Ocho pasos y una idea para reformar esta ciudad [Desmesura]

Marcel Hénaff, en La ville qui vient (2008) nos propone entender la ciudad como un cuerpo de tres almas. Como una no santísima, pero al fin trinidad: La ciudad como monumento o representación del mundo; la ciudad como máquina; y la ciudad como red. A grandes rasgos, así se vive la ciudad. Quienes la habitamos la construimos desde nuestro quehacer estético, productivo y afectivo, de acuerdo a nuestras capacidades, y atravesados por el poder. Ese poder cada vez más concentrado en el dinero, que termina por organizar y proyectar el espacio urbano como si fuera un simple tablero de juego para el despliegue inmobiliario, dejando de reconocer las múltiples dimensiones de la ciudad.

Repensar el ejercicio de planeación y gestión urbana para revertir y prevenir los efectos negativos que el crecimiento disperso ha generado en términos económicos, sociales, ambientales y culturales, implica revisar las herramientas que se han creado para hacerlo. Aquí va una propuesta de ocho puntos que tendríamos que considerar para alterar la forma en que estamos construyendo nuestro futuro urbano, si es que ha de ser así:

  1. Antes de hablar de un modelo de ciudad, es preciso hacer una declaración de principios para la ciudad. Todo indica que la especie humana ha optado por un hábitat urbano, por lo que la ciudad debe entenderse necesariamente como un espacio de realización y libertad, en el que puede ejercer su derecho a ser: esa condición simultánea de presente y futuro. Antes que lo técnico y lo político, la ciudad necesita un fundamento ético-filosófico basado en la inclusión, la igualdad de derechos y la solidaridad presente y futura, para que todas y todos podamos ser en la ciudad. La noción del derecho a la ciudad captura de manera adecuada estos ideales y sus principios pueden ser una guía efectiva para las decisiones que habremos de tomar en colectivo sobre esta ciudad. http://bit.ly/106QbnF

  1. Más allá de la firma de una Carta por el Derecho a la Ciudad, como lo han hecho distintos gobiernos alrededor del mundo, es necesario impregnar nuestros dispositivos legales con estos principios. Una reforma al Código Urbano para el Estado de Jalisco debe comenzar por reconocer este derecho, al igual que aquellos que dimanan de la Constitución (como el acceso a la vivienda digna, a un medio ambiente sano, a la alimentación, la cultura, la educación y el empleo), y desarrollar los mecanismos para garantizar su exigibilidad. Esta reforma es ya de por sí necesaria para atender procesos y formas emergentes de urbanización, que llegan a representar cuando menos una tercera parte de nuestra mancha urbana, y que han quedado marginadas por décadas de los beneficios de la ciudad. También es necesaria la reforma para subsanar los vacíos y ambigüedades jurídicas que provocan fragilidad de este cuerpo legal frente a las resoluciones de Tribunal Administrativo del Estado; conocido por sus siglas como el controvertido TAE. En el mismo sentido, es necesario que la Ley de Coordinación Metropolitana establezca objetivos y principios a favor del derecho a la ciudad, porque hoy adolece de un propósito claro para el desarrollo urbano, y define su objeto como un simple medio.

  1. Una vez establecidos los principios para el desarrollo urbano y ya en su calidad de derechos, es necesario integrar un sistema de información, de orden cualitativo y cuantitativo, que nos permita identificar tanto los déficits, las carencias, los obstáculos y todo aquello que condiciona negativamente el desarrollo equitativo, sustentable, incluyente y productivo, como los procesos locales y las dinámicas del deseo que habrán de potenciarse para avanzar hacia una ciudad en donde todas y todos podamos llegar a ser. No se trata de establecer un modelo de ciudad, sino de adoptar modos de relación con el territorio, con lo público, y con el y la otra, que permitan reconocernos como una red social interdependiente. Hasta este punto, la ciudad – en nuestro caso, la metrópoli – sigue siendo un todo; un sólo sistema conectado de cuerpos, datos, procesos, prácticas, acciones y reacciones.

