Convocatoria de Intervención Arquitectónica de la Feria de las Culturas Amigas 2016

La Feria de las Culturas Amigas es uno de los eventos culturales de carácter internacional más importantes de la Ciudad de México, donde sus visitantes tienen la posibilidad de conocer más sobre la cultura, tradiciones y costumbres de distintas naciones, mediante la presentación de stands representativos y actividades artísticas.

Debido al éxito de este proyecto desde su primera edición, la Feria de las Culturas Amigas se ha convertido en una tradición capitalina celebrada año con año, en un importante espacio de encuentro e intercambio cultural para el creciente número de asistentes y países participantes, así como en una gran oportunidad para la Ciudad de México de estrechar sus lazos de amistad y cooperación a nivel internacional.

Tras llevarse a cabo durante sus primeras cinco ediciones a lo largo de la Avenida Paseo de la Reforma, desde 2014, la Feria de las Culturas Amigas ha tenido como sede el Zócalo capitalino, donde se han desarrollado intervenciones arquitectónicas integrando la exposición de stands representativos de los países participantes, del Pabellón de la Ciudad de México y de un Foro de Conciertos que, en la más reciente edición de la Feria, albergaron más de 200 actividades culturales y recibieron a 3 millones de asistentes.

Considerando la expansión y creciente afluencia de la Feria de las Culturas Amigas, se ha adquirido una mayor responsabilidad ante al uso del emblemático espacio público que ocupa, razón por la cual se lanza la presente convocatoria abierta con el objetivo de conocer y seleccionar un proyecto conceptual capaz de dotar de una visión de sustentabilidad y eficiencia que incida en el mejoramiento de la infraestructura, operación y calidad de los servicios de la Feria de las Culturas Amigas 2016.

Lo anterior, garantizando el respeto y la optimización del espacio público utilizado para albergar este importante evento de carácter público y gratuito, y que, conforme a ello, facilite el acceso, la movilidad y seguridad de los visitantes de esta fiesta multicultural que presenta a la Ciudad de México como una capital abierta, solidaria e incluyente.

Aquí más información: http://www.internacionales.df.gob.mx/convocatoriafca2016/

5° Concurso de Arquitectura Intervención Urbana: Distrito Argentina / Escuela Digital

Fuente: Archdaily MEX

El Gobierno del Distrito Federal a través de la Autoridad del Centro Histórico y de la Autoridad del Espacio Público, en colaboración con Escuela Digital, convocan a jóvenes estudiantes, pasantes y titulados de las áreas vinculadas a la arquitectura, al urbanismo, a la arquitectura del paisaje, al diseño, así como carreras afines al 5° Concurso de ideas arquitectónicas “Intervención Urbana, Distrito Argentina, Centro Histórico, Ciudad de México” para desarrollar una propuesta de mejora del espacio público, contribuyendo a una nueva cultura para su rescate.

BASES

Participación

Abierto a todos los profesionistas relacionados con la Arquitectura (arquitectos, urbanistas, arquitectos del paisaje, diseñadores, etc.) así como a los estudiantes de carreras afines (arquitectura, urbanismo, paisajismo, etc.). Equipos interdisciplinarios pueden también tomar parte en el concurso.

Nota: Puede intervenir cualquier persona. La participación y registro en el concurso implica la inmediata aceptación a todas las condiciones presentadas en este documento.

Objetivo del Concurso

Fomentar una cultura para la recuperación de espacios públicos que padecen problemas de deterioro urbano, vialidad, comercio ambulante, detrimento en la calidad del hábitat, subutilización y usos no adecuados, con el fin de promover mejores prácticas en el diseño urbano y la planeación, que impulsen mejoras en la calidad de vida de los usuarios de la ciudad.

