Alumnos ITESO

Reflexiones sobre los movimientos feministas

Por: Mariana Espeleta

En los últimos años, hemos visto como el movimiento feminista cobra fuerza en muchas partes del mundo ¿Qué es lo que está pasando? ¿Acaso no hemos llegado ya a una posición de igualdad?

A menudo en los pasillos de la universidad y en otros espacios públicos escucho con atención este tipo de preguntas y los debates que se generan alrededor del tema. Muchos y muchas jóvenes tienen claro que la igualdad es una batalla que está muy lejos de haberse ganado: aunque no sea la situación concreta que viven todas las mujeres, en México las estadísticas que nos hablan de la desigualdad son terribles, incluso las estudiantes universitarias, están expuestas a injusticias y peligros por el solo hecho de ser mujeres: violencia de pareja, acoso laboral, acoso callejero, menor salario por igual trabajo y violencia sexual, son algunos de los temas que afectan la vida cotidiana de millones de mujeres de todas las clases sociales.

Además de todas estas causas que no han dejado de estar presentes, en muchas partes del mundo es posible observar que hay tendencias al retroceso. Los derechos que ya se habían conseguido, están siendo desmantelados por grupos políticos ultraconservadores, o populistas, conscientes que los cuerpos y vidas de las mujeres siempre son un botín político con el que se puede negociar ¿Qué quiero decir con esto? Tomemos como ejemplo el caso de los Yihadistas, o del Presidente Donald Trump; ambos han utilizado el discurso del sometimiento e inferioridad de las mujeres como una base para la creación de consensos, particularmente entre una población masculina que necesita reafirmar su posición de poder en la sociedad.

¿Qué pasa?

Como todos sabemos, a partir de mediados del siglo XX, los papeles sociales de hombres y mujeres han cambiado enormemente. Las mujeres arribamos al campo laboral y a la educación profesional de forma masiva. Nos convertimos en  jefas de familia, asumimos un montón de responsabilidades, y con ello hemos exigido también muchos derechos que antes nos eran negados. Por ejemplo, la ley de paridad en México, es fruto de la exigencia por una base de igualdad para contender en los espacios de representación política. En todo este movimiento, el papel tradicional de los hombres como jefes, líderes, proveedores, tomadores de decisiones, etc. se ha ido desmoronando sin pasar por una reflexión colectiva, que lleve a redefinir los límites, roles y nuevas posibilidades de la masculinidad. Esta indefinición, ha sido vivida por varias generaciones de hombres como una verdadera amenaza a su lugar en el mundo. Quizá esto explica en parte, la virulenta reacción que tienen algunos ante el avance de los derechos de las mujeres, o incluso ante la manifestación pública de posturas en pro de la igualdad y en contra de la violencia sexista. Como ejemplo, pueden observarse los debates en las redes sociales o los comentarios que se expresan por el público cuando una mujer denuncia algún tipo de abuso o violencia: a menudo encontraremos insultos, amenazas y críticas sin fundamento.

En un contexto local y global como este, no es de extrañarse que haya una reacción colectiva de mujeres, sobre todo porque gracias a internet y las redes sociales es posible conocer de inmediato aquellos sucesos que ocurren en diferentes partes del mundo, y también es más fácil organizar campañas, acciones colectivas y difundir mensajes de indignación y resistencia: las redes están llenas de estos contenidos, expresados de formas creativas, humorísticas, o combativas.

Sin embargo, es muy importante recalcar dos cuestiones fundamentales: la primera es que todo este movimiento mediático, es solamente el reflejo de lo que sucede en la calle y las acciones concretas de los movimientos que exigen igualdad, justicia y respeto para las mujeres. En México podemos observar la cada vez más creciente participación de una sociedad civil organizada que exige alto a la violencia, alto al acoso, derechos sexuales y reproductivos, entre muchos otros.

En segundo lugar que estos movimientos no son solamente de mujeres para mujeres: muchos hombres también han comprendido la necesidad de repensar su posición de privilegio masculino como una forma de control social que también les ha negado derechos y posibilidades de crecimiento personal, imponiendo como atributos obligatorios la agresividad, la competitividad, el control de las emociones, la propensión al riesgo, entre otras características que han producido daños personales y sociales.

Una de las cosas que disfruto más de mi trabajo la universidad, es el contacto con generaciones de jóvenes que están más dispuestas y dispuestos a cuestionar los roles de género y reconocer la necesidad de un cambio profundo en las estructuras de dominación y poder que asignan posiciones sociales a partir del hecho biológico de nacer con un cuerpo sexuado.

