Archivo de la sección ‘El Alumno Hoy’

Los jóvenes y su agencia virtual

Cabe destacar y poner como foco de atención que gran parte de los estudios que tienen a los jóvenes como usuarios de la red Internet y tecnologías en general han sido realizados desde posturas médicas o psicológicas, empleando un discurso que impide que se escuche la voz de los jóvenes al ser tratados más como ‘objetos’ que como ‘sujetos’ de estudio (Ortiz, 2012).

 A partir de esa llamada de atención Ismael Torres Maestro rescata la idea de escuchar la voz de los jóvenes y su relación con la red, y nos comparte -en Las plataformas virtuales para el postdesarrollo de los jóvenes Y– datos empíricos en torno a la agencia de los jóvenes en su relación con la red.

Con observación participante y entrevistas a profundidad, Torres Maestro rescata desde la voz de los jóvenes del Proyecto Y (colectivo virtual de jóvenes “con inventiva y ganas de crear”) lo que les significa enredarse virtualmente:

  • Las redes sociales (Facebook especialmente, pero también otras, como Youtube) les ha permitido activar su agencia al hacerse visibles al exterior, autodefinirse y convocar a quienes congenien con su autodefinición.
  • También les ha permitido encontrar canales para la expresión, la creación, la integración y el fortalecimiento de una red colectiva que trasciende lo local.
  • Es posible llevar a cabo una hermandad virtual donde las relaciones interpersonales se establecen no mediante ‘vivir juntos’, sino a través de sus acciones, productos, juegos, etc.
  • Van desarrollando un proceso de identidad compartida, que se activa cuando comparten sus productos y reciben eco, así como cuando postulan y generan sentido compartido para sus acciones y modos de vivir y proceder.
  • Los ayuda a denunciar hechos concretos que perciben injustos en un modo “nosotros” (los jóvenes) que se enfrenta a un “ellos” de manera solidaria y colectiva.
  • La posibilidad de consolidar una la red colectiva es muy relevante para ellos porque encuentran que carecen de espacios de expresión cultural juvenil alternativos.
  • Publicar sus productos lo encuentran también importante para mejorar su formación (expresión artística en este caso), ya que manifiestan falta de apoyo y estigmatización social cotidiana de los adultos (que consideran que pierden el tiempo enfrente de la máquina), y el tener un espacio para publicar les permite practicar y practicar y recibir eco.

Torres Maestro invita en su artículo a no satanizar ni estigmatizar el uso que los jóvenes hacen de los recursos tecnológicos, la internet y las redes sociales per se y nos invita a acercarnos a estas muy interesantes formas de activar su capacidad de agencia, de denunciar o expresar agravios, de gestionar espacios alternativos, espacios de ellos, de crear, compartir y aprender de ello, en fin de desarrollar referencias culturales de identidad compartida.

En el contexto de nuestra labor educativa, me gustaría rescatar de la propuesta de Torres Maestro de reconocer a la juventud capaz de autogestionarse colectivamente, capaz de elegir formas de practicar y aprender que tienen sentido desde lo colectivo, lo afectivo y su identidad compartida. ¿Qué se nos ocurre que podemos hacer con ello?

Los invito a leer el texto completo para escuchar directamente la voz de los jóvenes. Además, el número de la revista está dedicado a ellos, los “jóvenes y tecnología: nuevas formas de socialización”.

————-

Ismael Torres Maestro (2010). Las plataformas virtuales para el postdesarrollo de los jóvenes Y. En PAAKAT: Revista de Tecnología y Sociedad. Universidad de Guadalajara. Año 3. No. 4  Fecha última visita 24 abril, 2013. [http://www.udgvirtual.udg.mx/paakat/index.php/paakat/article/view/198 ]

 

Revista PAAKAT: http://www.udgvirtual.udg.mx/paakat

No 4 (3): Jóvenes y tecnología: nuevas formas de socialización

En pocos años los medios de comunicación como Internet, han venido a transformar la forma en que millones de personas trabajan, socializan y se divierten. Sin embargo, en ninguna población ha tenido más impacto que en el de los jóvenes, ellos han sido la punta de lanza del cambio entre sociedad de la información y sociedad móvil.

Año 3. No. 4. octubre 2012 – marzo de 2013.  / ISSN: 2007-3607 / Número publicado el 10 de abril de 2013

 

Print Friendly

24

04 2013

La universidad como punto de encuentro

La universidad siempre ha sido un espacio de frontera generacional […]

En el número reciente de Carta de Ausjal, dedicado a las “TIC en la educación universitaria”,  nuestro colega y amigo José Gregorio de Llano, de la Universidad Católica Andrés Bello en Venezuela, nos comparte sus reflexiones en torno al trabajo de la universidad en tanto punto de encuentro y constructor de puentes entre generaciones.

Para ello, partiendo de la metáfora de Prensky sobre el “nativo digital” y el “inmigrante digital”, nos comparte la brecha, esto es, un conjunto de diferencias en las formas en las que cada grupo se acerca a la información y al aprendizaje:

Otras características de los “nativos digitales” que comparte:

Ante estas diferencias que José Gregorio de Llano rescata nos propone el concepto de la universidad como punto de encuentro entre generaciones.  Se trata de abrir la posibilidad de la comunicación entre estas realidades. Y no solo se refiere a las diferencias generacionales naturales entre jóvenes y adultos. Se trata de un cambio fuerte de la sociedad, hacia una Sociedad Red.