Más info aquí: http://www.escueladigital.com.mx/concurso-de-arquitectura/index.php

Casa Prieto López

por. Diego Rodríguez Armida – @diegoroarmida

Fuente: http://fugarquitectura.com/fuga/2014/09/29/casa-prieto-lopez/


Existen eventos, situaciones, actividades, proyectos e ideas que no podemos evitar, ni como personas, ni como sociedad, pero este no es el caso del acontecimiento del que me gustaría enterar – a todo aquél que aún no lo esté – y concientizar – a todos los que como yo, estábamos enterados desde un principio y no hicimos nada. Con el pretexto de haber encontrado alteraciones al proyecto original y fallas en el jardín de la casa Prieto López, una de las obras más notables del arquitecto Luis Barragán y por tanto de la arquitectura mexicana, el propietario actual emprendió hace unos meses una obra de “recuperación”.

Pocos ó ningún medio de arquitectura está enterado con exactitud de lo que ahí sucede el día de hoy, y por ende tampoco lo está el gremio arquitectónico nacional ó la sociedad en general. Incluso aquellos que transitan diariamente por la avenida De las Fuentes en Jardines del Pedregal, en la Ciudad de México, se preguntaron qué sucedía ahí; y en ellos, en todos los que sabíamos que algo pasaba, teníamos en la mente – al menos como una esperanza – que las modificaciones serían mínimas, y se respetarían los ideales del arquitecto Luis Barragán.

La casa Prieto López es un inmueble que por su tamaño y localización tiene un valor monetario muy alto (+/- $60,000,000.00MXN), lo que hacía pensar que aquél que la comprara atendería a las reglas éticas que implica el ser propietario del patrimonio cultural de una nación; que se tendría respeto de las líneas con las que se proyectó esta casa, y no verla como un ente sin identidad, que pudiese ser modificado al gusto y no-gusto de quien la posee. Existen varios artículos rondando por la red que explican las supuestas intenciones del nuevo dueño, que según algunas fuentes, aunque desconozco si los datos que mencionan son verídicos, es también propietario de una importante cadena de taquerías en México, aunque eso no es lo importante, lo importante es saber que estas son las acciones que están acabando con el patrimonio mexicano del siglo XX, y es necesario señalarlas y debatirlas.

Prieto1

Estado del acceso a la Casa Prieto López previo a las obras de restauración.

Prieto2

Estado actual del acceso a la Casa Prieto López, posterior a las obras de restauración

Lo cierto es que la desmedida “recuperación” de este inmueble es un claro ejemplo de todo eso que no debería estar permitido hacer, pues la poco acertada ampliación de la barda (ya que ni siquiera fueron cuidados para escoger una piedra parecida al basamento original), los trabajos de demolición de material volcánico y extracción de vegetación del jardín (esto lo sé porque implementaron un acceso temporal de la calle al jardín para sacar los restos, acceso que después “parcharon” pues por coloquial que suene el término, creo que es difícil describirlo de distinta manera), la demolición del pórtico de acceso principal, el retiro de buganvilia de acceso vehicular, y entre otras acciones, sólo muestran que en la actualidad la importancia que la arquitectura tiene para las autoridades es nula.

No sé quién es el responsable, o quién fue el que permitió ó se “hizo de la vista gorda” en este caso, pero si sé que nosotros (sobre todo los arquitectos, jóvenes y estudiantes de las artes y el diseño) hemos sido responsables, debido a la falta de protesta y estructuras de protección patrimonial, de la destrucción de muchas joyas arquitectónicas y de la creación de nuevos adefesios en la colonia Jardines del Pedregal, o en otras zonas de la Ciudad de México. Hoy lo cierto es que habrá cambios en esta casa que no podrán deshacerse, es cierto que la Casa Prieto López perderá esencia y sentido, pero ante todo esto, me conformo con que por lo menos alcemos la voz.


Diego es tesista en el Taller Max Cetto de la Facultad de Arquitectura UNAM

“Las autopistas urbanas son como ríos venenosos”: Peñalosa

Fuente Milenio: http://www.milenio.com/df/Enrique_Penalosa-autopistas_urbanas-segundos_pisos_0_364763545.html

Entrevista por Héctor Zamarrón

Enrique Peñalosa recomienda precaución en la forma en que se redensifica la ciudad; cuestiona cuál es la justificación para que no haya transporte público en carriles exclusivos en los segundos pisos.

