El MoMa abrirá muestra de la arquitectura de América Latina.

El museo presenta en México DF una exposición de arquitectura en América Latina de 1955 a 1980 que abrirá en Nueva York en marzo

En la cafetería de uno de los edificios que incluirá la muestra, el Museo Tamayo de México DF (obra de Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky, 1981), el curador Patricio del Real precisa el objetivo de la exposición Latinoamérica en Construcción: Arquitectura de 1955 a 1980, presentada este martes en el DF y que se exhibirá del 29 de marzo al 19 de julio en el MoMA de Nueva York: “El MoMA hizo el primer catastro de arquitectura del área en 1955 con la exposición Arquitectura en Latinoamérica desde 1945, que abarcó esos diez años y marcaba un periodo que culminó con la construcción de la ciudad de Brasilia, el gran proyecto del movimiento moderno latinoamericano; y se pensaba, o a veces aún se piensa en Estados Unidos, que después de eso no hubo nada. Ahora queremos dejar claro que a aquello le siguió un importante ímpetu de exploración y construcción dentro de las necesidades de grandes dimensiones y densificación de la ciudad que impuso el desarrollismo, el sueño de modernización e industrialización de América Latina. Y muchas de las soluciones que revisamos ahora siguen siendo relevantes para los desafíos de nuestro propio periodo, para los problemas actuales de modernización y desarrollo en Latinoamérica”.

La muestra del MoMA tiene como eje temático la capacidad de ciertos proyectos en esos 25 años de lograr un balance entre las exigencias macro o cuantitativas del desarrollismo y las necesidades cualitativas de habitabilidad y uso de los espacios por parte de la gente. Reúne más de 500 dibujos y materiales originales que nunca antes se habían expuesto en conjunto, y pone en cuestión puntos comunes de los retos arquitectónicos de aquel tiempo a través del análisis de obras en los siguientes países: Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, México, Cuba, República Dominicana y Puerto Rico.

‘Cuba Pavillion’, Montreal, Canadá, Vittorio Garatti, 1968 / © Archivo Vittorio Garatti

El puertorriqueño Del Real, que presentó la exposición con el director del MoMA, Glenn Lowry, afirma que desde mediados de los cincuenta se concretó un cambio estructural en las necesidades arquitectónicas de América Latina que llegó hasta entrados los ochenta, y de ahí surgieron otros planteamientos en áreas como vivienda social, plazas, infraestructuras y museos.

Las ideas en vivienda social le parecen en buena medida un ejemplo a seguir para la época actual, en la que según dice se ha dejado la iniciativa al mercado. Cita el proyecto experimental Previ en Lima (1967), en el que se invitó a arquitectos internacionales a proyectar una vivienda mínima que fuese susceptible de crecimiento y de transformación por parte de los habitantes.

“Aunque el desarrollismo operó fundamentalmente desde el poder hacia las masas, en vertical, hubo experimentos importantes de autoconstrucción y de vivienda asistida, adelantándose a las ideas actuales de reconvertir las casas de las favelas en viviendas dignas”, explica el curador. Otros ejemplos de arquitectura social que ofrece y que se analizan en la muestra son el Conjunto Rioja (Buenos Aires, 1971), el SESC Pompeia de Lina Bo Bardi (Sao Paulo, 1986) o el modelo de aulas rurales con sistema de prefabricación ligero del mexicano Pedro Ramírez Vázquez.

De la combinación de arquitectura con la necesidad de dimensiones exacerbadas son paradigmáticos otros dos proyectos incluidos en la exposición, el conjunto Nonoalco-Tlatelolco (Mario Pani, México DF, 1966) y el Copan de Óscar Niemeyer (1966, Sao Paulo), una obra de tal tamaño, recuerda Del Real, que se tuvo que crear un código postal solo para este edifico.

74 Metros Cuadrados

74 m2 es un documental que retrata la travesía de las líderes de 150 familias en Valparaíso por conseguir la casa propia. El equipo liderado por la dirección de Tiziana Panizza y Paola Castillo acompañó a estas mujeres durante 7 años, abordando el tema de la integración social en el nuevo barrio, las divisiones en la comunidad y los desastres provocados por las lluvias en las nuevas viviendas. Una lucha por la casa propia que se repite a lo largo de todo Chile.