Los invitamos a leer el texto que propone de Llano. Dejamos estas preguntas de fondo:  ¿Cómo queremos atender los retos de esta realidad? ¿Cómo nos acercamos a la Sociedad Red? ¿Se trata, como dice José Gregorio, de ofrecerles oportunidades de aprendizaje exigente a nuestros estudiantes, “adaptadas a ellos”?  ¿Se trata de repensar los espacios universitarios como unos de comunicación intergeneracional, una que construye conjuntamente? ¿Se trata de repensar y reconfigurar lo que concebimos como “aprender” en esta Sociedad Red?  Yo creo que un poco de todo.

__________________

De Llano, José Gregorio (2013). Estudiantes digitales / Profesores analógicos: La universidad como punto de encuentro. En Carta de Austal: Las TIC en la educación universitaria. AUSJAL. No. 38. Pp 20-23. Publicación en línea [http://www.ausjal.org/tl_files/ausjal/images/contenido/CARTA%20AUSJAL/Cartas%20AUSJAL%20PDF/Carta%20de%20AUSJAL%2038%20Final.pdf] Última visita 2013-04-09.

Print Friendly

10

04 2013

Nuestros alumnos, habitantes de la Red

¿Cuáles herramientas digitales usa mi estudiante? ¿Para qué las utiliza? ¿Qué le dice esto a mi docencia?
Estas son algunas de las preguntas que se hicieron profesores que participan en el curso “enRedarse para aprender” en Abril del 2012 en el ITESO, quienes querían conocer los usos que hacen de la red-Internet sus alumnos para darse una idea de lo que pueden imaginar para sus prácticas educativas.
19 de los profesores participantes convocaron a sus alumnos a contestar una encuesta en línea. La respondieron 332. Si bien no pueden afirmar que sea una muestra representativa, sí reconocen que la encuesta ha servido para lo que se propusieron. Los resultados muestran lo siguiente:

Los alumnos afirman que Internet es un lugar donde aprenden cosas que valen la pena. Sólo cuatro opinaron lo contrario. Es pues, un lugar valorado para este propósito y en el que prácticamente todos viven alguna parte de sus vidas, como ejemplo, el 42.8% dedica entre 2 y 4 horas de su día conectado a internet, y más del 13.1% lo está entre 4 y 6 horas.

Los alumnos acceden hoy a Internet principalmente a través de dispositivos móviles: laptop (100%) y celular (68.7%)
Casi todos los alumnos buscan a través de Google (97.2%) también recurren a Wikipedia (45.8%) y, desde ahí, localizan blogs (36.1%), videos (34.3%), revistas (22%), redes sociales (12%) y algunos otros sitios como la biblioteca de la Universidad. Por estas vías satisfacen sus necesidades de información para sus clases.

Los formatos en los que les gusta más encontrarse la información en Internet son sobre todo texto (81.3%) y páginas de internet (59%), se inclinan luego por imágenes (44.2%) y gráficos interactivos (41.2%), en menor medida por blogs o conversando con otras personas (23%) Esto podría sorprender a quienes han afirmado que el texto es algo que los jóvenes desprecian.

El 44% de los encuestados juegan en Internet, lo que nos dice que es también un lugar común de esparcimiento entre los jóvenes.
Facebook (94.8%) y Twitter (37.3%) son las dos redes sociales en donde podemos encontrar a nuestros alumnos. Las usan sobre todo para estar en contacto con sus amigos (94%) pero también para mantenerse informados (66.9%).

Qué hacen en Internet, en qué consiste la vida de los alumnos ahí. Lo que más hacen en Internet es conversar en tiempo real (84.3%) y compartir fotografías, información, espacio con otros amigos (Dropbox, GoogleDocs, etc.) También se suscriben a alguna publicación (35.5%), participan en algún movimiento o grupo social en la Red (35.2%). En menor medida bloggen (10.5%), suben videos (22%) u otro tipo de producciones (18%) o marcan información utilizando algún marcador social (5%).

Entre los sitios que les gustan están: Facebook, Google, YouTube, Twitter, Cuevana, Wikipedia, Moodle, Dropbox, Skype.

Los alumnos recomiendan a los profesores que usen un conjunto de herramientas como: blogs, grupos en Facebok, Twitter, aplicaciones de Google, Moodle. Sugieren que usen videos o produzcan propios, que generen grupos en la red y realicen actividades para actualizar y relacionar con las clases.

Estos datos nos dan a conocer algunas de sus prácticas, preferencias y expectativas de nuestros alumnos. Me gustaría que fueran una oportunidad para preguntarnos sobre nuestras propias prácticas en la Red-Internet.

Sabemos ya que nuestros alumnos aprenden en internet ¿yo, profesor, lo hago? si no ¿sé cómo hacerlo? ¿qué puedo y quiero modificar en mi práctica educativa a partir de la invitación que me hacen los alumnos con estos datos? ¿qué prácticas, puedo imaginar con mis alumnos en-con la Red para una formación universitaria sólida y sobre todo, que les permita continuar aprendiendo a lo largo de su vida? ¿qué ventanas o retos reconozco por ejemplo, con relación al aprovechamiento de la tecnología móvil y las redes sociales en mis clases? ¿qué artefactos de la Red requiero conocer? ¿qué conexiones propias vale la pena compartirles a mis alumnos?