Si el espacio vial pertenece a todos los ciudadanos por igual ¿por qué la mayoría de las ciudades le dan más espacio a los carros que a los seres humanos?, con esa pregunta resume Enrique Peñalosa la importancia de discutir el tipo de ciudad en que queremos vivir.

Consejero global del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, experto en urbanismo, ex candidato presidencial del Partido Verde en Colombia, ex alcalde de Bogotá, Peñalosa está en México para atender reuniones sobre planeación y desarrollo.

En entrevista para MILENIO, Peñalosa asegura que la ciudad de México “está cada vez más mejor, obviamente uno siempre sueña que puede ser mejor, pero veo ciclovías, mejoras en las banquetas, veo más sistemas de buses y carril exclusivo, de manera que creo que ése es el rumbo hacia una ciudad que le da prioridad a los seres humanos, a los peatones, a las bicicletas y al transporte público”.

Pero también cuestiona, con tacto, a los segundos pisos:

– En el mundo ya es claro que las autopistas urbanas destruyen la ciudad. Todas las autopistas urbanas, aun a nivel, son como un río venenoso, que deshumaniza, que destruye el valor de la finca, sobre todo si es vivienda, porque si son bodegas industriales tal vez no, y las autopistas elevadas tal vez peor.

Pero si tenemos autopistas,  yo hago una pregunta respetuosa, con el amor y cariño que le tengo a esta ciudad, ¿qué justificación ética o técnica existe para no tener buses con carriles exclusivos en ellas?

Desde la perspectiva técnica, un bus, un carril exclusivo para buses, aun sin sobrepaso, moviliza mínimo, unas veinticinco veces más personas que un carril para carro. Entonces no se necesita un Ph de Harvard, un comité de niños de 12 años se da cuenta en 20 minutos que la manera más eficiente para utilizar un espacio vial escaso son los carriles exclusivos de buses.

Y desde la perspectiva democrática, si es cierto que todos los ciudadanos son iguales, como dice el primer artículo de la Constitución mexicana, pues evidentemente un bus con 100 pasajeros tiene derecho a 100 veces más espacio en la vía que un carro con uno, pero lo curioso es que hoy esas autopistas no se están usando ni técnica ni democráticamente de una manera eficiente.

-¿Cómo ve a la ciudad de México?

Esta ciudad siempre ha tenido una creatividad especial, ha tenido arte, ha tenido culinaria, ha tenido música. Yo diría que es una de las ciudades atractivas del mundo. Comentaba con mi esposa que ésta es una de las dos o tres ciudades que consideraríamos para irnos a vivir.

El DF es fascinante. Barrios como éste, la Condesa, que tiene parques, que tiene banquetas, pero también hay riesgos de destrucción. Uno claramente, los carros en las banquetas son el comienzo del fin de una ciudad.

Pero, por ejemplo, el encanto que tiene la Condesa en buena medida tiene que ver con sus ventanas en el primer piso, o comercios y cafés. Los edificios nuevos que están haciendo son muy destructivos, no porque sean altos, que puede ser hasta bueno, sino porque en el primer piso ponen carros estacionados, entonces ponen paredes ciegas.

Una ciudad en donde uno camina frente a paredes ciegas es una ciudad terrible, y eso es malo para la seguridad, entonces, cuando en México ahora están hablando de densificar las ciudades, de hacer ciudades más compactas, hay que tener mucho cuidado con cómo se densifica.

La medida de evaluar un edificio, una vía o cualquier cosa que se haga en la ciudad, es si esto hace más agradable el entorno, si se puede caminar ahí, jugar ahí, darse besos ahí.

-¿Es quizá esa la clave del urbanismo por el que ha peleado durante muchos años?

L o que estamos tratando de hacer es una sociedad democrática, más igualitaria, no es igualdad de ingreso porque ya con economía de mercado eso no es posible, pero sí lograr que se cumpla la Constitución.

