponde a un antiguo dicho castellano. Se refiere a la baladronada, y aun la cobardía, que implica realizar un hueco gesto de ataque, victoria y humillación sobre quien ya no tiene cómo defenderse: a toro pasado, pues. En algunos sitios de las llamadas “redes sociales” que se ocupan del patrimonio edificado se ha dado en tiempos recientes por atribuirle a Ignacio Díaz Morales el papel de “villano máximo” en el demérito patrimonial de Guadalajara. Habría que ser justos, precisos, objetivos. La inmensa mayoría de las referencias que en tales sitios se hacen del arquitecto son desinformadas, carentes de datos y antecedentes, viscerales. O sea, que se descalifican solas, aunque propagan los mitos. Hay otras que revelan algo peor: la falta de arrestos, de algunos que lo conocieron y aún lo trataron, para haberle dicho y sostenido en su cara lo que ahora enuncian con ligereza. Esta real hipocresía está quizá, más bien, en la raíz de una problemática absolutamente actual: más de 800 fincas históricas abandonadas y por lo menos 50 en peligro de desplomarse en el perímetro uno del centro. Esto, sin que de las autoridades federales (y estatales) encargadas de “proteger” y “preservar” el patrimonio hayan propuesto el menor posible remedio o alternativa. Eso, sin hablar de los centenares de fincas perdidas en los últimos decenios en los que la omisión y la impotencia oficial han sido la constante.

Es explicable, parcialmente, la ausencia de valor civil de quienes ahora denuestan a Díaz Morales: era temible para los que se achicaban. Temible por su cultura humanística, su sabiduría arquitectónica, su presencia, su mismo temperamento. Muy pocos lograron enfrentarse con él lealmente. Como tantos grandes hombres, tenía enormes virtudes…y grandes defectos. Era intransigente: nada más que su intransigencia estaba fundada en una formación sólida y en una teoría clara y maciza. Sin embargo, sabía, en el límite, rectificar si encontraba convincentes los argumentos en su contra.

Es cierto, le cambió la cara al centro de Guadalajara, y con una sola operación. La Cruz de Plazas, llamada así no por ninguna “beatería”, sino por la forma geométrica –que, como se sabe, es anterior al cristianismo- de las cuatro plazas alrededor de Catedral. Se puede estar ahora en contra o a favor de esta acción urbanística (materia y parte de la arquitectura, por cierto, en la que IDM era sumamente versado, a la manera de Vitrubio, no de los “técnicos” así apellidados). Conviene, antes de pronunciarse una vez más a la ligera, evaluar lo que se perdió y lo que se ganó. Según la fotografía aérea de 1944 –y salvo error en su interpretación–, se perdieron 8 fincas de la manzana frontera a catedral, 2 en la manzana posterior a esa edificación (excluyendo el Palacio de Cañedo que había sido demolido por su propietario años antes y la cabecera de manzana que daba al sur, en donde se había construido recientemente el llamado Edificio Mercantil), y 9 en la manzana frontera al Teatro Degollado. Si Pitágoras no engaña, suman 19. Claro que fue una pérdida. Pero ¿dónde están los “cientos” de demoliciones que se le achacan a IDM? Antes de rasgarse las vestiduras conviene hacer algunas consideraciones. Al paso al que entonces se iba ¿cuántas de estas fincas iban a resultar indemnes de las demoliciones y alteraciones de las décadas subsecuentes realizadas en todo el centro a ciencia y paciencia de las autoridades “protectoras” del patrimonio (como el Palacio de Cañedo y las fincas donde estuvo el Edificio Mercantil)? Habría que sopesar después el valor social y urbanístico que ha supuesto la existencia de las plazas así ganadas durante los decenios de su existencia y la identificación real que la ciudadanía ha logrado con esos espacios, con su ciudad. Sin hablar de los valores compositivos, para muchas opiniones calificadas ciertamente altos, de las dos plazas proyectadas por IDM: la de los Laureles y la de El Dos de Copas (llamada así popularmente por la carta de la baraja española) o de la Liberación. En un elogio de Guadalajara pronunciado en el Teatro Degollado Octavio Paz, en 1987, habló de “sus cuatro plazas como una mano abierta”. Así que habrá que poner en la balanza del patrimonio común las cosas…

