La conservación del patrimonio en el área rural. Un problema actual.

 

 

 

 

 

 

 

 

La conservación, promoción y difusión de los bienes culturales fuera de las ciudades y centros urbanos, es una tarea que por muchos años se ha visto alejada de las prioridades de las autoridades. En toda el área rural de nuestro país, contamos con una gran cantidad de expresiones culturales de gran valor manifestadas entre otras formas, en la arquitectura y el urbanismo, que han sufrido alteraciones y deterioros graves al paso del tiempo.

Así como en las ciudades se realizan diversas acciones y se establecen políticas de conservación de los conjuntos históricos, es una inminente necesidad que al área rural se le tenga igual atención, ya que ahí se encuentra también una importante cantidad de ejemplos del patrimonio cultural que deben de ser conservados. Algunos de estos son vestigios, de las actividades que se realizaban en estas zonas como por ejemplo: conventos, haciendas, minas, entre otros, que tuvieron algún papel dentro de la dinámica económica del área rural. Con el paso del tiempo, estas áreas se han ido deteriorando, debido a causas inherentes a su ubicación, en donde en muchas ocasiones paulatinamente se han ido abandonando y deteriorando principalmente por su desvalorización y al “aislamiento” en el que se encuentran.

En el caso de las haciendas, el papel que estas jugaron para la subsistencia y abastecimiento de alimentos y materias primas de las ciudades no debe ser olvidado y debe de ser integrado dentro de las acciones de conservación, y promoción de las ciudades, como parte de un conjunto. Las haciendas constituyeron un sistema económico y de organización territorial, gracias a las cuales se originaron asentamientos y movimientos de población. En ellas se plasmaron edificios con características propias, algunos de ellos de grandes dimensiones y ricamente ornamentados, comparables en muchos de los casos a grandes edificios y conjuntos que por sus características, en las ciudades tendrían una conservación mayor.

Por esto, la investigación y difusión de la importancia de estos elementos como parte del patrimonio cultural e identitario de un pueblo o una región, y como parte del patrimonio arquitectónico rural; es una de las acciones que puede propiciar su adecuada valorización. A través de la promoción de los valores del patrimonio rural, podremos contribuir al fomento de estos bienes como elementos importantes de los paisajes culturales, para su conservación y salvaguarda como testimonio de una cultura y de una identidad.

Debemos fomentar la conservación de los bienes culturales del área rural como un medio a través del cual podemos propiciar la valorización y puesta en valor del territorio, otorgándole una nueva dinámica que propicie su integración dentro de las actividades y acciones de la ciudad y fortaleciendo su identidad y carácter, pero sin olvidar esa memoria que pretendemos conservar que es lo que propició en gran medida la estructuración y conformación del espacio como se conoce en la actualidad.

Como ha sucedido a lo largo de los años en que la dinámica económica y social de la población rural se basaba únicamente en las actividades agrícolas, hoy en día es necesario integrar a estas áreas una dinámica diferente, que le permita garantizarse una mejor calidad de vida así como una nueva forma de valorar el espacio por parte de sus pobladores.

La producción agropecuaria, aunque sigue siendo la principal actividad económica en el medio rural, no puede seguir considerándose ya la única forma sobre el cual sustentar su desarrollo. Por esto, la diversificación de actividades económicas en el área rural, podrá generar nuevos empleos (industrialización agropecuaria, artesanías, turismo rural, turismo cultural, entre otras.), al igual que la mejora de los equipamientos e infraestructuras básicas y la protección del medio ambiente, con lo que se pretende dinamizar la vida económica y social del medio rural, haciendo de él un espacio con calidad de vida para sus habitantes y atractivo para sus visitantes.

De esta forma, creemos que por medio del patrimonio cultural contenido en la zona rural y aprovechando el atractivo paisajístico y natural que caracteriza a estos lugares, se pueden generar nuevas nuevas dinámicas así como reconsiderar estas áreas como elementos generadores de nuevas incitativas de desarrollo económico y social en la región.