La democracia no es sólo que vote, democracia es que se cumpla un principio fundamental, es que los ciudadanos sean iguales frente a la ley y si es que eso es cierto el interés general prevalece. Eso no es solo poesía.

Hace diez o doce años estuve en Huatulco en uno de los hoteles más lujosos, ahí me llamó mucho la atención que exactamente adyacente al hotel había un gran letrero que decía: “Entrada a la playa pública”, y incluso al salir del hotel a la playa, había un aviso que decía usted está entrando a una zona federal. Y yo me dije, qué maravilla México, la revolución mexicana, la democracia, pero ahora que es estuve en Cancún veo que ahí hicieron exactamente lo contrario, sellaron la playa y los ciudadanos de menores ingresos de Cancún no pueden tener ingreso a la playa, a su propia playa, a la playa de su propio país.

Entonces, estas son discusiones que uno cree que ya están superadas y no. Esos desarrollos de Cancún que son más recientes, son menos democráticos que los de Huatulco. Claramente, las autopistas urbanas, son como ríos venenosos, porque los seres humanos no pueden caminar junto a ellas, casi no pueden atravesarlas.

-En la ciudad de México se han construido autopistas urbanas con el discurso de que al ser de cobro y pagarlas los automovilistas  vale la pena hacerlas, ¿qué opina al respecto?

Esas autopistas destruyen el entorno, los ciudadanos de ingresos altos siempre quieren más de esas autopistas porque obviamente no pasan por sus barrios, por las colonias más ricas, sino por las de los de menores ingresos.

-¿Qué está pasando en el mundo con esta discusión?

Ya es claro que las autopistas urbanas destruyen ciudad, incluso las autopistas elevadas se han venido tumbando en todas partes. En San Francisco, Nueva York, Boston y la más reciente que tumbaron fue el año pasado en Río de Janeiro, 5 km.

-¿Cómo distribuir el espacio entre peatones, automovilistas, ciclistas, motociclistas?

El recurso más valioso de una ciudad es su espacio vial, uno podría encontrar petróleo o diamantes bajo el suelo de ciudad de México y no sería tan valioso como el espacio vial.

Lo que sí podemos recordar es que ese espacio vial le pertenece a todos los ciudadanos por igual, tiene el mismo derecho un ciudadano pobre que no tiene carro o un niño que quien anda en un carro de lujo. Entonces, la mayoría de las ciudades por ejemplo, le dan más espacio no sólo a los carros que se mueven, sino a los carros estacionados, que a los seres humanos y uno se pregunta ¿cómo se decidió eso?, ¿alguien votó, votaron los niños?

-Ahora no sólo en carros, también se mueven hasta en helicóptero.

Sí, eso pasa en Río de Janeiro…

-Y aquí en la ciudad de México.

Lo curioso del helicóptero es un caso muy interesante. Uno entiende que100, 200 o hasta mil personas se pueden movilizar en helicóptero y salir de casa y llegar al supermercado o a la oficina en ese medio, pero claramente si todos los ciudadanos se movilizaran en helicóptero eso no sería posible porque se estrellan unos contra los otros. Pero los carros son tal vez hasta más dañinos que los helicópteros, porque utilizan el mismo espacio vial, compiten por el espacio con los seres humanos, y también ocurre lo mismo que con los helicópteros, si todos los ciudadanos se movilizaran en automóviles la ciudad colapsaría. El sistema funciona solamente en la medida en que una minoría se movilice en carro y cuando hablamos del estacionamiento es bueno recordar lo siguiente:

Las constituciones tienen páginas y páginas de derechos, pero ni aun así está incluido el derecho al estacionamiento, entonces es importante recordar que el estacionamiento no es un derecho constitucional, el alcalde o el presidente municipal puede ampliar la baqueta o hacer ciclovías y eliminar el estacionamiento y si le preguntan ¿y ahora dónde nos vamos a estacionar? El alcalde puede decir, es igual que si usted me pregunta dónde va a guardar su comida o su ropa. Ese no es un problema del gobierno, el gobierno no tiene ninguna obligación de dar estacionamiento. Mas aun, algo interesante es lo siguiente.