Creo que estamos en un momento clave para informarnos y formar parte de un movimiento de liberación humana que es decisivo para transformar la realidad del mundo. Este movimiento se llama feminismo, y quiero terminar aclarando –porque siempre me lo preguntan- que “feminismo” es anterior al término “machismo”. No es “lo mismo pero al revés”. El feminismo surge en el S. XIX con los movimientos de mujeres por el derecho al voto, y a partir de allí el concepto ha evolucionado en muchas tendencias, pero es un término reconocido como parte de la teoría social. El término “machismo” surge (como lo entendemos hoy) de forma imprecisa por allí de los años 70 del S. XX, pero es un término más bien coloquial, que tiene sentido solo en las lenguas romanas. El término correcto sería “sexismo”, y no… no es lo opuesto al feminismo.

 

 

0

Arte, identidad y migración en comunidad

Por Paloma Patlán

Cuando una persona decide migrar o la violencia estructural la obliga a hacerlo, hay marcas en su vida y en la de sus allegados que se reflejan en su vida cotidiana, en la interacción de su núcleo familiar y en la comunidad.

Para alguien que vive la ausencia de un ser querido, la migración se relaciona con soledad, angustia o progreso. Se refleja en las reacciones del cuerpo, en los hábitos en el hogar, y hasta se vuelve una conjugación de acciones en tiempo futuro.

En una comunidad de origen con un alto índice migratorio estas reacciones se muestran en la obviedad de un día a día y en un entorno de convivencia. Sin embargo, aunque son colectivas muchas veces son silenciadas y no se comparten, ¿por qué? Y ¿cómo se habla de estos temas entre la comunidad de manera positiva y provocadora?

Estas preguntas las pude responder en el marco de las actividades del “Festival Urbano de Zapotlanejo: una mirada a la identidad”, que se llevó a cabo del 03 de septiembre al 01 de octubre del 2016. En donde los habitantes de este municipio con alto índice migratorio expresaron en espacios públicos cómo perciben la migración en su vida y en la comunidad.

El festival fue realizado por miembros de la asociación civil Tú y Yo en Sinergia, una organización que brinda apoyo psicológico y emocional a familias migrantes; Odisea Literaria, un colectivo conformado por jóvenes de Zapotlanejo que promueven el arte en todos sus géneros como un mecanismo para hacer comunidad; el apoyo del Ayuntamiento de Zapotlanejo; y alumnos del PAP Migración en Jalisco, coordinado por el Programa de Asuntos Migratorios, entre ellos: Ana Laura Peña (estudiante de Gestión Cultural); Eduardo G. De Quevedo (estudiante Psicología); Rubí Magaña y Marcela Medrano (estudiantes de Ciencias de la Educación).

Como parte de las actividades del festival, todas gratuitas para la comunidad, se realizaron talleres de graffiti que fueron impartidos todos los sábados en el skate park de la Unidad Deportiva de San Martin en Zapotlanejo. El taller fue un espacio en donde personas de todas las edades plasmaron en representaciones propias y colectivas cómo traducen los reflejos de la migración.

 https://www.youtube.com/watch?v=upoLv2tT3Dc&feature=youtu.be

En la clausura del festival se realizó un concierto en el Auditorio al Aire Libre del municpio, con la participación de distintas bandas locales y de Guadalajara, como: UNO, Taco Bambú, Capital Comando, La Chabela, etc; hubo vendimia de comida con las tradicionales tostadas de la región, y los miembros del colectivo Odisea Literaria realizaron un performance que me estremeció, lo describo:

En medio del auditorio había un muro gris construido con la insignia de la bandera de Estados Unidos y a sus lados colgaba un tendedero con carteles y mensajes sobre el derecho a migrar, el rechazo al racismo y la construcción de la paz.

Se prendieron las luces de ambientación y se escucharon historias en voces distintas, Gema narró en primera persona cómo perdió la vida en el desierto de Arizona al intentar llegar al otro lado; le siguió la voz de Joss, que contó su experiencia al transitar por México como extranjero sin documentos de migración y las atrocidades que sucedieron en su camino; fueron varias historias y en cada una se reflejaba una situación distinta pero que no era ajena a la realidad actual.

Al terminar con las intervenciones de cada uno de los miembros de Odisea Literaria, se escuchó la canción “Clandestino de Manu Chao” y se invitó a todos los asistentes a cruzar el muro, a romper con las fronteras mentales, a no permitir que nos llamen ilegales, a reconocer que migrar es un derecho; niños, jóvenes, señoras, cruzaron el muro e interactuaron con él, lo cruzaron no una sino varias veces, lo intervinieron con escritos y lo derrumbaron.

