Urbanismo hecho a mano [arquine]

1Fuente: http://www.arquine.com/blog/urbanismo-hecho-a-mano/

por Miquel Adrià @miqadria

Dice Wolfgang Nowak que las ciudades ya no las construyen los humanos, las construyen los inversionistas. Añado que en México, como en casi todo el mundo, las ciudades son el resultado de la presión demográfica, la especulación inmobiliaria y la gestión de políticos cortoplacistas, aderezado con buenas dosis de corrupción que engrasan las grietas entre lo formal y lo informal.

Esta semana se presentó el libro Handmade Urbanismeditado por Ute Weiland, con Ana Álvarez entre otros, e inspirado por Wolfgang Nowak, creador del premio Urban Age-, que destaca las acciones de transformación creativa de las grandes metrópolis del planeta, realizadas desde las comunidades informales y desde la autogestión. El libro refleja un programa que investiga el futuro de las mega-ciudades del planeta en el siglo XXI y que premia anualmente las acciones más ejemplares. Presentado por Ute Weiland, la mesa estuvo conformada por Ana Álvarez, curadora del capítulo mexicano, Jose Castillo, arquitecto, doctor en urbanismo y consejero de Urban Age, Oscar Pérez, líder de la comunidad Miravalle ganadora de la última edición del premio, Betsabé Romero, artista visual que formó parte del jurado, y el que suscribe estas líneas.

Cinco macrociudades son los paradigmas del cambio de este planeta mayoritariamente urbano: Mumbai, Sao Paulo, Estambul, Ciudad del Cabo y ciudad de México. De cada una se seleccionaron casos de éxito de alianzas de responsabilidad compartida entre ciudadanos, inversores y ONGs para que contribuyan a mejorar la calidad de vida de sus respectivas ciudades. Este premio anual otorga 100,000 dólares al proyecto destacado. El ganador, ubicado en la comunidad de Miravalle de Iztapalapa, es una de las casi doscientas iniciativas que se presentaron y muestra el efecto benéfico de la acupuntura sociocultural en tejidos de la periferia metropolitana, rescatando espacios donde sus habitantes se convierten en ciudadanos, transformando no-lugares en plazas y basureros en parques, recuperando ríos contaminados y mejorando la accesibilidad. Concretamente, la comunidad de Miravalle convirtió un terreno abandonado en un espacio público provisto de biblioteca, centro digital, salones para talleres, comedor económico para 300 personas diarias, y dos foros abiertos para actividades culturales y sociales. También tienen una planta de reciclaje de plástico que ocupa a unos treinta jóvenes del barrio.

Sin duda un premio y una publicación como ésta sirven para llamar la atención, en el mejor sentido, apuntando que es urgente asumir que se trata de un problema global. Aunando experiencias de las periferias metropolitanas se teje una red de conocimientos. No se puede repensar la ciudad sin reconocer las experiencias llevadas a cabo por la comunidad, diseñadas por la gente y no por urbanistas o arquitectos. En realidad el premio permite poner sobre la mesa distintos proyectos de todo el mundo, compararlos y aprender de ellos. Todos parten del trabajo en colaboración entre la gente, para mejorar sus condiciones de vida en sus comunidades y crear redes entre ellas que los hace más fuertes y eventualmente, más concientes de sus problemas y sus posibilidades. A su vez, se reconoce una realidad informal, no como alternativa ni como otro mundo paralelo, sino como parte de una misma sociedad, de una misma metrópolis.

El libro refleja una narrativa fluida para todos los lectores, una excelente selección de entrevistados y también de entrevistadores, entre lideres de la comunidad, del gobierno, de la academia y de la cultura. Cifras duras que permiten comparar escenarios globales, con acciones precisas a nivel local, dibujos infantiles y líneas de tiempo, permiten completar la información. Un libro que refleja la energía de un proyecto cargado de humanidad, de ritmo ameno y bien diseñado, que se convierte en una poderosa herramienta para compartir unas iniciativas que desplazan la marginalidad hacia una ciudadanía integrada y que debería estimular a alcaldes y urbanistas a mirar a su alrededor. Con este premio –apunta Ute Weiland- se hace visible lo invisible. 