Ya es claro en el mundo que hacer mas vías no resuelve los embotellamientos porque lo que general tráfico es el número de viajes y lo largo de los viajes y no el numero de carros, en resumen, algo que es un poco menos claro y todavía importante es que el transporte masivo tampoco resuelve los embotellamientos, uno podría hacer una línea de metro debajo de cada calle y eso tampoco. Lo único que lo resuelve son las restricciones al embotellamiento o las restricciones al uso del carro en general. En Londres, por ejemplo, cobran por entrar al centro en automóvil. En otras partes se tienen restricciones por el número de la placa, pero la restricción más sencilla es la restricción al estacionamiento. En el centro de Londres, por ejemplo, desde hace 40 años los edificios de oficinas no pueden tener estacionamiento, todo lo contrario a lo que ocurre en el centro de Bogotá o en el centro de la ciudad de México, es un requisito.

– ¿Ha avanzado el tema de movilidad?

Más que el tema de movilidad, se tiene claro cómo es que debe ser la ciudad porque nosotros no podemos hablar de soluciones de movilidad si no tenemos claro qué tipo de ciudad queremos. Porque es muy distinto el tipo de soluciones si queremos una ciudad más parecida a Ámsterdam o a Houston.

A veces hay injusticias flagrantes que las tenemos delante de nuestras narices y no las vemos porque estamos acostumbrados a ellas, por ejemplo hace menos de 90 años las mujeres no podían vota, y a todo el mundo eso le parecía normal, no eran los nazis, era todo el mundo, yo digo que ahora ocurre lo mismo con los buses.  Tener un autobús en un embotellamiento es casi tan antidemocrático como no permitir que las mujeres voten y que claramente si todos los ciudadanos son iguales, pues un bus con 80 0 100 pasajeros tiene derecho de prioridad en la vía. Un bus jamás debería estar en un embotellamiento, debería tener siempre carril exclusivo.

Digamos que ciudad de México podría resolver muy sencillamente su problema de movilidad con carriles exclusivos para buses en todas partes, eliminando estacionamiento en la calle, restringiendo estacionamiento en los edificios de destino como centros comerciales u oficinas. Es que la movilidad es un problema muy especial, muy distinto de los demás. Es muy distinto porque a diferencia de la salud, la educación, que mejoran en la medida en que nos volvemos más ricos, la movilidad tiende a empeorar. Y segundo es un problema que no se resuelve con dinero o tecnología, es un problema que se resuelve con cambios en nuestro comportamiento. De nada sacamos haciendo muchos sistemas de transporte masivo si los ciudadanos que tienen carro no los usan.

– ¿Una concepción errónea de modernidad?

Nosotros tuvimos ciudades sin carros por cinco mil años, un niño salía a la calle sin ningún temor, jugaba en la calle. Hay unas cifras maravillosos de un libro que sacó un autor que se llama Peter Norton, en 1900 nadie murió atropellado por los carros en Estados Unidos, no había carros. Sólo veinte años más tarde, sólo veinte años, entre 1920 y 1930, más de 200 mil personas murieron atropellados por los carros, casi los mismos que murieron en la segunda guerra mundial.

Entonces, sí claro, cuando los carros aparecen son de los ciudadanos de mayores ingresos, eso les parece lujoso y valoriza los barrios donde había un carro y sin darnos cuenta, les entregamos la ciudad. Creo que ya es hora de recuperarla.

Pelea estira el legado de Barragán de México a Basilea

Casa Liraldi Luis Barragán

[Aspecto de la Casa Gilardi de Luis Barragán.]