Morfín Otero, comparte la siguiente reflexión con los profesores del curso:
“…para podernos imaginar profesores en la red, el primer paso es estar en la red, el segundo participar en la red y el tercero aprender en la red, entonces ya podemos imaginar las formas de ser profesores… pero por otro lado estar en la red ya no es hoy cosa de otro planeta… estar en la red es ser y estar en este mundo con sentido. Se trata de habitar el mundo, y habitar el mundo implica hoy vivir la red y ser partícipe de esta cultura digital”
______________

Participaron en el diseño, aplicación y procesamiento de la encuesta:
Francisco Morfín Otero, Francisco Ayala Varela, Lorelí Padilla, Refugio Coronado, Hattie Ortega, Pilar Morales, Liliana García.

Presentación elaborada por Francisco Morfín Otero que muestra los principales resultados de la encuesta.
http://www.slideshare.net/fmorfin/la-encuesta-a-alumnos

Print Friendly

14

06 2012

Las redes sociales, los alumnos y el aprendizaje, un estudio

Siempre nos preguntamos ¿qué pasa con nuestros alumnos y las tecnologías? Queremos entender su mundo, sus habilidades, sus percepciones. Es por ello que nos acercamos de diferentes maneras para estudiar al alumno hoy. Algunas instituciones lo hacen aproximándose a sus propios alumnos. Ya reseñamos un estudio sobre los alumnos, las redes sociales y la educación en una universidad española. El día de hoy nos acercamos a otro con foco similar, pero local: en el Centro Universitario de los Altos de la Universidad de Guadalajara hicieron un estudio para conocer los usos que dan los alumnos a las redes sociales en sus procesos de aprendizaje.

Islas Torres y Carranza Alcántar, en Uso de las redes sociales como estrategias de aprendizaje. ¿Transformación educativa?, nos ofrecen los resultados de una encuesta que levantaron con el ~20% de los alumnos de todas las carreras que ofrecen. En esta encuesta, entre otras cosas, buscaron saber sobre su uso de las redes sociales en general, su uso orientado al aprendizaje, así como sobre el empleo que sus docentes hacen de estas redes.

Respecto del uso en general encontraron que el 96% de sus alumnos usan las redes sociotécnicas, con 47% usándolas “siempre” (en el cotidiano, suponemos). Las redes sociales que más utilizan son Facebook, Youtube y Twitter.

A diferencia del estudio que habíamos reseñado anteriormente, en donde los alumnos no alcanzan a verse aprendiendo con las redes sociales, ellas encontraron que el 71% de los alumnos declaran que usan las redes sociales para actividades escolares y 45% por ciento, específicamente para estudiar. Las autoras rescatan dos concretos:

  • 59.3% platican con sus compañeros mediante mensajes o el chat sobre trabajos o tareas de clase
  • 54.4% publican enlaces a sitios referentes a materias o temas de investigación acordes con su carrera.


Sin embargo, cuando buscan cosas más específicas, encontraron que:

  • 77.8% nunca publican links a sitios colaborativos, como CmapTools, MindMeister, GoogleDocs o SkyDrive;
  • 75.3% nunca divulgan enlaces a videos elaborados por ellos mismos con temas referentes a sus asignaturas.


Cuando les preguntan a los alumnos sobre los beneficios y las desventajas respecto del uso de las redes sociales para aprender encontraron que:

  • los alumnos siempre encuentran lo que requieren para comunicarse a través del mismo sitio (67.7%)
  • les permiten comunicarse sin problemas de espacio o tiempo (75.1%)
  • y no necesitan conocimientos especializados para utilizarlas (71.1%).


Por otro lado, los alumnos dijeron también que:

  • cuando las utilizan siempre se distraen de las actividades escolares (41.4%)
  • casi siempre les dedican demasiado tiempo sin beneficio alguno (24.7%)
  • y consideran que no hay privacidad en su uso (26.2%).


En materia de lo que los profesores hacen con los sitios de redes sociales, los alumnos declaran que la mayoría no utiliza estas herramientas con fines de enseñanza, y aunque dicen que 46.6% de sus profesores casi siempre publican contenidos de la asignatura, dicen también que 69.6% nunca divulgan links a sitios colaborativos y 54% tampoco publican enlaces a libros electrónicos, artículos o tutoriales.

Sabemos por muchos estudios que los jóvenes se apropian de las herramientas sociotécnicas y las usan en sus vidas cotidianas, en donde se incluye -claramente- las necesidades que tienen para su aprendizaje. En este estudio vemos que esas necesidades son: comunicarse e informarse, por sobre todo. Las alternativas colaborativas y de expresión personal no aparecen fuerte en su mapa. La pregunta que a mí me generan los datos que nos ofrecen no es respecto del uso que hacen los profesores (aunque podríamos ser mejores modelos respecto de formas de aprender), si no sobre lo que el aprendizaje ES para los alumnos. Si con las redes sociotécnicas los alumnos van cada vez más tejiendo su vida cotidiana ¿por qué solo pueden dar cuenta de la comunicación y del informarse como tareas del aprender?