Con la puesta en valor del área rural, podemos propiciar que la diferencia entre el entorno rural y urbano no sea tan delimitada, es decir, tratar de encontrar un equilibrio en estas regiones para de este modo, contribuir en gran medida a la solución de sus problemas. Si propiciamos un ambiente grato, en donde existan fuentes de ingreso para la población, y donde se garantice una mejor calidad de vida, podremos evitar que la gente que vive en estas zonas, salga de ellas hacia las ciudades y otros lugares en busca de mejores oportunidades.Asimismo, contribuiremos a fortalecer y proteger la identidad e individualidad de estas áreas, promoviendo y fomentando el respeto a sus tradiciones y características intrínsecas. Así, el patrimonio cultural del área rural consistente en las tradiciones, costumbres, modos de vida, valores y formas de relación social, así como las construcciones y características físicas de estos asentamientos son factores importantes que conforman la identidad del área rural.

No se trata de transformar ni modificar las formas de vida y tradiciones, sino aprovechar esta riqueza que se ve manifestada en tantos aspectos, que es lo que atrae hoy en día a gran cantidad de gente a las zonas rurales, en busca de aquello que no se encuentra en las ciudades.

Para ello, es necesario fomentar y educar a la población en la importancia que tiene la conservación del patrimonio cultural y aprovechar esto, como el mecanismo a través del cual, promover y fomentar la identidad del área rural.

Es necesario que las intervenciones sobre el patrimonio cultural de las comunidades impliquen el fortalecimiento de sus vínculos con su patrimonio, al tiempo que generen espacios de reflexión colectiva, que les permitan recuperar la significación de su patrimonio y una forma de manifestar su identidad.

Este escrito fue hecho en 2002. Hoy, 10 años después las cosas no han cambiado.

Dra. Arq. Mónica Solórzano Gil

Fragmento recuperado de : La hacienda de Coapa como sistema en transformación. Metodología de análisis del espacio y propuesta de conservación. Tesis de Maestría en Arquitectura, Investigación y restauración de sitios y monumentos. UMSNH. 2002

Conferencia: COM:PLOT arquitectura como activismo. [CCAU]

Frente al desempeño de una profesión que aveces pareciera que va en retirada, una exploración sobre las nuevas posibilidades de hacer arquitectura en la ciudad representan un reto. Las ciudades demandan ciudadanos, no habitantes, hoy el activismo de la arquitectura es fundamental para reconquistar el rol profesional que puede colaborar a tener mejores ciudades.. ¿que estamos haciendo y que podemos hacer?

Este jueves 24 de mayo a las 20:30 hrs.  en el CCAU Centro para la Cultura Arquitectónica y Urbana A.C. (sede del Laboratorio Sensorial) Ghilardi 120 entre Juan Manuel y Justo SIerra.

Imparte Alfredo Hidalgo

72 Hour Urban Action in Stuttgart

You have just about a week to put a team together and vie for one of the spots in the next edition of the 72 Hour Urban Action competition, which the organizers bill as “the world’s first real-time architecture competition.” If you can find only a couple of interested colleagues or no one at all, you can still apply as an individual participant or a small team, and if selected, you will then be joined into a larger team.

There will be ten teams in all. On take-off day on July 11, 2012, those teams will be tasked to “realize projects in response to the spatial and social challenges the sites and missions offer.” That is, in just 72 hours, they will actually have to build something that will “leave a lasting impact on the city’s urban fabric.” And for all their efforts, the winning team will receive $4,000.

The members of the jury is worth mentioning. They include Joseph Grima, the editor-in-chief of Domus, and Eva Franch i Gilabert, director of Storefront for Art and Architecture. Also a member is Benjamin Foerster Bladenius of Raumlabor, the urban collective who designed a bubble pavilion, called the Spacebuster, which can be inflated almost anywhere and anytime into “a billowing urban room.”

2º Congreso internacional de investigación en edificación

2° CONGRESO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN EDIFICACIÓN.

14 – 16 noviembre 2012 – Valencia – España

Fecha límite para la preinscripción: 1 junio 2012

El 2º Congreso Internacional de Investigación en Edificación se llevará a cabo en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universitat Politècnica de València (España), del 14 al 16 noviembre 2012. El evento reunirá a científicos y técnicos, tanto de universidades y de empresas públicas y privadas, que trabajan en áreas de investigación relacionadas con el sector de la construcción y la edificación y con un fuerte interés en I+D+i.

Este congreso servirá para fomentar el desarrollo de un entorno de investigación donde los resultados puedan ser compartidos y se consiga la transferencia tecnológica.

Áreas temáticas

Estamos interesados en ponencias que cubran una amplia gama de temas, principalmente los siguientes:

  • Materiales y sistemas constructivos
  • Tecnología de la construcción
  • Energía y sostenibilidad
  • Patrimonio, rehabilitación y mantenimiento
  • Gestión de la edificación

Descargar el formulario de preinscripción.