Fuente:http://elfinanciero.com.mx/secciones/estilo-de-vida/42902-pelea-estira-el-legado-de-barragan-de-mexico-a-basilea.html

© 2013 New York Times News Service
NUEVA YORK. Cuando Luis Barragán, considerado por muchos el arquitecto más grande de México, murió en 1988, dejó dispersas residencias privadas y obras públicas semejantes a joyas en la Ciudad de México y Guadalajara, su ciudad natal. Pero una parte importante de su legado –su archivo profesional y los derechos de autor de diseños e imágenes de gran parte de su obra– terminó a miles de kilómetros de distancia de su patria.
Después de pasar a la viuda del socio de negocios de Barragán, fueron vendidos en 1994 a una acaudalada pareja suiza, Rolf Fehlbaum, presidente de Vitra, la compañía mueblera internacional y museo del diseño, y la mujer que iba a convertirse en su esposa, Federica Zanco, una experta en arquitectura.
En los años transcurridos desde entonces, Zanco ha dedicado su vida a promover el legado de Barragán. Pero su determinación de mantener el archivo en la sede de Vitra cerca de Basilea ha exasperado a muchos en México, quienes se han quejado por años de que el país no haya logrado retener el archivo y quienes dicen que Zanco ha entorpecido el estudio de este arquitecto galardonado con el Premio Pritzker en donde su trabajo está inextricablemente arraigado, reservando gran parte de su legado para sí misma.
Estas tensiones culturales han bullido durante años. Y ahora son sacadas a la superficie por la artista de Brooklyn Jill Magid, quien, de manera muy similar a Zanco, tuvo poca conexión inicial con México o Barragán pero se llegó a sentir atraída por su colorida obra modernista y su vida altamente privada y se ha incorporado de manera personal en la pelea.
“Jill Magid: Mujer con sombrero”, una exhibición que se inauguró en noviembre en Art in General en Nueva York, es uno de los primeros disparos de salva en lo que planea sea una serie de provocativas obras artísticas sobre Barragán que oscilen de manera surrealista entre los hechos y la ficción, el pasado y el presente, y México y Suiza.
Magid, de 40 años, se ha hecho de un nombre en exposiciones en el Tate Modern y el Whitney con obras que, como escribió Roberta Smith en The New York Times, “parecen motivadas por el deseo de infiltrar y personalizar, si no sexualizar”, los sistemas de control en la sociedad contemporánea.
Para una pieza, se hizo amiga y acompañó como su sombra a un agente de la policía de la Ciudad de Nueva York durante más de cinco meses; para otra, hizo arreglos para que el enorme sistema de vigilancia con cámaras de la policía en Liverpool, Inglaterra, registrara sus movimientos. En 2005, la agencia de espionaje holandesa en La Haya pagó más de 100 mil dólares para comisionar una de sus obras artísticas pero terminó confiscando y eliminando partes de la misma por temor a que sus revelaciones personales sobre los agentes comprometieran su seguridad.
Se enteró del archivo de Barragán casi por coincidencia, mientras exhibía su obra en una galería de la Ciudad de México, Labor, que se encuentra frente a la Casa Luis Barragán, la residencia del arquitecto hasta su muerte y ahora un museo dirigido por una fundación mexicana creada usando parte de los activos de Barragán tras su muerte.
“Entre más escarbaba, el relato mismo era fascinante, pero giraba más en torno a todos los interrogantes que planteaba sobre la historia del artista, sobre la historia misma”, dijo en una entrevista en su estudio. De la dedicación decidida de Zanco a Barragán, para lo cual Zanco creó su propia organización sin fines de lucro, la Barragán Foundation, Magid dijo: “¿Cuál es la diferencia entre amar algo y amar tanto algo que se le sofoca?”.
Magid imaginó a Zanco y el archivo como amantes, en cierto sentido, y se proyecta a sí misma como la tercera en discordia en un triángulo de amantes, contratando a abogados para que le ayuden después de que Zanco rechazó sus solicitudes de visitar el archivo y para el uso de los materiales. En algún lugar en medio de este triángulo está la fundación en la Ciudad de México, la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, que a menudo se ha impacientado por el control que tiene Zanco sobre el legado de Barragán.