  1. De esta comprensión sistémica (si se gusta de Luhmann) o en red (si se prefiere a Latour) deben partir los proyectos de ordenamiento ecológico y territorial: estatal, regionales, metropolitanos, municipales; los Programas de Desarrollo Urbano: estatal, metropolitanos, municipales; los Planes de Desarrollo Urbano de Centro de Población y los respectivos Planes Parciales de Desarrollo Urbano municipales. Han sido notables las ausencias de estos instrumentos en distintos municipios metropolitanos, pero particularmente, la ausencia de un Programa o Plan de Desarrollo Metropolitano desde 1982, y de un Programa Estatal de Desarrollo Urbano. De hecho, la actual administración del estado ha decidido abiertamente eludir la materia de desarrollo urbano, convirtiendo la antigua Secretaría, en una de Infraestructura y Obra Pública, que es en realidad lo que terminó haciendo también la extinta SEDEUR. Por otro lado, el largamente esperado Instituto Metropolitano de Planeación, no ha dejado de ser un instituto al servicio de una burocracia que se resiste a asumir la lógica de una auténtica gobernanza metropolitana.

  1. Todos estos instrumentos de gestión urbana han sido usados, hasta ahora con poca efectividad, como instrumentos de regulación, no de proyección o fomento; han estado escindidos de los Planes Municipales de Desarrollo, que tradicionalmente adolecen, a su vez, de una dimensión territorial, como si el desarrollo pudiera planearse en el aire, sin un anclaje concreto en sitios específicos. El territorio es el medio en donde pueden converger las inversiones, programas y obras para darle un sentido estratégico e integrado al desarrollo; de otra forma, cada coto de poder presupuestal sigue sus propias lógicas, generando una dispersión y desarticulación en el gasto y las políticas públicas, que se traduce en exiguos y perversos impactos para el desarrollo urbano.

  1. La definición de sitios estratégicos – no ligados a la idea de acupuntura urbana, sino más bien a la noción de áreas de gestión urbana integral que abarcan un territorio más amplio – son la escala adecuada para definir las acciones urbanísticas. En este recorte analítico del territorio se hace más visible y se puede entender la comunidad en su diversidad. A esta escala pueden observarse los espacios, expresiones y dinámicas de la vida cotidiana, en la que habrá que insertarse ineludiblemente para comprender los procesos vivos de diálogo y reflexión que posibilitan el trazado de rutas de acción entretejidas.

  1. De aquí surgen los planes maestros y las plataformas de gestión barriales o sub-distritales que permiten, por un lado, darle un sentido local y comunitario a las acciones urbanísticas; y por el otro, trascender los núcleos del habitar cotidiano, para entenderse como parte de un complejo urbano más amplio. Los equipamientos, servicios, redes y vocacionamientos del espacio público desarrollados a esta escala, permiten configurar y funcionalizar – desde abajo – los sistemas urbanos, productivos, sociales, culturales y ambientales, posibilitando procesos de apropiación comunitaria que ayudan a proyectar las intervenciones urbanas más allá de la temporalidad administrativa.

  1. Este nivel de construcción a escala barrial, se convierte en la pieza básica del ensamblado que ha de configurar el sistema de planeación y gestión territorial. Constituye la base de los acuerdos que habrán de monitorearse, recrearse y hacerse cumplir con todos los medios disponibles. Esta ciudad finalmente va a cambiar en el momento que esto se garantice; en el momento en que esto se entienda como un derecho, cuyas violaciones deberán tener serias consecuencias.; cuando entre a la cárcel el siguiente que, por abuso de poder, afecte nuestro derecho colectivo a la ciudad, y a las condiciones básicas para ser en coexistencia.

Esto lo sabemos de hace tiempo, pero no hemos sido capaces de cambiarlo, quizá por que el pragmatismo y la frialdad con la que nos acercamos a la planeación urbana, nos hace entender la ciudad como un conjunto de terrenos y nos parece exagerado entenderla como el espacio para construir nuestro paraíso terrenal. La idea de metrópoli como ciudad madre, ¿no nos sugiere que hemos sido demasiado(s) hombres al frente de los ejercicios de planeación y gestión urbana?

@hektanon

Héctor Castañón R.

Fuente: http://desmesura.org/firmas/ocho-pasos-y-una-idea-para-reformar-esta-ciudad#sthash.uTR4Mn6L.dpuf

Cátedra UNESCO-ITESO: Gestión social para la construcción de ciudades seguras y sin violencias

1Los Seminarios Internacionales de Cátedra UNESCO-ITESO son espacios de encuentro, diálogo y reflexión, cuyo principal objetivo es compartir saberes sobre la situación del hábitat y construir de forma participativa modos de intervenirla para mejorar las condiciones de vida de la población.