Contacto: 2congreso-edif@upv.es
Sitio web: http://www.coinvedi.com

Sobre el edificio A del Campus ITESO

Por: Alejandro Guerrero

Decir que el edificio A del campus del  ITESO es un edificio genérico, puede sonar en principio, como una afirmación con sentido peyorativo. Efectivamente, creo que el edificio A del ITESO es un edificio genérico y creo también que es en ello donde radica su valor. Es genérico en el sentido de que pertenece a un conjunto. Enrique Nafarrate, el arquitecto autor de los edificios A, B y C del ITESO, debió trabajar en dicho edificio pensando en que sus valores pudieran ser repetibles y extrapolables a otros. En que las decisiones tomadas para uno pudieran ser utilizadas para el resto. Entonces se dio a la tarea de producir un tipo edificatorio que pudiera funcionar para resolver diferentes situaciones programáticas. Un edificio modelo que pudiera ser replicable, pero que también pudiera aceptar las modificaciones generadas por la excepción. Por eso los edificios A, B y C son a la vez iguales pero diferentes. Es genérico en tanto que comparte un lenguaje común, producido por su orientación norte-sur, por el hecho de dejar su estructura a la vista, por la implementación de pretiles cerámicos y cierres de cristal, y por la utilización de esas losas en voladizo que a la vez producen pasillos y aleros necesarios al sur.

Si hablamos de que su valor reside en el ánimo de crear un conjunto, necesariamente tendremos que pensar en los intersticios; los espacios abiertos que separan – o que en todo caso unen – a los edificios, son en realidad los espacios que producen la inmejorable atmósfera que el campus tiene, y por la cual es ampliamente conocido. En ellos, se ensayaron por primera vez las arboledas y los jardines que con los años transformarían al ITESO en ese pequeño bosque al que seguimos acudiendo. Su interés no reside, por tanto, en su individualidad, sino más bien en las relaciones espaciales que se producen por su interacción con el conjunto. El valor genérico de edificios como el A, es el mismo valor del cual carecen muchos edificios recientes en la ciudad; que en búsqueda de su propia afirmación, se pierden en una supuesta “artisticidad” vacua, inútil e inculta.

9 de febrero de 2012.

¿Qué Guadalajara queremos?

Todo alcalde está en la ciudad para ser gobernador en las próximas elecciones, y cualquier gobernador quiere ser presidente del país. Por tanto, usan los niveles de la administración para subir, cuando un buen alcalde es el que se enamora de la ciudad y la trabaja 20 años para retirarse, porque ha logrado transformarla”.

Si lo anterior fuera superado y se lograra una red de ciudades en México, en la que caben Guadalajara, Monterrey, León, Aguascalientes y tantas más –pero excluyendo al Distrito Federal “porque es una ciudad gubernamental, falsa, tiene todos los ministerios y funcionarios y no está en igualdad de condiciones a las otras que se tienen que ganar el dinero”-, se lograría un mayor equilibrio y prosperidad entre éstas. “Y eso es la marca de ciudad”.

Quien habla es Toni Puig, el gestor cultural y referente del urbanismo, por la transformación que logró para su natal Barcelona, en España, quien visitó Guadalajara en estos días con motivo de la III Cumbre Mundial de Comunicación Política que tuvo lugar en el ITESO.

En una charla ante representantes de asociaciones y ONG’s, la leyenda de la gran capital Europea destacó la importancia de la figura del alcalde así como la creación de una red de ciudades emergentes para la reconversión de un país.

Sentado en un restaurante de la colonia Americana, Puig inició por señalar la exagerada y vana preocupación actual de los mexicanos, y por ende los tapatíos, sobre las campañas electorales. “Es un momento de gran farsa, todo mundo promete lo que no va a hacer y perdonen, pero lo interesante hoy, es el día después de las elecciones cuando un equipo escogido por los ciudadanos entre al gobierno y a la ciudad”.

Puig, conocido por haber cambiado el rostro de Barcelona que en 1979 recibió opaco y que ahora es una de las más luminosas capitales del continente europeo, hizo entonces énfasis en la figura del presidente municipal. “Creo muy poco en los gobernadores y creo extraordinariamente en los alcaldes porque la gente está en las ciudades, y donde debemos transformar las cosas es ahí ya que además, cuando un país va adelante es porque sus ciudades funcionan”.