“De vez en cuando, afirman que no podemos publicar libros, fotografías o realizar películas en nuestra propia casa; o, es más, en cualquier otra obra de Barragán, sin el permiso ‘adecuado’ de sus abogados, y, por supuesto, una tarifa”, señaló la organización en una declaración por escrito en respuesta a preguntas sobre su relación con la fundación suiza.
Las obras de Barragán y las imágenes de las mismas, añadió la declaración, “pertenecen a este país y a toda la gente en el mundo que busca la vitalidad y el consuelo de la belleza. Sería realmente extraño que los ‘derechos’ de Frank Lloyd Wright o Louis Khan se mantuvieran y administraran desde otro país, rigiendo su trabajo y limitando el acceso al público estadounidense”.
En una larga entrevista telefónica desde las oficinas de su fundación en Suiza, Zanco dijo que aun cuando comprendía los sentimientos de aquellos a quienes les gustaría que el archivo permaneciera en México, ella se ve como su salvadora, tras evitar que fuera vendido por piezas.
“Veamos lo que habría sucedido si nosotros lo hubiéramos dejado”, dijo. “Estaría disperso. Sería mucho más difícil reunir estas cosas”.
En cuanto a los permisos de derechos de autor y el acceso a los materiales, Zanco dijo que su fundación tenía poco tiempo para manejar las solicitudes porque ha estado dedicada a tratar de completar un estudio y catálogo de dos volúmenes del archivo para el año próximo. El dinero que la fundación recibe por tarifas de derechos de autor es minúsculo, dijo.
“Lo que peleo es el crédito”, dijo. “Me gustaría difundir la noticia de que la fundación está aquí”.
De los descontentos en México, dijo: “Quizá yo hiera sensibilidades, sin darme cuenta”. Pero añadió: “Lo que no acepto es: ‘aquí, somos pobres’, y ‘ustedes son ricos y colonialistas’. Yo no soy así”.
Magid, quien ha ahondado profundamente en muchos de los documentos personales, cartas y libros de Barragán que permanecen en un archivo más pequeño en la Ciudad de México, ha hecho de los derechos de propiedad intelectual un tema central y destacado de su exposición en Art in General principalmente haciendo grandes esfuerzos por permanecer apenas fuera de los límites de la violación de derechos de autor.
No se reproducen imágenes de las obras de Barragán. En vez de ello, compró varias copias de un libro sobre Barragán publicado por Zanco en 2001 y los colgó en la pared como obras ya hechas, con marcos en torno a las imágenes para hacerlas parecer impresiones fotográficas. Como no pudo conseguir que la fundación suiza le prestara una silla Butaca, una de las raras creaciones de muebles de Barragán, Magid fotografió una miniatura de la silla alguna vez producida por Vitra y la amplió al tamaño real.
Zanco ha advertido a Magid por escrito que tenga cuidado con las “implicaciones de derechos de autor” en la forma en que se entrega a su propia fascinación por Barragán. Pero, en la entrevista, Zanco insistió en que no sentía animosidad hacia la artista: “Los interrogantes que plantea son convincentes”, dijo. “Eso me encanta”. Añadió que esperaba que las dos pudieran colaborar en el futuro.
Magid dijo que también lo esperaba. Pero en la nueva exhibición, Zanco a menudo surge como sólo otro de los implacables agentes de control que han sido tan prominentemente expuestos en la obra de Magid. Y la naturaleza de la colaboración que la artista busca quizá no sea algo para lo cual Zanco esté preparada.
Una obra en la galería presenta el texto de una carta personal íntima que Barragán alguna vez escribió a una mujer que conocía. Pero ha sido alterada por Magid para que la carta ahora parezca ser de dirigida por ella misma a Zanco.
Comienza: “Muy querida Federica: Te agradezco infinitamente cumplir las promesas que hiciste”, y continúa: “Ahora sufro por tu ausencia y, lo que es aún peor, me siento ausente de todo lo que me rodea”.
Concluye: “Escríbeme mucho y ámame. Sinceramente tuya”, y está firmada por Jill Magid.