En esta ocasión, el VII Seminario se enfoca en la compleja y sensible situación de la inseguridad y violencias que ocurren en los espacios de vida de la ciudad. El propósito de este encuentro es comprender la situación desde distintos imaginarios, compartir recursos conceptuales y prácticos, y explorar formas de gestión social para transitar hacia una cultura de paz en la ciudad.

Te invitamos a participar en las conferencias, mesas de diálogo, talleres, y sobre todo, en la construcción de una agenda de cultura de paz para la ciudad.

El seminario no tiene costo, pero es indispensable hacer un pre-registro.

El propósito de este encuentro es comprender la situación desde distintos imaginarios, compartir recursos conceptuales y prácticos,
y explorar formas de gestión social para transitar hacia una cultura de paz en la ciudad.

Participa en las conferencias, mesas de diálogo, talleres, y sobre todo, en la construcción de una agenda de cultura de paz para la ciudad.

21, 22 y 23 de abril de 2015
Auditorio Pedro Arrupe, SJ. Campus ITESO

Convocatoria dirigida a:

Académicos que promueven proyectos de intervención socio-urbana.

Alumnos y alumnas de Proyectos de Aplicación Profesional (PAP) y Posgrados.

Representantes de los diferentes niveles de gobierno en el Estado de Jalisco.

Miembros de Organizaciones de la Sociedad Civil.

Asociaciones de vecinos.

Ciudadanos interesados en la transformación social de sus barrios y colonias.

Miembros de la Red de Cátedras Unesco-México.

Miembros de la Red de Profesionales de la Ciudad.

 

Invitados especiales:

Dra. Diane E. Davis

Profesora de urbanismo y desarrollo del

Harvard University Graduate School of Design

Dr. Héctor Castillo Berthier

Investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM

Dra. Clara Jusidman

Presidenta honoraria de INCIDE Social A.C

C. Carlos Alberto Cruz Santiago

Director fundador de CAUCE CIUDADANO A.C.

Dra. María Eugenia Suárez de Garay

Investigadora del Instituto para la Seguridad y la Democracia, INSYDE A.C.

Estructura del seminario:

La estructura del seminario tiene cuatro componentes:

  1. Conferencias magistrales.
  2. Mesas de diálogo transdisciplinar.
  3. Talleres prácticos.
  4. Talleres participativos para construir una agenda de cultura de paz en la ciudad.

Mayores informes y registro aquí: http://www.iteso.mx/catedras/unesco

 

Conferencia Cálculo del agua subterránea en méxico: problemática y retos.

Las maestrias en sustentabilidad de iteso:
– maestría en proyectos y edificación sustentables
– maestría en ciudad y espacio público sustentable
Invitan a la conferencia:

Cálculo del agua subterránea en méxico: problemática y retos.  Impartida por: Dra. Liliana Andrea Peñuela Arévalo

jueves 8 de mayo de 2014, de 19:00 a 22:00 horas.

auditorio w – planta baja frente al salón w 104

campus iteso entrada libre.

Los crecientes impactos ambientales y degradación de la naturaleza en México hacen suponer que la gestión ambiental no ha sido del todo eficiente debido probablemente, y en gran medida, a una falta de visualización sistémica de la naturaleza.
Actualmente, la técnica difundida para la valoración del agua subterránea corresponde con el denominado cálculo de la disponibilidad media anual de agua subterránea de una unidad hidrogeológica (NOM-011-CNA-2000), sin embargo existe controversia en cuanto a su efectividad en relación con la determinación de las diferentes variables que componen la ecuación.
Adicionalmente, tal técnica no incorpora el análisis de procesos, calidad química del agua, relación entre componentes físicos del ambiente, entre otros; el análisis en conjunto de todos estos aspectos permitirá obtener un conocimiento previo del funcionamiento del flujo subterráneo, y por ende un mayor acercamiento al volumen real del agua subterránea en el país.