 

2

3

4

 

Bernardo Gómez-Pimienta presenta libro

El reconocido arquitecto presentó en el Museo de San Ildefonso el libro BGP Arquitectura en el que se hace un recuento de sus obras más importantes realizadas a través de su despacho ubicado en la Ciudad de México.

Acompañado por sus colegas Zaha Hadid, Agustín Hernández, Luis Enrique Mendoza y Miquel Adriá, el arquitecto Bernardo Gómez-Pimienta, nacido en Bruselas pero establecido en México, presentó su libro BGP Arquitectura; este nombre es el mismo del estudio de arquitectura que dirige y en cuál explora otros ámbitos como el diseño industrial y de producto.

Durante la presentación, en una pantalla se proyectaron imágenes del libro, que en voz de los asistentes, ofrece una visión única del trabajo del arquitecto. Tras el evento, se llevó a cabo un cóctel en uno de los patios del Antiguo Colegio de San Ildefonso en donde Bernardo Gómez-Pimienta estuvo acompañado de familiares y amigos.

Los mundos de Bernardo Gómez Pimienta

Bernardo Gómez Pimienta, arquitecto que va de la casa a la taza y del pabellón al sillón, es un malabarista de la escala geométrica. Hoteles, clubes o estaciones de bomberos, librerías, parabuses y bancas urbanas, o bien, vasos, fruteros y manijas, están en el “surtido de trabajo” suyo que recopiló bajo el sello editorial de Arquine y el auspicio del Conaculta.

El libro, que lleva su nombre por título, es el segundo muestrario de su trabajo en arquitectura y en diseño de objetos. “Es una recopilación del trabajo de 2003 para acá que combina proyectos construidos y objetos de diseño industrial, entonces tienes un edificio, una silla, una casa, un vaso y pasas por diferentes escalas, lo que a mí me parece sugerente”.

Recientemente presentado en la Ciudad de México el pasado 14 de marzo con la presencia de Agustín Hernández, Luis Enrique Mendoza, Miquel Adriá y la afamada Zaha Hadid quien “es muy raro que escriba o presente, pero muy amable ella, quiso hacerlo porque fue mi profesora en la maestría (Universidad de Columbia) hace muchos años”, el libro cuenta además con textos de los antes mencionados y de otros grandes nombres del medio como Peter Cook y Eric Owen Moss.

Multiplicidad y austeridad

En su escrito, la angloiraquí Hadid enaltece la duplicidad de Gómez-Pimienta como arquitecto y diseñador de mobiliario y productos. “Su trabajo aquí documentado adapta principios de diseño a varias escalas para lograr una visión arquitectónica única”, dice ella, mientras que el estadounidense Eric Owen Moss arranca por decir: “Lo sencillo no es simple” y entonces divaga por esta idea en la que el precepto es “nada superfluo; nada trivial. Casi nada, como casi todo. Es aquí donde se sitúa la arquitectura”. Y luego de versar hondamente sobre la sencillez lograda en el diseño y el lenguaje de Bernardo Gómez-Pimienta, acota: “No es el mundo como lo vemos, sino una versión cuidadosamente corregida. Una convicción de que debajo de la multiplicidad reposa la austeridad”.

El británico Peter Cook, a su vez, destaca la obra de su colega mexicano como “una arquitectura cool que nunca es tediosa” y párrafos adelante cierra tanto la idea como el texto diciendo: “Esta arquitectura que nunca es tediosa no es una trampa de la luz, si no una brillante trampa con la luz”.

