Premio Nacional al Mérito Académico de la Asociación de Instituciones de la Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. (ASINEA)

Lo primero que se debe enseñar sobre la arquitectura en las universidades es que es una disciplina primordialmente de servicio, y en segundo lugar de creación artística y de movimiento económico, expresó el arquitecto Fernando González Gortázar, al recibir el Premio Nacional al Mérito Académico de la Asociación de Instituciones de la Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. (ASINEA), en su 89 reunión nacional realizada en la Universidad Veracruzana (UV).

Durante la inauguración, realizada en el Gimnasio Universitario, González Gortázar recibió el reconocimiento por su gran aportación en las tareas de creación, desarrollo e innovación en las áreas de las artes y la arquitectura.

En su intervención, el rector de la UV, Raúl Arias Lovillo, destacó el legado que el homenajeado deja a las nuevas generaciones de arquitectos. Además, hizo un llamado a restaurar el acervo arquitectónico histórico y mostrarlo con mucho orgullo, así como tener una adecuada visión crítica social para crear espacios habitables para todos los mexicanos.

Durante el evento también se reconoció la labor de varios arquitectos que han aportado a la disciplina y a la Asociación, como Humberto Montemayor, Irma Laura Cantú Hinojosa, Juan Tinoco Molina, Hugo Cortés Melo y Jaime García Lucía.

En su discurso, luego de recibir el Premio Nacional, González Gortázar dijo que para él la arquitectura es algo tan vasto que le cuesta trabajo pensar cómo enseñarla. Aseguró que a los estudiantes se les debe enseñar estos aprendizajes: el primero es aprender a aprehender, mirar, pensar, crear y ser felices, de esta forma “la arquitectura se convierte en una promesa y una esperanza de felicidad, que es la mayor de sus aspiraciones”.

El también Premio Nacional de Ciencias y Artes, distinción que han recibido artistas como Diego Rivera, Manuel M. Ponce y Juan O’Gorman, dijo que los académicos deben transmitir a los jóvenes la idea que no sólo se aprende en las aulas, sino de la vida y de las personas que nos rodea. Los arquitectos deben ser críticos, solidarios con la sociedad y generosos.

Dijo que la luz es la realidad de la arquitectura. “A cada luz debe corresponder una arquitectura diferente y derivado de la luz y del clima se encuentra toda identidad, toda tradición. En el momento que hacemos arquitectura pensando en la luz, en clima y en los materiales, estamos incorporándonos a una tradición siempre cambiante, renovada y viva.

“La tradición no tiene nada que ver con la nostalgia, cuando es verdadera no repite nunca, siempre propone; y otra cosa se debe enseñar a los estudiantes es que proponer significa también correr riesgos”, expresó el arquitecto que acuñó el concepto de escuela tapatía de arquitectura.

En la inauguración también estuvieron presentes Denisse Uscanga Méndez, subsecretaria de Educación Media Superior y Superior; los secretarios académico, Porfirio Carrillo Castilla, de Administración y Finanzas, Víctor Aguilar Pizarro y de la Rectoría, Leticia Rodríguez Audirac.

Asimismo,  el director de la Facultad de Arquitectura, Gustavo Bureau Roquet, y el presidente de la ASINEA, Eduardo Arvizu Sánchez.

En la 89 reunión de la ASINEA participan más de 500 estudiantes y académicos. Se llevará a cabo hasta el 3 de mayo en la Facultad de Arquitectura campus Xalapa y en diversas sedes de la UV. Para consultar el programa completo ingrese a www.asinea89.com

Print Friendly, PDF & Email

Autor: Adolfo Peña Iguarán

bloguero, arquitecto, empresario, académico y gestor cultural.