Resumen biográfico de la Dra. Liliana Andrea Peñuela Arévalo

Egresada en 2001 de la carrera de Geología de la Universidad Nacional de Colombia. Doctora del Posgrado en Geografía, Maestra en Ciencias (Geología Ambiental) del Posgrado en Ciencias de la Tierra y realizó un Diplomado en Geomática de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Ha llevado varios cursos de especialización sobre sistemas de flujo de agua subterránea y modelación hidrogeoquímica principalmente. Conferenciante en diversos congresos nacionales e internacionales.
Su experiencia laboral incluye la participación en diversos proyectos interdisciplinarios bajo convenios entre el Instituto de Geografía y entidades como la SEMARNAT, SEDESOL, IAEA, CONACYT, INE, etc.

Videourbana

VideoUrbanalogo copyNuevas geografías. Contextos Iberoamericanos

Esta edición de la BIAU, dando continuidad al Concurso de Ideas en la Red iniciado en anteriores convocatorias, pretende utilizar las posibilidades que ofrecen los medios audiovisuales para poner en común percepciones sobre el espacio urbano.

El objetivo es componer un mapa de miradas y experiencias urbanas que permita conocer de primera mano y compartir las peculiaridades, diferencias y semejanzas de barrios y ciudades desde la perspectiva del habitante, buscando explotar de diferentes maneras la riqueza del lema: Nuevas geografías contextos iberoamericanos, concepto que guía a esta edición de la IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo.

1. ANTECEDENTES

La Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo [BIAU] es una iniciativa del Gobierno de España en colaboración con distintas instituciones iberoamericanas, consolidada tras la realización de ocho ediciones como una de las referencias fundamentales para conocer la situación actual y prospectiva de la arquitectura y el urbanismo en la comunidad iberoamericana.

Las actividades básicas de la Bienal giran en torno al reconocimiento y difusión de las trayectorias profesionales más relevantes, de las obras más significativas de arquitectura y urbanismo, las mejores publicaciones, los trabajos de investigación más sobresalientes, y las mejores ideas de arquitectos y estudiantes de arquitectura. Las selecciones realizadas por los jurados de cada uno de los temas se incluirán en el catálogo y en las exposiciones correspondientes.

La IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo se celebrará en la ciudad de Rosario, Argentina, en octubre de 2014 con un Programa Académico de actividades, que incluirá una serie de conferencias magistrales, ponencias especializadas y mesas de debate articuladas alrededor del tema de la IX BIAU.

La BIAU quiere ser una plataforma estable de debate, de reflexión, de intercambio de experiencias y de relación entre profesionales de la Arquitectura y el Urbanismo de los 22 países que participan en ella a ambos lados del Atlántico. La Bienal también es un instrumento de construcción de un pensamiento crítico y de acercamiento de los valores de la Arquitectura y el Urbanismo a los ciudadanos y al conjunto de la sociedad en general. Para ello, durante los dos años siguientes a la celebración de la Bienal en Rosario, se propondrá un programa que acompañe y complemente los movimientos de la exposición de los trabajos premiados por ciudades de ambos continentes.

2. INSTITUCIONES CONVOCANTES

España

Ministerio de Fomento. Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo

Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE)

Fundación Caja de Arquitectos

Argentina

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación Argentina

Gobierno de Santa Fe

Municipalidad de Rosario

Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño. Universidad Nacional de Rosario

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe. Distrito 2 Rosario

3. PARTICIPANTES

Podrá participar cualquier persona interesada en mostrar su percepción y/o experiencia sobre la ciudad.

4. DOCUMENTACION A PRESENTAR

4.1 – Se presentará un vídeo (HD – 720p) con una duración máxima de 1 minuto y 59 segundos en el que se muestren o cuenten vivencias propias de la ciudad o barrio que habiten, revelando cosas que definan ese espacio urbano y/o haciendo propuestas para mejorar su habitabilidad, teniendo en cuenta cómo la arquitectura y el urbanismo influyen en la construcción de estas experiencias personales. Se presentará mediante un enlace a una plataforma de video (youtube, vimeo, etc).

4.2 – Datos a rellenar en el formulario en la web

Datos del video

Titulo

Emplazamiento del video

País

Autor/es

Colaboradores

Descripción (Breve descripción del contenido del video)

Enlace al video (youtube, vimeo,…)

Datos de contacto

Nombre y apellidos

Dirección postal

País

Dirección de correo electrónico

Telefono

5- FORMATO DE PRESENTACIÓN

La presentación será en formato digital a través de la web de la BIAU, tanto del video como los datos del autor/es, el título del video, el correo y teléfono de contacto. Los trabajos se presentarán a través de la página web de la BIAU www.bienaliberoamericana.org.

