Presentación Guía Ciudadana Lafayette [DF]

gcLSi estas en la Ciudad de México.

Se presentará la Guía Ciudadana Lafayette, primera de una serie de guías ciudadanas para la difusión de la arquitectura y el urbanismo de la ciudad de Guadalajara del Siglo XX.

El evento es organizado por CONACULTA-INBA y presentan Dolores Martínez Orralde, Enrique X. de Anda y Ana Lucía González Ibáñez; ésta última, Vicepresidenta Regional Occidente de Foropolis.

En la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes en la ciudad de México, el martes 28 de abril a las 19:00 hrs. La entrada es libre.

De un patio a otro, trabajos in situ. 2014

Daniel Buren interviene, ilumina y domina el ICC de Guadalajara

Por: Sergio Gonzalez, 11 de Marzo 2014

Uno de los considerados padres del arte conceptual, el artista francés Daniel Buren, se apodera de los espacios del centenario edificio del Instituto Cultural Cabañas, ICC (18 de los patios), e incluso de la capilla Tolsá, de Guadalajara, Jalisco.

Se trata de una intervención artística sin precedentes para la ciudad, el país y América Latina, que la que el artista francés se prepara para impresionar a los jaliciences en particular y a los mexicanos en general.

Y para una muestra del tamaño e impacto de la obra, sólo se necesita echar una ojeada a los organismos que tomaron parte en su planeación y organización: Fundación Iberoamericana para el Arte y la Cultura A.C., Conaculta, INAH, Gobierno del Estado de Jalisco, la LVII Legislatura de la Cámara de Diputados, la Secretaria de Cultura Jalisco, el Instituto Cultural Cabañas, la Galería Hilario Galguera, Espac Galería de Arte Contemporáneo, Hotel Demetria, Comex, Tequila Reserva 1800, Vogue y BMW (que en conjunto aportaron ocho millones de pesos para cubrir los gastos).

La intervención abrirá sus puertas a partir del 14 de marzo, con un impacto visual sin precedentes, copado de laberintos dentro del laberintos, espejos que irrumpen y multiplican el agua de las fuentes, pasillos infinitos, líneas negras que reptan y serpentean por las columnas y arcos; luces y flashes que envenenan de verdes, azules, amarillos, morados y rojos.

“Se trata de intervenciones a los espacios abiertos y a la arquitectura del ex hospicio por medio del lenguaje visual, que ha consolidado a Buren como uno de los mayores exponentes del arte conceptual”, se lee en el sitio web de la Galería Hilario Galguera, que se encargó de plasmar y darle forma a las ideas y visiones del creador.

Una de las “intenciones” de la intervención es la posibilidad de un diálogo artístico-visual entre Buren y los murales de José Clemente Orozco. “Esta interacción entre los dos artistas reafirmará la capacidad de las artes plásticas de activar los espacios arquitectónicos y de otorgarles distintas cargas políticas y sociales”, dice el texto de la Galería.

Sin embargo, desde ya se anuncia polémica debido a la naturaleza de la intervención, por lo que las autoridades culturales de la entidad y los organizadores se adelantan: “Es necesario romper paradigmas para que la gente redescubra el Cabañas. Pero pueden estar tranquilos porque esto es efímero, va a regresar a como estaba. Durará entre cinco o seis meses”, comentó a los medios Olga Ramírez Campuzano, directora del ICC.

Esto se debe a que la obra de Buren ocupará más de dos mil de los nueve mil metros cuadrados del ICC. Pero, según Mauricio Galguera, director ejecutivo del proyecto, la obra no daña a la centenaria construcción, pues “todas las estructuras y piezas se concibieron para no dañar al edificio, tanto así que no se usó ni un solo clavo ni un solo tornillo”.

Que siempre sí al Museo de Cine [DF]

Sí habrá Museo del Cine para otoño de este año

Inicialmente la idea del Museo del Cine recayó en el Instituto Mexicano de Cinematografía quien había designado al fotógrafo Pablo Ortiz Monasterio como director del proyecto; dicha iniciativa finalizó con la exposición “Cine y Revolución”, cuya estancia fue de sólo dos meses en el Antiguo Colegio de San Ildefonso. Ante este primer intento fallido, la Presidenta de CONACULTA explicó “Queríamos encontrar un museo del siglo XXI, que tuviera una vocación de recuperar la memoria pero proyectar hacia  el futuro (…) por lo que necesitaba una directora con el impulso, la vitalidad, el dinamismo y el liderazgo de Paula Astorga”.