____
Islas Torres, C; Carranza Alcántar, MR. (2011) “Uso de las redes sociales como estrategias de aprendizaje ¿Transformación Educativa?” En Apertura, No. 15 Vol 3. No2. Octubre 2011 [http://www.udgvirtual.udg.mx/apertura/num15/1.html] [Fecha de última visita: 16 abril 2012]

Apertura. Revista de Innovación Educativa
http://www.udgvirtual.udg.mx/apertura/
Revista de divulgación científica e investigación especializada editada por la Universidad de Guadalajara, a través de la Coordinación de Recursos Informativos del Sistema de Universidad Virtual.

Print Friendly

19

04 2012

Competencias del siglo XXI para los aprendices del nuevo milenio

La OCDE presentó en 2010 un informe en donde lanzan la propuesta de un nuevo marco teórico para las habilidades del siglo XXI. El documento “Habilidades y competencias del siglo XXI para los aprendices del milenio en los países de la OCDE”, inicia agrupando las habilidades en tres:

  • Habilidades funcionales TIC, que incluyen habilidades relevantes para un buen uso de las diferentes aplicaciones;
  • Habilidades TIC para aprender, que incluyen habilidades que combinan las actividades cognitivas y de orden superior con habilidades funcionales para el uso y manejo de los estas aplicaciones;
  • Habilidades propias del siglo XXI, necesarias para la sociedad del conocimiento donde el uso de las TIC no es una condición necesaria.

El documento se centra en estas últimas, que organizan a su vez en tres dimensiones sobre las que, declaran, es necesario formar:

  • En la dimensión de la información, se aborda la información como fuente (búsqueda, selección, evaluación y organización) y la información como producto, esta última muy relevante para la reestructuración de la información y el desarrollo de ideas propias (conocimiento). Las típicas habilidades pertenecientes a esta dimensión, dicen, son las habilidades de investigación y resolución de problemas, que conllevan en algún punto definición, búsqueda, evaluación, selección, organización, análisis e interpretación de la información.
  • La dimensión de la comunicación parte de la investigación que sugiere que las TIC fortalecen y aumentan las posibilidades de comunicación, así como las habilidades de coordinación y colaboración entre iguales. Presentan la competencia de la comunicación efectiva (uso de las herramientas adecuadas, uso correcto de lenguaje, consideración del contexto, de la audiencia y de la información misma) y la competencia de la colaboración e interacción virtual (la participación en la cultura digital depende de la capacidad para interaccionar dentro de grupos de amigos virtuales o grupos que comparten un mismo interés). Las habilidades relacionadas con esta dimensión son: La alfabetización en medios, el pensamiento crítico, la colaboración o el trabajo en equipo y la flexibilidad y adaptabilidad.
  • En la dimensión ética, se aborda la responsabilidad e impactos sociales (la conciencia del impacto que las acciones del individuo tienen en la sociedad) y proponen la habilidad para el uso responsable de las TICs, reconociendo los riesgos potenciales así como el uso de las normas de comportamiento que promueven un intercambio social adecuado a través de la web. También proponen que desde esta dimensión se trabaje en el desarrollo de una conciencia sobre los retos de la nueva era digital. Las habilidades relacionadas con esta dimensión las ponen bajo el título de ciudadanía digital, e implican, entre otras cosas al pensamiento crítico, la responsabilidad social y la habilidad para la toma de decisiones.

Lo más interesante del documento es la manera en la que relacionan las competencias del siglo XXI que proponen con habilidades y competencias a desarrollar por los alumnos para poder ser aprendices del nuevo milenio. Para aproximarnos a estas competencias, que como ya dijimos hace un mes, no se trata meramente del desarrollo destrezas técnicas, la OCDE nos recuerda el rol que tienen desarrollo de competencias y habilidades que ya estaban sobre la mesa antes del debate de la participación en la nueva cultura digital:

Habilidades de investigación y de resolución de problemas, el pensamiento crítico, la colaboración, el trabajo en equipo, la responsabilidad social, la flexibilidad, la adaptabilidad y la habilidad para la toma de decisiones.
¡Es como volver a los básicos!

Más allá del uso extendido que nuestros alumnos tienen de las herramientas de esta sociedad, y que la OCDE no considera suficiente para ser aprendices del nuevo milenio ¿cómo están nuestros alumnos en estas habilidades y competencias base?
____
OCDE (2010). Habilidades y competencias del siglo XXI para los aprendices del milenio en los países de la OCDE. Versión en español traducida del original en inglés por el Instituto de Tecnologías Educativas. Documento en línea: [http://recursostic.educacion.es/blogs/europa/media/blogs/europa/informes/Habilidades_y_competencias_siglo21_OCDE.pdf] Fecha de última visita: 7 febrero 2011.

Print Friendly

16

02 2012

Generación N

¿Cuáles son los desafíos para la llamada generación N?¿Qué características presentan?¿Cuál es el contexto social en el que se desarrollan?

La generación N nace en el contexto del acelerado desarrollo tecnológico de los medios de la información y la comunicación. Esto provoca cambios drásticos en su manera de pensar, actuar y relacionarse con los otros. Se le llama generación N por la palabra en inglés “Net” que significa red en inglés, haciendo alusión a estar interconetados entre sí.