Para inscribir una propuesta es necesario tener un usuario de la web. Puedes crear un usuario en el siguiente enlace: ‘registro’

Una vez esté confirmado el usuario debes acceder con él en ‘acceso’

Con el usuario conectado puedes inscribir tus propuestas en’nuevo archivo’ dentro de ‘inscripción’

6- CONSULTAS Y CONTACTO

Las consultas se remitirán a la Secretaría Permanente de la BIAU por correo electrónico a la siguiente dirección consultas.biau@arquinex.es.

7- CALENDARIO

  • Lanzamiento de concurso: 1 de marzo de 2014
  • Fecha límite de subida de la documentación a la web: 25 de abril de 2014 (hasta las 23:59 hora local)
  • Consultas sobre las bases: hasta 24 de abril de 2014
  • Reuniones del Jurado: mayo 2014

8- PREMIOS

Se establecen los siguientes premios:

  • Premio del Jurado 1.000 euros
  • Premio de los Participantes 500 euros
  • El Jurado, si lo considera oportuno, podrá establecer hasta cinco menciones.
  • Las propuestas presentadas formarán parte del Mapa visual de percepciones urbanas de Iberoamérica disponible en la web de la BIAU y que se presentará en Rosario 2014.

9- JURADO

El Jurado estará compuesto por:

  • Ángel Borrego [España]
  • Tania Ruiz [Colombia]
  • Pablo Trapero [Argentina]

10- CRITERIOS DE VALORACIÓN

Es de sumo interés que el lema (Nuevas geografías. Contextos Iberoamericanos) que esta edición de la BIAU lleva como dirección de debate e intervención aparezca tratado en los trabajos que se proponen competir (ver Anexo I).  En la concesión de los premios, el Jurado valorará:

  • Capacidad de transmitir una vivencia urbana
  • Interés ciudadano del tema reflejado y del análisis y de la propuesta realizada
  • Originalidad y calidad en la realización del video.

 

Más informes aquí : http://www.bienalesdearquitectura.es/index.php/es/convocatoria-biau/videourbana-biau

Sin políticas (públicas) no hay ciudad amable

Fuente: http://transeunte.org/2012/06/28/sin-politicas-publicas-no-hay-ciudad-amable/

Por Mariana Orozco

A pesar de que 77.8% de la población mexicana reside en ciudades (INEGI, 2010), no existe una política pública nacional de desarrollo urbano y movilidad sustentable que reduzca, a través de inversiones eficientes, las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) generadas por el uso excesivo de los automóviles particulares, que aunque solo representan el 18% (Galindo, 2010) de los viajes en nuestras ciudades, en promedio, causan el congestionamiento y contaminación local que muchas de ellas vivien hoy en día, además de la costosa e innecesaria depredación de recursos naturales, gracias a urbanizaciones dispersas, que por su baja densidad amplían la periferia de la ciudades, destruyendo los cinturones de naturaleza de los que dependen cosas como nuestro abastecimiento de agua.

La semana pasada, en la conferencia Río+20, México puso sobre la mesa la urgente necesidad de acordar un plan de acción para lograr un desarrollo sustentable, pero sin reflexionar que una profunda transformación de la actual forma de hacer ciudad ayudaría a concretar el esfuerzo de mitigación y adaptación que nos hemos propuesto ante el cambio climático.

El actual marco legal e institucional en materia metropolitana y de transporte urbano y suburbano, hace imposible que las autoridades de los tres niveles de gobierno y la sociedad civil puedan coordinarse de manera efectiva. Así, se ve afectado el objetivo de implementar mecanismos sustentables para la ordenación y regulación de los asentamientos humanos en el territorio nacional, así como para la movilidad y accesibilidad de su población. Esto tiene como consecuencia que nuestro país se limite a esperar, en escalas sin precedentes, apoyos financieros y tecnológicos por parte de países desarrollados y solo así actuar frente al cambio climático.