Ciudades de futuro

Luego de subrayar el gran yerro de tener administraciones municipales de tres años de duración, ya que eso es “condenar las ciudades a la miseria”, Toni Puig cuestiona el rol de un equipo de funcionarios cuando asumen la gobernabilidad de una ciudad. “¿Qué debe proponer? –dice-. Mi experiencia me dice que una marca de ciudad. Y ¿qué es eso? Lo que nos marca, no en el sentido comercial, sino en qué ciudad queremos como ciudadanos”. Pero esta marca identitaria de ciudad “solamente se puede construir con el equipo de gobierno porque estamos en una democracia, pero no sólo ello, tenemos que implicar a la oposición –porque también es ciudad- y a dos grandes organizaciones: las primeras son las ONG’s y las segundas las pequeñas y medianas empresas (PYMES)”.

Las organizaciones no gubernamentales que agrupan asociaciones vecinales, ecologistas, de diversidad cultural, etcétera, establecen el consenso social para lograrlo. “Es complicado porque éstas y el gobierno tienen que hacer un acto de generosidad, de buscar el valor de la ciudad y su futuro por encima de sus intereses propios”. En tanto que las PYMES son fundamentales por su responsabilidad ciudadana y por ser tanto más numerosas que las grandes empresas, dijo.

“Pero todo esto debe implicar también medios de comunicación, universidades e iglesias, porque la marca de ciudad es un consenso de pacto ciudadano para que desde las organizaciones, el gobierno asuma un rol no partidario y mejore la ciudad a futuro”.

Sin embargo, ante la previsible condición de un futuro inmediato donde los cambios financieros, ecológicos, políticos y culturales provoquen la necesidad del rediseño urbano, “México debería ser una red de ciudades emergentes coordinadas desde las provincias, y por tanto, la primera gran reconversión debe ser pensar el país desde abajo y hacia arriba. No desde (Felipe) Calderón para abajo”.

Guadalajara en 20 años

La manera y el enfoque con el que la sociedad civil “empuja y colabora” con el gobierno para lograr la ciudad que se quiere, es la clave. “Ustedes salen de unos Juegos Panamericanos pero ¿ahora qué? ¿Quién va a distribuir todo eso en los próximos 15 años, cómo lo vamos hacer? ¿Qué vamos apostar, hacia dónde nos vamos a dirigir?”.

Toni Puig sugiere crear una red de ONG´s. El gran problema es que “cada una va por su lado y esto se entiende, tienen pocos recursos, dificultades y necesidades que afrontar, por tanto van crispadas; nosotros en Barcelona montamos una red a la que llamamos Consejo de ONG´s de la Ciudad”.

El segundo tema es colaborar con el gobierno municipal en la creación de una propuesta para el futuro de la ciudad. “Una propuesta global, socialmente equilibrada, culturalmente emergente, socialmente justa y económicamente verde. Pero no una de 80 hojas, eso significa que no van hacer nada, una propuesta de 60 líneas, consensuada, factible, y además generosa”. En paralelo, “el conjunto de PYMES debería hacer lo mismo: ¿Qué Guadalajara queremos de futuro? Y contárselo a los ciudadanos, y trabajarlo con ellos”.

Pero el experto reitera la importancia de implicar a todas las partes. “¿Los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992), por qué funcionaron muy bien? Porque fue una muestra del equipo de gobierno municipal con otras instancias del estado y de la provincia, conjugados con los empresarios, con las ONG´s y los ciudadanos. Por eso hubo una transformación de la ciudad. Atlanta (Estados Unidos), que tuvo los Juegos Olímpicos años después (1996), no funcionó y tendrían que haber sido los mejores de la historia pero los montaron los empresarios solos, construyeron los mejores estadios, sí, pero solos y no hay rediseño de ciudad si no se hace conjuntamente”.

“¡Convoquen a la ciudad un fin de semana para discutir su futuro y hablen con el alcalde para que se sume a esto! Si es inteligente y si huele éxito, lo va hacer”

Para Saber

Un hombre de la cultura

Estudió teología, filosofía y arte. Fundó la reputada revista “Ajoblanco” en 1974, referente en el ámbito cultura iberoamericano.

Especialista en gestión cultural y en marketing público. Asesor en comunicación de Barcelona durante 32 años. Impulsor del concepto de “marca ciudad”, es autor, entre otros libros, de “Se acabó la diversión” y “La comunicación municipal cómplice de los ciudadanos”.

Fuente El Informador