En el número seis de la revista Apertura publicada por la Universidad de Guadalajara, Ramón Ferreiro presenta el artículo: “El reto de la educación del siglo XXI: La generación N”. En éste el autor realiza una reflexión interesante sobre esta generación y lo que implican estos cambios para el proceso de enseñanza aprendizaje. El artículo fue construido en el 2006 por lo que se basa en informes y/o estudios que hasta el momento habían aparecido. En la actualidad pudiera existir más información que confirmara o refutara estas afirmaciones.

Sin embargo, a mí me parece relevante la caracterización que hace de esta generación y los cambios que se plantean para el futuro. Además realiza una reseña de los diferentes momentos en la historia en los que por influencias tecnológicas, económicas o sociales las generaciones han mostrado características compartidas, lo que da pie a su tipificación, como lo fueron en la década de los 50’s y 60’s de los “baby boomers” y los 70’s – 80’s “la generación X”.

La generación N nace permeada por la influencia de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en su vida cotidiana lo cual desarrolla nuevos modos de interpretar la realidad. Sienten atracción por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías, por conocerlas, emplearlas y poseerlas. Tienen una gran capacidad de adaptación para las actividades que implican el uso de las TIC en general así como la comunicación interactiva y simbólica.

Sin embargo, la característica principal de esta generación es que “da un salto cualitativo al pasar de simple espectador a usuarios con grandes posibilidades de participar, jugar, entretenerse, buscar, hacer, resolver, establecer relaciones, llevar a cabo proyectos conjuntos a pesar de la distancia y el tiempo” (Ferreiro, 2006). Todo esto conlleva una serie de cambios en el contexto social y cultural que se refleja también en el aula educativa.

Estos cambios tienen que ver con el acelerado desarrollo de nuevos dispositivos tecnológicos y la necesidad de adaptación de los individuos a su uso y decodificación. Esta característica más la mencionada en el párrafo anterior nos hace preguntarnos sobre la forma de mantener la atención de un alumno acostumbrado al constante cambio, los estímulos visuales, la rapidez de respuesta, la realización de actividades simultáneas y su apego por lo novedoso.

Todo esto nos invita reflexionar sobre nuestras estrategias pedagógicas y la incorporación del uso de las TIC en este mismo quehacer. Esta asociación debe buscar optimizar el proceso de enseñanza- aprendizaje, ya que la tecnología no es en sí una estrategia acabada que por sí sola nos dé resultados. En el artículo Ferreiro (2006)  nos propone desarrollar:

“los nuevos ambientes de aprendizaje sean como forma de organizar el proceso de enseñanza presencial y a distancia que implica el empleo de tecnología, pero no se reduce a ello, lo que se busca es crear una situación educativa centrada en el estudiante y que fomente su autoaprendizaje, la construcción social de su conocimiento, y como parte de este proceso, el desarrollo de su pensamiento crítico y creativo mediante el trabajo en equipo cooperativo [..]”

Poniendo sobre la mesa la integración de la diversidad, el desarrollo acelerado de la economía, las necesidades emocionales de cada individuo y su capacidad de toma de decisiones, no es un reto sencillo, sin embargo de ello depende el desarrollo de las nuevas generaciones en una dirección positiva y enriquecedora de la sociedad actual.

Asimismo me quedo con las siguientes preguntas: ¿es el profesor el único responsable de crear los andamiajes entre la tecnología y el aprendizaje? O ¿se puede permitir al alumno crear sus propios andamiajes únicamente dirigiendo sus intereses? ¿Qué transformaciones sociales y educativas se visualizan? ¿Qué situaciones posibilitan cambios de fondo en la forma de aprender?

Ustedes qué opinan…

_________________________________________________________________________________________________

Ferreiro, R. (2006, Noviembre). El reto de la educación del siglo XXI: La generación N. Apertura: Revista de Innovación educativa, 6, 72-86. Desde http://www.udgvirtual.udg.mx/apertura/num5/pdfs/generacion_n.pdf

Apertura. Revista de Innovación Educativa

http://www.udgvirtual.udg.mx/apertura/

Revista de divulgación científica e investigación especializada editada por la Universidad de Guadalajara, a través de la Coordinación de Recursos Informativos del Sistema de Universidad Virtual.
El objetivo general de Apertura es divulgar resultados, inéditos y arbitrados, de investigaciones, ensayos y reflexiones de experiencias en modalidades educativas no convencionales y que se apoyan con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación con la aplicación de modalidades de educación continua, abierta, a distancia, en ambientes virtuales, docencia no convencional y desarrollo instruccional.

Print Friendly

27

10 2011

Qué dicen los alumnos sobre las redes sociales en la educación

Y los alumnos ¿creen que se pueden usar los sitios de redes sociales para aprender?

Para mí fue muy curioso encontrar en un curso con que mis alumnos tenían una tendencia a pensar que las redes sociales (tipo facebook) eran meramente espacios lúdicos y/o de pérdida de tiempo. Incluso tampoco se veían fácilmente a sí mismos aprendiendo con otros en redes sociotécnicas especializadas en sus campos (como slashdot, por ejemplo).

Es por ello que me llamó mucho la atención el artículo de Espuny Vidal et al, en el número de enero 2011 de la revista RUSC (que nos ofrece todo un monográfico sobre “El impacto de las redes sociales en la enseñanza y el aprendizaje”).