En general, la movilidad urbana es un tema prioritario para las ciudades –teniendo además en mente que casi el 78% de los mexicanos viven en ellas, como le mencioné al inicio-, éstas destinan casi el 23% de los recursos provenientes del total de los fondos federales, en inversiones de infraestructura para el sector de transporte urbano. Sin embargo, las inversiones para la movilidad y accesibilidad de la población son sumamente inequitativas, ya que el 76.2% del total de dichos recursos es destinado a  inversiones que promueven el uso del automóvil particular, tales como la ampliación y mantenimiento de vialidades, las cuales se hacen pensando en mover automóviles, promueven el tráfico inducido y generan más congestionamientos, soluciones para nadie, ni siquiera para el transporte publico que pasa por ellas: también queda atascado en el tráfico.

En contraparte, se destina menos del 20% del total de los recursos específicos para la movilidad urbana a inversiones para el transporte público, el mejoramiento del espacio público, la infraestructura ciclista y la seguridad peatonal. Cabe destacar que las inversiones en infraestructura ciclista y para mejorar la seguridad peatonal –ambas determinadas como “movilidad no motorizada”- representan solamente el 3.1% de los recursos (Reporte del Fondo Metropolitano, ITDP, 2012).

Pero existen soluciones para satisfacer las necesidades urbanas, bajo un nuevo modelo integral de Planeación Urbana + Movilidad. Sin embargo, en la actualidad, INFONAVIT, CONAVI, BANOBRAS, las secretarias federales y los gobiernos locales, todos ellos corresponsables en el tema, no concurren en una estrategia de política transversal, lo que ha llevado a la implementación de acciones desarticuladas y bajo diferentes visiones que no propician alternativas de vivienda y transporte sustentables para la población urbana.

Las acciones gubernamentales no tienen el objetivo de evitar viajes y grandes traslados, promover un cambio de modos de transporte ni de mejorar las opciones de movilidad que ya existen, por el contrario, los recursos públicos se destinan a obras que promueven el uso del automóvil particular y, así, a urbanizaciones sin densidad ni variedad de servicios, lo que propicia un mayor número de kilómetros recorridos por vehículo en nuestro país, viajes cada vez más largos y, con ellos, kilogramos de Co2 por cada litro de gasolina utilizada, que además, continua siendo subsidiada, sin considerar los efectos regresivos ni los costos de oportunidad desaprovechados.

A lo anterior se le suma otra absurdo modelo, que ha sido adoptado por los responsables de aprobar el destino de los recursos federales etiquetados en el FONDEN, el cual atiende los efectos de desastres naturales imprevisibles, sin proponer un nuevo esquema de ciudad que brinde mayores niveles de resiliencia -capacidad de recuperación económica, social y natural ante el cambio climático- para sus habitantes.

Ante la baja capacidad técnica de los gobiernos locales, resulta necesario modificar los actuales procedimientos con los que el gobierno federal evalúa los costos y beneficios reales que conllevan las acciones implementadas en cuanto a transporte urbano,  así como monitorear sus alcances y verificar que se obtenga el resultado esperado, tomando en cuenta tanto el factor cambio climático, como las externalidades y costos negativos a la sociedad en salud, accidentes y daños ambientales que genera el uso excesivo del automóvil.

Lo anterior también invita al gobierno federal a tomar una responsabilidad por  fortalecer y  brindar lineamientos técnicos de calidad que dejen atrás las negociaciones político-presupuestarias, redireccionar la tendencia de inversión de los recursos federales e incentivar a los estados y municipios a impulsar proyectos de urbanismo sustentable, bajo mecanismos que aumenten la capacidad de sinergia con la sociedad civil, la academia y la inversión privada.

La reglamentación pendiente de la recién promulgada Ley de Cambio Climático, el trabajo  realizado para contar con una nueva Ley General de Asentamientos Humanos, la iniciativa de Ley General de Transporte Urbano y Suburbano y el cambio de administración federal, brindan un escenario favorable para que se realicen las reformas al marco jurídico e institucional  que México necesita, y así hacerle frente a la problemática mencionada con una verdadera transformación del actual estilo de vida urbano.

Cuando nuestras acciones estén enfocadas a la construcción de ciudades, será posible contribuir de manera más efectiva a mitigar el cambio climático y adaptarnos a él, sin comprometer el destino de las futuras generaciones.