Aquí es indispensable otra puntualización: IDM no destruyó, ni nunca fue tal su intención, el templo de La Soledad. Al contrario, en su proyecto para la plaza al norte de la catedral integraba dicha edificación. Al decidirse, por parte de las autoridades, la demolición de ese inmueble para hacer la Rotonda de los Hombres Ilustres, IDM se retiró del proyecto de esa plaza, el que fue encomendado al arquitecto Vicente Mendiola (autor también del Palacio Municipal) y terminado por el ingeniero Miguel Aldana Mijares. Y una más: IDM nada tuvo que ver con las aperturas de Alcalde-16 de Septiembre, Juárez y Corona, a las que se opuso expresamente mediante una carta al licenciado González Gallo, suscrita por él y por el licenciado Javier Verea Prieto. Este testimonio se debe poder consultar en el archivo de IDM, propiedad del ITESO. Por cierto, el ingeniero Juan Palomar y Arias (ya que se le ha mencionado) tampoco estuvo de acuerdo con estas medidas, tomadas en un tiempo en el que las voces de la oposición –y más las militantes– eran escasa o nulamente consideradas.

¿No que íbamos a homenajear al ingeniero Matute?

Por Juan Palomar

A estas alturas, todos estamos de acuerdo en que don Jorge Matute Remus fue uno de los patricios tapatíos del siglo XX. El solemne traslado de sus restos mortales a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres es elocuente. Curiosamente convive allí con uno de los líderes camioneros responsables de uno de los reveses más graves en la carrera del ingeniero: el aborto, realizado por medio del chantaje, de su sistema esforzadamente planeado y puesto en marcha de rutas de transporte colectivo ortogonales, cuyas consecuencias, gravísimas e incalculables, seguimos padeciendo hasta el día de hoy. Pero, en fin, seguramente tiene con quien platicar que vale la pena.

Otro homenaje muy señalado fue el bautizo del llevado y traído puente atirantado de López Mateos y Lázaro Cárdenas con su nombre. Esta estramancia dedicada al reinado de los coches ya se ha convertido, independientemente de sus méritos, que los tiene, a ser un hito para todos los tapatíos. Hay novios que, en el día de su boda, van a retratarse allí, a la gente parece gustarle. De esta manera el puente Jorge Matute Remus ha pasado –pésele a quien le pesare- a formar parte del patrimonio común, material y simbólico.

Dado lo anterior es absolutamente increíble que el puente Matute esté, desde su nacimiento, sujeto a las más ridículas afrentas: las de la incontrolada existencia de los nefastos “espectaculares” que proliferan a ciencia y paciencia de las autoridades, a pesar de sus inconsistentes esfuerzos (ver el caso de la Minerva). Al día de hoy, desde la vista más favorable hacia el puente, por López Mateos de sur a norte, la perspectiva está majaderamente tapada por tres espectaculares. Había dos, pero ya autorizaron un tercero ¿cuántos más faltan?

Que un bien público de la naturaleza del puente esté sujeto a este tipo de atropellos y maltratos por parte de los anunciantes (los dueños de los espectaculares, los dueños de los terrenos en donde están, y las compañías que allí se anuncian –una totalmente palaciega-) es una muestra cotidiana de la grave falta de gobernabilidad de estos asuntos de la ciudad. Se sabe que muchos de estos anuncios están allí por triquiñuelas legales avaladas por el Tribunal Administrativo, por amparos, por corruptelas varias. Y que muchas veces el municipio se encuentra impotente para hacer nada. De esa impotencia nos quejamos.

El caso es que ahí está, impune, el agravio al puente, a la imagen urbana, a la ciudadanía, y a la memoria del ingeniero Matute ¿Habrá en el gobierno alguien con los tamaños como para corregir esto?

Cuando don Jorge Matute gobernó Guadalajara lo hizo con energía, entereza, visión y honradez. Jamás hubiera permitido que intereses comerciales particulares atentaran contra el bien común. Resulta más que irónico que los justos homenajes que Jalisco le ha venido rindiendo se vean empañados por la miopía histórica y la conveniencia monetaria de unos cuantos, por la falta de energía (por no decirlo en términos populares) y la inefectividad oficial. Pero esto puede cambiar.