Así, es “el trabajo de los últimos ocho años contado en un libro que pasa de diferentes programas a diferentes escalas” y que muestra cómo la cerámica, el vidrio y otros materiales se han ido sumando al universo creativo de Bernardo Gómez-Pimienta quien tiene perfectamente claro que la arquitectura “se hace en equipo” y el diseño “es una cosa más personal”. Cuenta que los proyectos habitacionales los hace en su despacho, rodeado de los miembros de su equipo, mientras que los objetos “van saliendo en mi cuaderno”.

Inspirándose en “la vida diaria, lo que leo, los viajes, las películas, un poco de todo y claro, los programas, las necesidades de fabricarlo, construirlo, la preexistencia que haya” es como han venido bancas urbanas, fruteros, floreros, vasos, manijas, chapas y demás objetos que constituyen esa parte del contacto físico con la arquitectura.

En tanto, de su despacho no paran de salir proyectos de los más distintos tipos. “La semana pasada inauguré la Biblioteca Castro Leal y ya no llegó a salir en el libro, pero están muchos otros en diferentes lugares”, señala.

La vuelta al mundo

Casas en Guadalajara, Monterrey, Distrito Federal, conjuntos habitacionales y edificios hoteleros en el país y en otros como Israel,  China y Venezuela, los pabellones de México en Francia, Colombia e India sí están en la edición, a lo cual el arquitecto comenta gustoso: “Son muchos proyectos (32), desde cosas muy pequeñas hasta grandes y en lugares muy diversos y también eso es sugerente porque se está representando a México en lugares lejanos”.

Para Gómez-Pimienta uno de los atractivos del libro, además de lo anterior, es que “tiene un ritmo que te va rompiendo todo, tiene cierta densidad y peso que hacen que se sienta muy rico, además de que es un libro en el que el tiempo se nota”.

Para este artífice del espacio y las formas, hacer la edición de su obra reciente fue “mostrar cómo se arman los proyectos en su contexto y su topografía, cómo se articulan los materiales y cómo se juntan las cosas”, evidenciando al final de su lectura y contemplación que la diversidad de escalas y que el ir de la casa a la taza es algo que “a mí me divierte mucho”.

La Ciudadela

Actualmente Bernardo Gómez-Pimienta desarrolla un edificio que albergará todas las instalaciones culturales del gobierno francés en el Distrito Federal. Este contempla auditorio, salones, galerías, hemeroteca, restaurante, “además de dos torres de vivienda, oficinas y una parte comercial rodeando una propiedad que fue la antigua embajada de Francia la cual se restauró”. En su escritorio también está un par de casas que le entusiasman ya que una es para un artista plástico que solicitó entrepisos altos para su obra, y la otra que –sobre la carretera a Toluca- será toda de piedra con interiores de madera.

“Y otra vez, en diferentes escalas”, subraya, porque además está desarrollando el plan maestro para la renovación de La Ciudadela, un edificio del siglo XVIII en la Ciudad de México que fue fábrica de tabaco, cuartel militar, prisión y posteriormente biblioteca. Tuvo una intervención de Abraham Zabludovsky realizada en 1987, y hoy, el gobierno del Distrito Federal hace gestiones para su recuperación integral. Gómez-Pimienta, junto con Alejandro Sánchez, tienen a su cargo tanto el plan maestro como los espacios interiores de todo el complejo que se extiende sobre 30 mil metros cuadrados, y esto incluirá teatro, cafetería, área infantil, librería, junta general, oficinas, hemeroteca y otros. “Vamos a todo vapor con esto porque tiene que estar este año”, advierte este arquitecto quien en palabras de Agustín Hernández “ve ahora un sueño superado, una geometría humanizada y habitada, producto del conocimiento multidisciplinario”.

Ana Guerrerosantos

PERFIL
En primera línea

Bernardo Gómez-Pimienta (Bruselas, 1961), es director de la escuela de Arquitectura de la Universidad Anáhuac del Distrito Federal. En 1998 recibió el primer Premio Mies van der Rohe de América Latina; es miembro Honorario del American Institute of Architects, del Institute Royal des Architectes de Canadá y del Sistema Nacional de Creadores de Conaculta.

fuente: El Informador

“La arquitectura mexicana es una expresión del poder”

La arquitectura mexicana es una expresión del poder. Si éste es centralista, la arquitectura se manifestará centralista. En la actualidad, sin embargo, la ausencia de un proyecto arquitectónico que defina la transición democrática que se dio desde 2000 habla de lo que pasa en el gobierno, dice Miquel Adrià, director de la revista Arquine.