En ”Actitudes y expectativas del uso educativo de las redes sociales en los alumnos universitarios”, Cintia Espuny Vidal, y sus colegas nos ofrecen los resultados de una encuesta hecha a alumnos de la Universidad Rovira i Virgili, para conocer la perspectiva que tienen con respecto del uso de las redes sociales en el ámbito educativo. Partiendo y sustentando la idea de las posibilidades didácticas de los espacios sociales en la red, y con el fin de buscar posteriormente una aproximación didáctica para su uso, decidieron encuestar a sus alumnos de primer grado de su campus.

Al preguntarles sobre las siguientes redes sociotécnicas: Facebook, Twitter, MySpace, LiveSpaces, LinkedIn, eLearningSocial, Tuenti, Netlog, OdioAMiCompi, PatataBrava, XCulpture y Flickr, encontraron que la mayoría de los encuestados conocen y usan Facebook, seguido por Tuenti, MySpace y PatataBrava. Sin embargo, “Los datos acerca del uso pautado en una experiencia académica de las redes sociales por parte de los informantes en la muestra son rotundos: ninguno de ellos afirma haber utilizado las redes sociales académicamente a petición del profesorado.

En seguida les preguntaron a los alumnos sobre su percepción de la utilidad pedagógica de las redes: Aunque encontraron una correlación directa entre las redes más conocidas y a las que les atribuyeron mayores posibilidades pedagógicas, les suponen una utilidad relativamente baja.

Luego les ofrecieron una lista de posibilidades de las redes relacionadas y les pidieron que eligieran que consideraban las más didácticas. Encabezaron la lista, con el 13% cada una, el compartir documentos y fotografías. Luego seguía “fomentar la comunicación” con solo un 6%. Entre otras, compartir conocimientos entre usuarios les mereció un 5.2% de posibilidad didáctica.

Sus resultados son muy interesantes y de alguna manera son consistentes con la percepción de mis alumnos: a pesar relacionarse bien con las redes sociales, “las expectativas que los propios estudiantes tienen acerca del rendimiento académico de las redes sociales son sorprendentemente bajas.

En su discusión, nuestros autores plantean la relevancia que tiene la actitud de los usuarios ante un recurso en términos su uso y piensan que la actitud positiva de los alumnos hacia las redes sociales es una oportunidad. Consideran que es el hecho de que no hayan tenido jamás una experiencia en clase con ellas lo que limita su imaginario respecto de sus usos educativos, y reflexionan en torno al rol del profesor en el aula.

Mi propia reflexión respecto de sus resultados, apunta hacia repensarnos la educación, movernos de pensar desde una lógica de “rendimiento académico” y “didáctica” a una lógica de “aprendizaje”. Trabajar con los alumnos en el reconocimiento de sus formas naturales de aprender, trabajar con ellos para que aprendan a enriquecerlas y potenciarlas, hacerlo en la red. Entonces tendrá verdaderamente sentido pensar en redes de aprendizaje, y en sus instrumentos, las redes sociotécnicas en internet.

——-
ESPUNY, Cinta; GONZÁLEZ, Juan; LLEIXÀ, Mar; GISBERT, Mercè (2011). «Actitudes y expectativas del uso educativo de las redes sociales en los alumnos universitarios». En: «El impacto de las redes sociales en la enseñanza y el aprendizaje» [monográfico en línea]. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC). Vol. 8, n.º 1, págs. 171-185. UOC. [última visita: 31 marzo 2011] [http://www.uoc.edu/ojs/index.php/rusc/article/view/v8n1-espuny-gonzalez-lleixa-gisbert] ISSN 1698-580X

RUSC. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento.
Es una publicación electrónica impulsada por la Universitat Oberta de Catalunya.
http://www.uoc.edu/ojs/index.php/rusc/index
Los textos publicados en esta revista están sujetos –si no se indica lo contrario– a una licencia de Reconocimiento 3.0 España de Creative Commons.

Print Friendly

09

06 2011

Jóvenes y cultura Messenger

¿Cómo se relacionan las tecnologías con la cultura y la comunicación de los jóvenes? ¿Cómo usan y valoran la Red y las herramientas comunicacionales los jóvenes universitarios?

En esta ocasión ofrecemos un breve resumen del tercer capítulo del libro Jóvenes y cultura Messenger editado por el Instituto de la Juventud (INJUVE) del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad de España, que retoma los resultados de una investigación a una muestra de jóvenes universitarios de ese país realizada en el 2006. Creemos que, aunque es un libro amplio (contiene 215 páginas), es sumamente interesante y los invitamos a su lectura.

Debido a que hay una tendencia fuerte a atribuirle a las TIC la generación de los fuertes cambios y transformaciones sociales, es necesario reconocer que los avances tecnológicos están inmersos en condiciones sociales, económicas y culturales de cada región, y que los cambios que producen no son lineales, ordenados y homogéneos en todas las personas, por lo que, los hallazgos de esta investigación no pueden ser generalizados, pero sí nos ofrecen una panorámica en la que podremos identificar coincidencias parciales con nuestra realidad y vislumbrar pistas de trabajo.

El autor, Ángel J. Gordo López, en el capítulo tres nos habla de las tendencias de la sociedad de la información y las características de la cultura del Messenger.