El documental -estrenado el Jueves 03 de Octubre- es una coproducción entre Errante, Colectivo La Tribu e ITVS. Te invitamos a conocer las próximas funciones de la cinta y a revisar más información, después del salto.

[vimeo clip_id=49055461 width=600 height=405 ]

Raras, bellas e inesperadas: Ciudades planificadas vistas desde el espacio. Las maravillas de Google Earth.

Por: Betsy Mason

http://www.wired.com/wiredscience/2012/11/planned-cities-from-space/?pid=5539&viewall=true

Most planned cities probably aren’t designed with the view from space in mind, but some of them create incredible patterns on the landscape that can only be truly appreciated from above.

Planned cities are laid out all at once and built from scratch. They are designed with a purpose in mind: to optimize traffic flow, or to maximize access to green space or to keep everyone in their proper place. They are born from many different inspirations. Some are a compromise between two cities vying to be their country’s capitol, built in between in neutral territory on previously undeveloped land. Some are built to keep workers near a nuclear power plant or copper mine in the middle of nowhere. Some are intended to be a utopia — with public gardens, promenades, throughways and harmony — to cure the “urban disease” rampant in most ad hoc cities.

These cities, towns and communities can be found all over the world and throughout history, hundreds of years into the past and several decades into the future. Here are some of the best views of planned cities from space.

Arriba:

Brasília, Brazil.

Brazil’s capital is one of the best known planned cities in the world. From space it looks like a bird, or a plane… or Superman.

Brasília was almost entirely built in 41 months, at great expense, and opened in April 1960. It was intended to be a more central, neutrally located capital for the country whose previous capital, Rio de Janeiro, sits on the southeastern coast in the midst of much of the country’s commercial activity. Today, Brasilia’s greater metropolitan area is home to nearly 4 million people. It is one of the largest cities in the world that was built since 1900.

NASA’s EO-1 satellite took this natural-color image in August 2001.

Canberra, Australia

At the end of the 19th century, Australia’s two biggest cities, Sydney and Melbourne, were vying to be the capital of the country. The compromise was to build a brand new city in between the two, and in 1908, Canberra was chosen as the site for this new planned city.

A competition was held to decide who would design the new Canberra, and in 1912 the plan of American architect Walter Burley Griffin (right) was chosen.

“I have planned a city that is not like any other in the world,” Griffin famously said. “I have planned it not in a way that I expected any government authorities in the world would accept. I have planned an ideal city — a city that meets my ideal of the city of the future.”

Palmanova, Italia.

This nine-pointed fortress is perhaps the best example of a planned city from the Renaissance. Palmanova was built in 1593 and is located in the northeastern corner of Italy near the border with Slovenia.

It was intended to be home to a completely self-reliant utopian community that could also defend itself against the Ottomans. It had three guarded entrances, ramparts between each of the star points and eventually a moat. Sadly, nobody was willing to move there. Eventually it was used as free housing for pardoned criminals. Today it is a national monument, a tourist destination and home to around 5,000 people.

Griffin was eventually ensnarled in bureaucratic infighting and was kicked off the project in 1920 when barely any construction work had been done. The legislature did not move in to the city until 1927. The city continued to be expanded for decades. Today it is home to more than 350,000 people.

In the image above, Griffin’s Parliamentary Triangle can be seen straddling the artificial Lake Burley Griffin. In the southern corner is Parliament House on Capital Hill, in the eastern corner is the Defence precinct and in the north is Market Centre.

La Plata, Argentina.

In 1880 Buenos Aires became the capital of Argentina, leaving the Province of Buenos Aires in need of a new capital. The governor of the province decided a new city was in order and in 1882 La Plata was founded.

The square city is dominated by diagonal throughways, while every other street is on a square grid system with a park every six blocks. In 1884 the city was the first in Latin America to have electric street lighting. In 1952 the city was renamed Eva Peron City, but reverted back to La Plata three years later. Today the city is home to around 700,000 people, the largest church in Argentina and two buildings designed by Le Corbusier.