El Museo del Cine estará conformado por cuatro salas que mostrarán exposiciones icónicas y documentales, con materiales tanto del acervo de la Cineteca como provenientes de otros museos del mundo. En una superficie de 1,512 m2 presentará tres grandes exposiciones al año y diferentes muestras en sus cuatro pisos; además contará con actividades académicas, ludoteca, sala de lectura, un guardarropa y una enfermería. Con una visión incluyente en el diseño de dichas instalaciones, se contó con el apoyo de la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) para que las personas con alguna discapacidad puedan disfrutar del lugar.

La videoteca digital será el primer punto de consulta  del llamado “Cerebro digital de la imagen” que contará con 25 cabinas de revisión repartidas en tres niveles con películas digitalizadas disponibles para investigadores y público en general, de ésta manera, el  usuario tendrá la oportunidad de acceder al acervo fílmico de la institución. Este Cerebro digital de la imagen estará vinculado con el Centro de Documentación, en el cual se podrán consultar carteles, stills, entre otros materiales.

El diseño del museo y la videoteca digital estuvo a cargo del arquitecto Mauricio Rocha y la construcción tendrá un costo de 96 millones de pesos de los cuales 46 millones se invertirá  en equipamiento y el resto en obra. Su inauguración está contemplada para otoño de este año.

Estos nuevos espacios tienen como objetivo fortalecer la vocación de la Cineteca Nacional de resguardo, estudio, análisis, y difusión del cine, al tiempo ampliar su oferta cultural y en voz de Consuelo Sáizar “Honrar nuestro legado, para diseñar nuestro futuro”.

Por Patricia García Fuente: Corre camara

Exposición Alejandro Zohn. Su arquitectura.

El Conaculta y el INBA rinden homenaje a uno de los arquitectos más sobresalientes de México, autor de una extensa obra en la que ocupan un lugar destacado el Nuevo Mercado Libertad y el edificio de los Archivos del Estado de Jalisco.

Con la intención de hacer un bien merecido y póstumo reconocimiento a uno de los arquitectos más importantes de Guadalajara y México, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Instituto Nacional de las Bellas Artes (INBA) abren la exposición Alejandro Zohn. Su arquitectura. La exhibición busca dar a conocer la obra de este austriaco nacido en 1930 y nacionalizado mexicano.

Tras la declaración del Nuevo Mercado Libertad (una de sus obras más importantes) como Monumento Artístico en 2005, el consejo del Museo Nacional de Arquitectura (MNA) planeó montar una exposición que diera crédito a la estética del también ingeniero civil. Compuesta por más de 170 fotografías de 38 proyectos, cinco maquetas y un video que reseña la importancia del trabajo de Zohn en la arquitectura mexicana del siglo XX, la muestra estará abierta al público a partir de mañana y hasta el 30 de octubre en el tercer piso del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. También se exhiben reconocimientos y premios otorgados por su labor académica, así como algunos juguetes de su infancia.

Para el arquitecto Antonio Cruz, coordinador del MNA, es de suma importancia que se propague la obra de arquitectos de la talla de Zohn, cuyos grandes trabajos son poco reconocidos en el medio.

Exiliado en México desde los ocho años por la Segunda Guerra Mundial, Alejandro Zohn comenzó sus estudios de ingeniería civil en la Universidad de Guadalajara (UdeG), donde conoció a Mathias Goeritz, quien despertó su interés por la arquitectura. Gracias a su influencia y a la de otros grandes como Félix Candela e Ignacio Díaz Morales, cursó simultáneamente la carrera de arquitectura en la misma institución. En opinión de Cruz, el hecho de que Zohn combinara ambas disciplinas da como resultado proyectos mucho más expresivos, versátiles y funcionales. Lo mismo creó espacios sobrios y amplios, como el Internado Cervantes, que recintos más elaborados, como la Capilla del Nazareno, ambos en Guadalajara.

La obra de Zohn refleja el conocimiento que tenía y el estudio que hacía del entorno al planear una construcción para aprovechar los materiales de la zona y lograr espacios que armonizaran con su contexto, lo que resulta en edificios diseñados acorde a las condiciones del terreno, como el “conjunto habitacional Atejamac”. Otra seña de identidad de su trabajo es el uso de materias en su estado natural: concreto sin recubrimientos o tabique rojo sin barnizar.

Él no se conformó con crear espacios habitables y gracias a su formación de ingeniero civil realizó el rediseño urbanístico para el mejoramiento vial y visual de Tlaquepaque, Puerto Vallarta y Acapulco, entre otros municipios. También se dedicó a la conservación y rescate de inmuebles con la intención de revitalizarlos y que volvieran a ser apreciados por los visitantes.