Nos presenta una visión general de las tendencias de las TIC, en la que aparece el auge masivo de la mensajería instantánea y el desarrollo de blogs (como tendencia a la interacción directa y a personalización de contenidos), los niveles crecientes de interoperabilidad entre tecnologías y la consolidación del mercado de descarga musical y videojuegos (pag. 35). Refiere que la telefonía móvil alcanza niveles muy altos de crecimiento, principalmente entre los usuarios entre 18 y 24 años, y que el envío de mensajes cortos (SMS) y la localización ubicua son percibidos como los usos más importantes de él, mientras que la recepción de información está en el lado opuesto.

En otra sección aparecen los resultados de la investigación sobre la valoración que hace una muestra de jóvenes universitarios, de las herramientas conversacionales de la Red. El autor comenta que las aplicaciones más utilizadas diariamente son la Web, el correo electrónico y el Messenger, mientras que las aplicaciones comunitarias, colectivas y anónimas tienen un escaso uso, pues han sido desplazadas por dispositivos de individualización como el blog y el Messenger, lo que el autor interpreta como indicador de nivel de desarrollo de las sociedades.

El aspecto central es el análisis del fenómeno Messenger. Gordo afirma que es la herramienta comunicacional mejor valorada por los universitarios por el uso que hacen en las áreas de: ocio, sociabilidad, gestión de la identidad social y como forma emergente de trabajo y productividad, pues, afirman, contiene lógicas del chat (comunicación instantánea y abierta sin control previo) y del correo electrónico (mensajes asincrónicos y privados), además de la posibilidad de entablar conversaciones simultáneas, intercambiar textos e imágenes, compartir aplicaciones y hacer video-llamadas. Esta herramienta proporciona una gama de recursos para gestionar una presencia e interacción voluntaria y directa (pag. 66). El autor nos dice que “No es de extrañar que la mensajería instantánea se haya convertido en una herramienta de comunicación personal y de trabajo imprescindible para muchas personas (especialmente jóvenes y adolescentes)… educadas en el autocontrol, la autorregulación, en el saber compaginar los tiempos de trabajo y los tiempos de ocio” (pág. 69) y se plantea cuestiones para indagar sobre este fenómeno.

El uso que nuestros estudiantes hacen de la mensajería instantánea causa preocupación en muchos docentes, sin embargo, el autor (refiriendo a Cueto, 2005) nos dice que esta herramienta “fomenta el gusto por la escritura y la lectura… que produce nuevos géneros comunicativos… y fomenta nuevos estilos literarios” (pág. 70), lo que nos ofrece una visión contrastante que nos puede impulsar al análisis de esta característica de nuestros estudiantes de hoy y tomar acciones educativas que aprovechen esta tecnología.

Gordo, A.J. Coordinador (2006) Jóvenes y cultura Messenger. Tecnología de la información y la comunicación en la sociedad interactiva. Madrid. Editores FAD, INJUVE y Caja Madrid.

ISBN 84-95248-72-7

Print Friendly

17

03 2011

Los llamados “nativos digitales”

“Nativo digital” es un término acuñado ya hace tiempo (Mark Prensky, 2001) que ha dado mucho que conversar. Con él se pretende distinguir a las personas, normalmente los jóvenes de hoy en día, que han crecido como usuarios cotidianos de la tecnología.

Pero aún hay pocas claridades respecto a ¿qué significa crecer así? ¿implica que todos los “nativos digitales” tiene el mismo tipo de habilidades? ¿son nuevas esas habilidades? ¿son distintas? ¿cambia la forma en la que se aprende?

Mucho se ha dicho, mucho se ha intuido. La conclusión, sin embargo, es que aún falta investigación formal.

Cabra-Torres y Marciales-Vivas, en un artículo publicado en Universitas Psychologica, hacen una revisión de publicaciones académicas entre el 2004 y el 2008 que refieren al “nativo digital”.

Encuentran cuestiones interesantes, como que la mayoría de los estudios son unidimensionales, cuando el estudio de los jóvenes y su relación con las tecnologías implica múltiples interrelaciones, por ejemplo, con temáticas como la privacidad, la identidad, la propiedad intelectual, etc.

Dentro de esta inclinación unidimensional, las investigaciones que encontraron apuntan a tres líneas de investigación principalmente, con tendencias en los resultados muy interesantes:

Habilidades tecnológicas
Al parecer es una falacia decir que un “nativo digital” es competente con el uso de la tecnología, o al menos, no hay suficiente evidencia empírica. “En general, tienen preferencias por algunas, sin que por esto puedan ser considerados expertos en el manejo técnico de tales instrumentos.”

Diferencias cognitivas y aprendizaje
En este caso, lo que encontraron fue escasez de investigación para establecer de manera comparativa las habilidades cognitivas y de aprendizaje entre los “nativos digitales” y los que no lo son. Los que lo hacen encuentran pocas diferencias. Mencionan incluso un estudio que “aporta sustento empírico para poner en cuestión un mito largamente sostenido en relación con los nativos digitales: su naturaleza multitarea”.

La alfabetización informacional
Los resultados muestran que nuestros “nativos digitales” no están preparados con las competencias necesarias para acceder, evaluar y usar información. Es por ello que esta línea está enfocada a la preocupación de las instituciones de formar sujetos competentes para la Sociedad de la Información.

Lo que me llama la atención respecto de lo que encontraron nuestras autoras es que la investigación académica (al menos hasta el 2008) no está confirmando las ideas e intuiciones que tenemos sobre los “nativos digitales”. Claro, la investigación es insuficiente aún, y unidimensional y falta mucho camino por recorrer para identificar los mitos y las realidades con sustento científico.