Para mí el evento de clausura del Festival fue un éxito porque los habitantes de Zapotlanejo tuvieron un momento para expresarse de manera colectiva en un entorno en donde se percibía mucha armonía. Además, el proceso fue logrado por medio de sensibilidad, empatía, reconocimiento y respeto a la identidad del otro.

Las acciones de ese día me hicieron pensar en que estas marcas que han sido provocadas por violencia en algún sentido, de alguna manera provocan cambios que construyen paz cuando se reconoce que hay otras personas que sienten y perciben lo mismo que tú o tu familia.

 

El Festival fue una manifestación artística de distintos miembros que al ser realizado de manera comunitaria ya no fue únicamente un proceso de comunicación sensible para hablar sobre las consecuencias de la migración; si no que fueron acciones inherentemente políticas que fueron capaces de derrumbar un muro y que los niños y niñas jugaran con él.

 

0

Protocolo de género en el ITESO

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública que levantó el INEGI en 2015, se estima que para el 2014 en Jalisco se denunció sólo el 9.3% de los delitos, de los cuales el 56.2% llevaron a inicio de averiguación previa en el MP. Esto es, del total de delitos se inició averiguación previa en sólo el 5.2% de los casos. (Castañeda, R. 2015)

Ya que en el ITESO se reproducen casos similares, la universidad decidió tomar acciones y el 22 de abril de 2016, publicó en Facebook lo que muchas mujeres y hombres de la comunidad universitaria pedían. Anunció un protocolo de protección contra la discriminación y la violencia de género, tomando como punto de partida la situación actual de contexto de la violencia contra las mujeres en el país y en Jalisco.

El ITESO cuenta con dispositivos para prevenir la violencia entre los estudiantes como el Reglamento de Alumnos o el Procurador de los Derechos Universitarios, sin embargo compañeras expresan que estos instrumentos no son los suficientes y no alcanzan a entender y tratar el tema con la cautela y efectividad suficiente.

En tanto, para la creación del protocolo de género se tuvo una primera reunión dirigida por el programa de Derechos Humanos y Paz del Centro de Investigación e Formación Social, CIFS del ITESO. Con alumnas, académicas y académicos de la institución que han estado involucradas con el tema de la prevención a la violencia de género se mantuvieron conversaciones el 07 de julio y el 14 de agosto.

En una segunda etapa se le exhorta a la comunidad universitaria a compartir sus experiencias y a involucrarse en el proceso a través de un sondeo que puede ser consultado a través de este enlace: http://blogs.iteso.mx/voces/protocolo/

Florencia Goguega

Referencias:

Castañeda, R. (2015) DIAGNÓSTICO SITUACIONAL DEL FEMINICIDIO EN EL ESTADO DE JALISCO. Consultado el 02 de septiembre de 2016 en: http://ijm.gob.mx/contenido/uploads/2016/02/Diagn%C3%B3stico-Feminicidio-PFTPG2015.pdf

Nuñez, J. (2016) “Los derechos de la mujer no son prioridad del gobierno” consultado el 02 sde septiembre del 2016 en: http://www.magis.iteso.mx/content/%E2%80%9Clos-derechos-de-la-mujer-no-son-prioridad-del-gobierno%E2%80%9D

 

0

Ventajas de hacer un voluntariado en el CIFS

Por: Melissa Duque Eusse

¿Te has preguntado qué tiene de bueno hacer un voluntariado en el CIFS del ITESO y esto en qué te puede favorecer?

Aquí te damos las principales razones para que conozcas las ventajas de pertenecer al CIFS y ser voluntario/a.

Vas a tener una experiencia real, nada que hayas visto en libros, tú vas a vivirlo, sabrás lo qué es trabajar por ayudar a alguien más, alguien que quizá estaba lejos de tú panorama, te das cuenta que hay algo más allá de lo que creías existente y así, solo de esa manera, podrás entender y vivir en carne propia la inmensidad del mundo que tienes en frente.

Vas a conocer comunidades y gente maravillosa, que tiene mil cosas que ofrecerte, puedes ver cómo viven otras personas, cómo es su cultura, idioma, rituales, vestimenta y fisionomía.

Cuando eres voluntario o voluntaria los lazos con éstas personas se estrechan, aprovecha que el ITESO te brinda la oportunidad de convivir con ellos, ayudarles y también compartir. Puedes abrir tu mente.