Aunque la influencia de la arquitectura tapatía es notable en el trabajo de Zohn, éste tomó y aprovechó las técnicas para reflejarlas desde su propia visión. Este aspecto, según Antonio Cruz, “es lo que hace relevantes a los arquitectos: conocer trabajos realizados en otros lugares y darles un nuevo enfoque, de acuerdo al sitio donde se construyan.”

Zohn no se especializó en la construcción de un solo tipo de edificaciones, pues lo mismo diseñó puentes que oficinas, casas, unidades habitacionales, mercados y centros comerciales, condición que le permitió dotar a cada espacio de personalidad y ambiente únicos.

La exposición en honor a Alejandro Zohn en el Palacio de Bellas Artes está distribuida para que el visitante conozca su obra y cambios a través del tiempo, aunque deliberadamente se rompe con el orden cronológico para ubicar en el muro oriente (el más llamativo) imágenes de sus obras más significativas: el Nuevo Mercado Libertad y el Archivo de Guadalajara, de modo que el público pueda observarlas desde cualquier punto.

Frente y perfil

• Alejandro Zohn nació en Austria en 1930 y emigró a México a los ocho años. Se nacionalizó mexicano en los años setenta. Murió en el año 2000 en Guadalajara.

• La mayor parte de su obra se ubica en Guadalajara, aunque realizó proyectos en Acapulco, Monterrey, Ciudad Juárez y Torreón.

• Sus influencias son Mathias Goeritz y Félix Candela.

• Diana y Gina Zohn, hijas del desaparecido arquitecto, colaboraron activamente en la selección del material incluido en la muestra Alejandro Zohn. Su arquitectura.

• Curiosamente, su tesis como ingeniero fue el proyecto del Nuevo Mercado Libertad y la que presentó para arquitectura fue un estudio sobre las características del concreto armado.

México. Tania Torres fuente: Milenio

Cine­teca Nacio­nal del Siglo XXI a cargo de Roj­kind Arqui­tec­tos

El día de ayer, en con­fe­ren­cia de prensa a cargo de CONACULTA (Con­sejo Nacio­nal para la Cul­tura y las Artes), fue pre­sen­tado el pro­yecto para la amplia­ción de la Cine­teca Nacio­nal a cargo de Roj­kind Arqui­tec­tos en las ins­ta­la­cio­nes de la misma, en la ciu­dad de México. Más imá­ge­nes y vídeo des­pués del salto.

La Cine­teca Nacio­nal del Siglo XXI inte­grará cua­tro nue­vas salas de 250 espec­ta­do­res cada una y la reno­va­ción de las ya exis­ten­tes, ori­gi­na­les del pro­yecto de 1984, ori­gi­nal del arqui­tecto Manuel Rocha Díaz.

La obra ini­ciará en otoño de este año y durará alre­de­dor de doce meses, tiempo durante el cual la Cine­teca seguirá fun­cio­nando con su pro­gra­ma­ción habitual.

Los nue­vos edi­fi­cios se empla­za­rán en el área actual de esta­cio­na­miento, sumando, ade­más de las cua­tro salas, dos bóve­das para fil­mes, un labo­ra­to­rio, gale­ría, ofi­ci­nas, un foro para uso múl­ti­ples al aire libre con capa­ci­dad para 700 espec­ta­do­res, nue­vas áreas ver­des y una plaza/parque. El esta­cio­na­miento será con­te­nido en seis  nive­les, lo que per­mi­tirá libe­rar el 70% del área antes usada por automóviles.

Alre­de­dor de 380 millo­nes de pesos (23 millo­nes de euros) serán inver­ti­dos en la amplia­ción y remo­de­la­ción de la Cineteca.

Se abre una nueva etapa en los espa­cios cul­tu­ra­les en México. Des­pués de los pro­yec­tos nunca cons­trui­dos del Gug­gen­heim en Gua­da­la­jara o el Museo Tamayo del mismo Roj­kind en cola­bo­ra­ción con Bjarke Ingels en la ciu­dad de México, pare­ciera que esta­mos en un momen­tum que fuera ini­ciado por el tan cri­ti­cado Museo Sou­maya de Fer­nando Romero y ahora con­ti­nua con este pro­yecto. Enho­ra­buena por los espa­cios lúdi­cos para la cul­tura en este país y para el equipo de Roj­kind Arquitectos.

Fuente: edgargonzalez.com