No por ello debemos de dejar de preguntarnos y seguir estudiando y acercándonos a comprender a nuestros estudiantes. Nuestros usos de las tecnologías son distintos, aunque eso no implique que sean per se más competentes que nosotros al usarlas, o que tengan o no habilidades cognitivas diferenciadas de las nuestras por el hecho de usarlas.

Lo importante, como dicen las autoras, y algunos autores que citan, es cuidar de no caer en generalizaciones y seguir explorando y experimentando, y dejándonos sorprender por nuestros alumnos.


Cabra-Torres, Fabiola y Marciales-Vivas, Gloria Patricia (2009). “Mitos, realidades y preguntas de investigación sobre los ‘nativos digitales’: una revisión”. Univ. Psychol. Bogotá. May/Ago. 2009, vol.8, no.2, p.323-338. El artículo es descargable en http://revistas.javeriana.edu.co/sitio/psychologica/sccs/articulo.php?id=476 [última visita: 09 November 2010].


Universitas Psychologica
(ISSN 1657-9267) es una publicación de la Facultad de Psicología de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá (Colombia). La revista tiene un amplio y diverso espectro temático y teórico. Es una publicación de carácter general y plural en la medida en que incluye trabajos de los diversos enfoques de la psicología.

Print Friendly

02

12 2010

La Generación Interactiva

Los vemos utilizar el celular, los videojuegos, internet e incluso la televisión de manera distinta a nosotros, quienes no nacimos con estas tecnologías. Sabemos que sin duda se trata de una generación diferente.

Nuestra convivencia con ellos nos permite formarnos ideas en torno a cuáles son las tecnologías que más usan, cómo, para qué , sin embargo, encontrar respuestas a estas preguntas a través de un estudio formal a niños y adolescentes de México y otros países iberoamericanos resulta valioso. Más de 25 mil participaron a través de un cuestionario en línea en una investigación coordinada por Bringué y Sadaba.

La investigación se publica en el 2008 en el libro titulado: La Generación Interactiva en Iberoamérica: Niños y adolescentes ante las pantallas. El reporte nos habla de la capacidad de acceso y de pautas de consumo que hacen los niños (6-9 años) y adolescentes (10-18 años) que viven en el medio urbano de Argentina Brasil, Chile, Perú, Venezuela y México resaltando tendencias y diferencias entre los países. En el caso de México y Perú también se hacen apartados especiales sobre el contexto rural.

El reporte es extenso (337 páginas) pero permite una lectura ágil y selectiva, además incluye resúmenes ejecutivos por sección y conclusiones que hacen muy buena síntesis. Coloco aquí sólo unos pocos datos sobre México que llamaron mi atención, como una mínima muestra de su contenido:

“Los jóvenes mexicanos muestran una especial afinidad con las tecnologías más audiovisuales y lúdicas: su grado de posesión de las plataformas específicas de juego (consolas y videoconsolas) es el más elevado de la muestra, así como las cámaras de fotos y videos digitales. El aspecto lúdico parece premiar en la relación entre jóvenes y las tecnologías” [ p.99] Incluso prefieren el videojuego a la televisión. Si bien hay una diferencia en gustos según el género. [pg.151-152] “México se caracteriza por una baja incidencia de los docentes en el uso y recomendación de Internet, según la percepción de los alumnos” [ p. 100].
“Los adolescentes mexicanos prefieren significativamente el celular (51%] frente a la red (32%)” [p.100] Además encabezamos “la lista de los países más precoces en cuanto a acceso a (celular): el 72% de los adolescentes declaran haber accedido a su primer celular a los 12 años” [p.100 ] Somos además “los primeros en la clasificación de creadores de contenidos a través del celular”[p.131], mientras que en el ámbito escolar somos uno de los que tenemos “mayor restricción en el uso del celular” [p.131]

Además, el libro en una de sus secciones, ofrece un panorama de la investigación mundial y local acerca de niños jóvenes y nuevas tecnologías. Refiere por ejemplo el siguiente hallazgo de un estudio mexicano: “Internet no sólo forma parte de la vida cotidiana de los usuarios, sino que ha conseguido generar un vínculo afectivo que aporta un sentido de pertenencia y de comunidad (…) y a la vez, de independencia” [p.280]

El estudio nos muestra hábitos y preferencias de los jóvenes que inician la universidad. En este sentido, nos ofrece insumos para responder ¿Qué caracteriza a los estudiantes que ingresan en términos de usos de tecnologías?, ¿Qué retos nos plantea el leer sus percepciones? Y yendo más allá ¿pueden, estos datos, darnos ideas para identificar oportunidades y necesidades de formación?
_________________________
BRINGUÉ, Xavier; SÁDABA, Charo (coord..) (2008). «La Generación Interactiva en Iberoamérica: Niños y adolescentes ante las pantallas». Ariel. España. Pg.337 ISBN 8408084542, 9788408084549

El libro es accesible en línea en:
http://www.generacionesinteractivas.org/?page_id=660

Las entidades colaboradoras en el mismo fueron: la universidad de Navarra, Educared y Telefónica Internacional, S.A.U.a través de Fundación Telefónica

Sitio del proyecto:
http://www.generacionesinteractivas.org/

Print Friendly

14

10 2010