Generalmente las personas voluntarias son viajeras, curiosas y aventureras, así que tendrás la posibilidad de hacer contactos con personas de otras partes del mundo; y ayudarte a ti mismo/a, en este gremio podrás conocer gente importante que te puede ayudar en un futuro. Conocerás otros voluntarios o voluntarias que tienen intereses afines contigo. Además ser voluntario/a te hace más interesante.

Cuando el voluntariado te interesa demasiado y quieres conocer más al respecto en el CIFS tienes acceso a orientaciones en la parte académica para sobre maestrías y becas que te pueden llamar la atención.

 

#Énterate: formacionsocial.iteso.mx

0

¿Qué hace la Mesa Social de la USAI?

La Mesa Social es un equipo de trabajo conformado por estudiantes con intereses en común, formando parte de la Unión de Sociedades de Alumnos del ITESO (USAI), enfocado al desarrollo y apoyo de proyectos e iniciativas en el ámbito social.

Dentro de la mesa se dividen dos áreas de trabajo: emprendimiento e innovación social, así como acción social, proporcionando las herramientas necesarias a los alumnos de la universidad, con la finalidad de dar la oportunidad de crear e innovar proyectos.

La Mesa Social tiene como objetivo vincular a los estudiantes de la comunidad del ITESO con el ecosistema emprendedor y encauzarlos a involucrarse con proyectos sociales. De igual manera, se pretende acercar y motivar a la participación de los alumnos a la problemática social.

Creemos que en el ITESO existe un enorme potencial emprendedor y creativo, y a la vez, los estudiantes estamos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor. Esta combinación nos invita a dar a conocer a la comunidad la posibilidad de emprender e innovar con un enfoque social. Por esta razón, una de las actividades principales que ofreceremos será el “Mes de Innovación Social y Emprendimiento” que se llevará a cabo en Octubre del presente año, con la finalidad de acercar a los alumnos a que conozcan las diferentes herramientas necesarias para iniciar un proyecto de este tipo y estén conscientes de las oportunidades que están a su alcance tanto en la universidad, como en organismos gubernamentales, iniciativa privada y otras comunidades.

Más información, escríbenos: miryammancha@hotmail.com

0

¿Qué es y qué hace la Unión de Alumanos/as en ITESO?

Correo: usai.iteso@gmail.com
Oficina: C-106

La Unión de Sociedades de Alumnos del ITESO (USAI), es un organismo autónomo elegido democráticamente, con la tarea de representar a todo el alumnado de las distintas carreras que se ofertan dentro de nuestra institución. Esto con el objetivo de mantener un canal de comunicación entre el alumnado y las autoridades, además impulsar sus proyectos y experiencia universitaria.

La USAI se conforma por una Asamblea General (Con representación de presidentes de cada carrera y Colectivos) y una Mesa Directiva, la cual es votada por los alumnos en un proceso electoral y cumple funciones por un periodo de un año.

La actual mesa directiva fue electa el 28 de Abril pasado, en un proceso histórico en el que por primera vez votó más del 10% de la matrícula en el ITESO, entró en función el 17 de Agosto y se conforma por la planilla AMO ITESO (Alumnos en Movimiento).

La mesa directiva está conformada por el presidente Andrés Treviño, vicepresidente Luis Camarena, las tesoreras Mariana Ortiz y Arantxa Gasca; y la secretaria Martha Pérez.

La plataforma de trabajo de la USAI, busca integrar los proyectos y esfuerzos de los estudiantes brindándoles una plataforma sólida, en la que las personas interesadas en ser parte activa y participativa de su entorno encuentren las herramientas necesarias para lograr maximizar el alcance de sus ideas.

Con el objetivo de impulsar la mayor cantidad de proyectos, se crearon las mesas de trabajo, grupos de estudiantes activos que comparten intereses en común, así se concentran los esfuerzos de personas realmente apasionadas en el tema, las mesas de trabajo son:

  • Logística
  • Comunicación
  • Liderazgo
  • Cultura
  • Verde
  • Salud
  • Social

Las mesas son abiertas para que cualquier interesado en llevar a cabo un proyecto propio o quiera apoyar uno existente, tenga las herramientas y el apoyo necesarias para concretar las metas propuestas.

La USAI es una organización que busca darle voz y empoderar al ITESIANO para que se vuelva el agente de cambio dentro y fuera del ITESO que merece ser, esto a base de esfuerzo, participación y buena gestión. La USAI es una organización abierta y siempre se reciben interesados en ser parte activa de su universidad.

 

0