Urbanismo hecho a mano [arquine]

1Fuente: http://www.arquine.com/blog/urbanismo-hecho-a-mano/

por Miquel Adrià @miqadria

Dice Wolfgang Nowak que las ciudades ya no las construyen los humanos, las construyen los inversionistas. Añado que en México, como en casi todo el mundo, las ciudades son el resultado de la presión demográfica, la especulación inmobiliaria y la gestión de políticos cortoplacistas, aderezado con buenas dosis de corrupción que engrasan las grietas entre lo formal y lo informal.

Esta semana se presentó el libro Handmade Urbanismeditado por Ute Weiland, con Ana Álvarez entre otros, e inspirado por Wolfgang Nowak, creador del premio Urban Age-, que destaca las acciones de transformación creativa de las grandes metrópolis del planeta, realizadas desde las comunidades informales y desde la autogestión. El libro refleja un programa que investiga el futuro de las mega-ciudades del planeta en el siglo XXI y que premia anualmente las acciones más ejemplares. Presentado por Ute Weiland, la mesa estuvo conformada por Ana Álvarez, curadora del capítulo mexicano, Jose Castillo, arquitecto, doctor en urbanismo y consejero de Urban Age, Oscar Pérez, líder de la comunidad Miravalle ganadora de la última edición del premio, Betsabé Romero, artista visual que formó parte del jurado, y el que suscribe estas líneas.

Cinco macrociudades son los paradigmas del cambio de este planeta mayoritariamente urbano: Mumbai, Sao Paulo, Estambul, Ciudad del Cabo y ciudad de México. De cada una se seleccionaron casos de éxito de alianzas de responsabilidad compartida entre ciudadanos, inversores y ONGs para que contribuyan a mejorar la calidad de vida de sus respectivas ciudades. Este premio anual otorga 100,000 dólares al proyecto destacado. El ganador, ubicado en la comunidad de Miravalle de Iztapalapa, es una de las casi doscientas iniciativas que se presentaron y muestra el efecto benéfico de la acupuntura sociocultural en tejidos de la periferia metropolitana, rescatando espacios donde sus habitantes se convierten en ciudadanos, transformando no-lugares en plazas y basureros en parques, recuperando ríos contaminados y mejorando la accesibilidad. Concretamente, la comunidad de Miravalle convirtió un terreno abandonado en un espacio público provisto de biblioteca, centro digital, salones para talleres, comedor económico para 300 personas diarias, y dos foros abiertos para actividades culturales y sociales. También tienen una planta de reciclaje de plástico que ocupa a unos treinta jóvenes del barrio.

Sin duda un premio y una publicación como ésta sirven para llamar la atención, en el mejor sentido, apuntando que es urgente asumir que se trata de un problema global. Aunando experiencias de las periferias metropolitanas se teje una red de conocimientos. No se puede repensar la ciudad sin reconocer las experiencias llevadas a cabo por la comunidad, diseñadas por la gente y no por urbanistas o arquitectos. En realidad el premio permite poner sobre la mesa distintos proyectos de todo el mundo, compararlos y aprender de ellos. Todos parten del trabajo en colaboración entre la gente, para mejorar sus condiciones de vida en sus comunidades y crear redes entre ellas que los hace más fuertes y eventualmente, más concientes de sus problemas y sus posibilidades. A su vez, se reconoce una realidad informal, no como alternativa ni como otro mundo paralelo, sino como parte de una misma sociedad, de una misma metrópolis.

El libro refleja una narrativa fluida para todos los lectores, una excelente selección de entrevistados y también de entrevistadores, entre lideres de la comunidad, del gobierno, de la academia y de la cultura. Cifras duras que permiten comparar escenarios globales, con acciones precisas a nivel local, dibujos infantiles y líneas de tiempo, permiten completar la información. Un libro que refleja la energía de un proyecto cargado de humanidad, de ritmo ameno y bien diseñado, que se convierte en una poderosa herramienta para compartir unas iniciativas que desplazan la marginalidad hacia una ciudadanía integrada y que debería estimular a alcaldes y urbanistas a mirar a su alrededor. Con este premio –apunta Ute Weiland- se hace visible lo invisible. 

 

2

3

4