El Salvador, Chile

El Salvador is a small town in the middle of nowhere in Chile (see below). After discovering a huge amount of copper ore in 1954, the Anaconda Mining Company had to build a self-sustaining town to house its workers. Designed by an American architect, it is supposedly built in the shape of a Roman helmet. The town was finished in 1959, the same year that the El Salvador mine was opened. The city was home to as many as 24,000 people but today has around 7,000 and is still an active mining town.

Washington, DC E.E.U.U.

In 1791, after the location of the country’s new capital city had been settled on, George Washington chose French-born American architect Pierre Charles L’Enfant to design plan the city. L’Enfant centered the city on Jenkins Hill where the Capitol building would stand. He laid the streets out in a north-south, east-west grid with larger diagonal avenues cutting through the city. Where the diagonals intersected, there were circles and plazas with open space.

L’Enfant subsequently had a falling out with the rest of the city planning commission and was dismissed. Andrew Ellicot took over and made a few changes resulting in the plan that would form the basis for the construction of the city (right). In 1800, the government moved in.

The National Mall (shown below during President Obama’s inauguration in 2009) was later designed and built on the broadest road in the district, which had been designed as a 400-foot-wide grand avenue.

Images: Above: Google, taken Aug. 28, 2010. Right: Library of Congress. Below: GeoEye.

Jaipur, India

Jaipur was based on the principles of Vastu Shastra, the ancient Indian science of architecture. It was planned to be a new capital of India’s Rajasthan state and built in four years beginning in 1727. It was made up of huge blocks separated by 111-foot-wide streets and surrounded by walls. At the time, the design and architecture was very advanced. In 1853, the entire city was painted pink to welcome the Prince of Wales, and today the avenues are still painted pink. Today the city has grown beyond its walls and is home to more than 3 million people.

Adelaide, Australia

When you have a lot of open space, it can be tempting to plan and construct new cities. Three of Australia’s biggest and best known cities were completely planned in advance: Melbourne, Canberra and Adelaide.

Once South Australia became an official British colony in 1836, its surveyor general set out to plan a brand new capital city. Like many planned cities, Adelaide was built on a grid system. But what sets it apart is the wide swath of parklands that rings it.

Today the urban sprawl has outgrown the planned city center and Adeliade is the country’s fifth largest city, with a population of more than 1.2 million.

Image: Google/Digital Globe, taken Dec. 31, 2007.

Image: Google/GeoEye, taken Nov. 13, 2011.

New Haven, Connecticut.

New Haven was the first planned city in the United States. It was built on a plan of nine squares with the central block comprising a 16-acre park. The city is now a National Planning Landmark and has more than 800,000 residents.

Image: Google/USGS, taken Mar. 31, 2008.

Belo Horizonte, Brazil.

Like many planned cities, Belo Horizonte was planned and built to be a new capital city — in this case to replace Ouro Preto as the capital of the Brazilian state, Minas Gerais.

The city was built in the 1890s, and the planners are said to have taken cues from the planning of Washington, D.C. Today it is the third largest metropolitan area in the country, with a city population of around 2.5 million.

Image: Google/Digital Globe, taken July 19, 2006.

Arquetipos de la conservación

por Andrea Griborio / @andrea_griborio Fuente: ARquine

La arquitectura es útil a la humanidad por que conserva la vida en el tiempo y genera discontinuidades en el espacio; construye lugares que permite almacenar historias y ser referencias en el desarrollo de la vida. Si la utilidad de la arquitectura se logra al construir lugares, es en el entendimiento de las formas propias de la naturaleza que se descubre la clave para tal función, formas que se encuentran en la oposición entre lo cóncavo y lo convexo y sus compatibilidades, que como nociones topológicas que son, dependen de la posición relativa y refieren por antonomasia dos formas: recipientes y agujas.

Si lo cóncavo almacena y lo convexo orienta, señala o refiere; es en la sintaxis construida entre ambos que se constituye el paradigma de las formas arquitectónicas, es allí donde la memoria nos obliga a rescatar desde los orígenes de la civilización aquellas formas que el hombre se ha visto obligado a crear con fines utilitarios, como los graneros, silos y estanques. Como arquetipos, éstos protegen lo almacenado de cambios de temperatura y humedad, guardan la vida en el tiempo y a su vez, construyen lugares en el espacio que permiten la orientación y se constituyen como referencias monumentales.