“Cuando China asegura que en unos años va a dominar el mundo y por lo tanto tiene que construir un gran aeropuerto demuestra su decisión de hacer algo; cuando nosotros decimos que queremos construir un aeropuerto y sólo hacemos una terminal, mostramos que somos un país pequeño”, comenta en entrevista.

Esta idea podría ser central para presentar la serie de televisión Arquitecturas mexicanas del siglo XXI. A lo largo de 13 capítulos, que se transmitirán en el Canal 22 todos los martes del 2 de agosto al 25 de octubre, la revista Arquine pretende dar algunas de las características que han definido a esta bella arte en México en los últimos años.

La serie de televisión surgió como consecuencia de lo que Arquine ha venido difundiendo en los últimos 14 años: el trabajo arquitectónico de México y América Latina. Y como parte de un proyecto más ambicioso que busca acercar a la gente a diferentes espacios públicos, menciona.

A lo largo de los programas, explica Adrià, se hablará de edificios como la Biblioteca Vasconcelos, el Centro de Estudios Superiores de Diseño de Monterrey, la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, la Escuela de Arte de Oaxaca, el Conjunto Juárez, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) y el Monumento a la Revolución, entre otros.

Las construcciones se escogieron porque expresan pluralidad en el uso de sus espacios y porque no responden a la idea de monumento, sino a la condición de ser público, dice el también conductor de los programas.

Hoy existen muchas tendencias. No hay un modelo que podamos llamar arquitectura mexicana. Pero sí se puede reflejar un patrón de trabajo: espacios amplios, que muestran la relación con la luz, destaca Miquel Adrià.

México • Emiliano Balerini Casal

Fuente: Milenio

Exhibición pública del proyecto ganador y los proyectos participantes del concurso arquitectónico del Museo de Ciencias Ambientales del Centro Cultural Universitario

Sede: MUSEO DE LAS ARTES, SALA DE CURADURÍA, DEL MUSEO DE LAS ARTES, UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA, Ave. Juarez esquina Enrique Díaz de León.

Fecha: viernes, sábado y domingo 10 al 12 de diciembre 2010,

Horario: 10:00 a.m. a 5:00 p.m.

Este fin de semana estará abierta al público en general la exhibición de maquetas y paneles descriptivos de los proyectos arquitectónicos concursantes para el diseño del Museo de Ciencias Ambientales del Centro Cultural Universitario, mismo que estará ubicado frente al Auditorio Telmex. Ese una gran oportunidad para los profesores y alumnos de arquitectura y urbanismo estudien los mas avanzados planteamientos arquitectónicos de cinco de los más innovadores arquitectos a nivel latinoamericano e internacional.

Sobre esta exhibición el Arquitecto Miquel Adriá, director de la revista internacional de arquitectura y diseño “ARQUINE” y asesor del concurso menciona: “Indudablemente el proyecto del museo presenta conceptos innovadores que le plantean retos al diseño arquitectónico. La Universidad de Guadalajara ha invitado a cinco talentosos arquitectos que plantean las más interesantes, originales e innovadoras propuestas estéticas y funcionales del panorama latinoamericano e internacional. El nivel de los arquitectos invitados y la calidad interdisciplinaria y prestigio del jurado y sus asesores, lo ubica como uno de los concursos de mayor relevancia arquitectónica en la historia reciente de la arquitectura mexicana.”

Arquitecto ganador: Snohetta

Arquitectos participantes:  Diller, Scofidio & Renfro, Shigeru Ban, Smiljan Radic y Mauricio Rocha