Conservar y referir, como utilidad de la forma, como esencia de diversos lugares, museos, tumbas o estanques. En Chile se convocó a un arquitecto para el rescate de algunos estanques destruidos durante el terremoto de 2010. Mathias Klotz intervino estas estructuras hidráulicas con la finalidad de aportar un valor estético y urbano desde el entendimiento arquitectónico de formas útiles para el almacenamiento del agua. El proyecto reconstruye el Estanque de Rancagua –primero de la serie en ser inaugurado– a partir de un monumento de vida en el paisaje, rescata la memoria y otorga continuidad en el tiempo y referencia en el espacio. El ‘estanque membrillar’ otorga al arquetipo variaciones contemporáneas que recuperan la naturaleza propia de la arquitectura.

Se trata de formas propias útiles como parte de los procesos de producción del ser humano y lugares en el tiempo y espacio, a través de la reconstrucción de la forma en su esencia. El proyecto incorpora una serie de placas metálicas en la fachada que denota la presencia del monumento, no sólo por recubrir la totalidad de su dimensión con una singular textura sino también por otorgar la capacidad de producir ruido y movimiento al hacer del arquetipo de la conservación un hito como referente contemporáneo.

Ver video aquí

¿Cual es la relación entre cine y arquitectura? [ARQFILMFEST Chile]

Por: Jorge Gorostiza

Cuando se habla de Cine y Arquitectura la gente suele pensar en los edificios donde se proyectan las películas o en los decorados que aparecen en ellas. Quizás los más cinéfilos recuerden los paisajes vacíos de Antonioni o la imagen de Gary Cooper lanzando soflamas individualistas en un tribunal…

Sin duda, todo ello pertenece a las relaciones entre estas dos disciplinas, pero no son las únicas, porque a la Arquitectura y el Cine les unen -y les separan- muchas y más complejas conexiones, si tenemos en cuenta que la primera consiste en construir un espacio, la segunda, ya desde sus inicios, necesitó dos espacios, uno para poder crearse y otro para ser exhibido. A esto hay que añadir que tanto los documentales, como las ficciones, muestran ambientes reales o creados para la filmación y esos ambientes suelen estar interconectados con la Arquitectura. Se pueden seguir enumerando los numerosos puntos de unión y de fricción entre las dos disciplinas, pero no es este el lugar. Afortunadamente cada vez hay más investigadores que estudian las relaciones entre el Cine yla Arquitectura, descubriendo y analizando nuevos e insospechados aspectos cada vez más apasionantes.

Se suele considerar al Cine como la disciplina o la manifestación artística –lo que es más discutible- en la que se reúnen otras, como la Literatura, la Música, la Fotografía y la Arquitectura, e incluso se ha llegado a escribir que reúne a “todas” las demás. El peligro que surge al ligar dos de ellas es que el peso recaiga exclusivamente en una, olvidando a la otra, y también que la importancia de una anule a la otra, por ello, el reto consiste en lograr el difícil equilibrio entre ambas. Lo ideal es que una buena película muestre una buena arquitectura, con todas las dudas que puedan establecerse sobre la “bondad” de cada una de ellas, teniendo en cuenta que quien ha de ponderarlas no podrá evitar hacerlo desde una de las dos disciplinas, y este es sólo uno de los muchos y apasionantes desafíos que tiene por delante un Festival de Cine y Arquitectura como el ARQFILMFEST.

Un certamen que servirá para abrir fértiles caminos que transitarán unidos los arquitectos, los cineastas y, lo que es más importante, todos aquellos que, sin pertenecer a esas profesiones, están interesados en estudiar, modificar y mejorar el entorno construido.

JORGE GOROSTIZA, arquitecto, escritor cinematográfico español, creador del blog ARQUITECTURA+CINE+CIUDAD y colaborador de ARQFILMFEST

“Si tienes talento, no lo uses para llegar más lejos”

Por: El País

Cuando Alejandro Aravena (Santiago de Chile, 1967) estudiaba arquitectura, su país era una dictadura a la que llegaba poca información. Entre ese poco, conoció la obra del arquitecto portugués Eduardo Souto de Moura, a quien, varias décadas después, un jurado del que Aravena formaba parte le concedió el último Premio Pritzker. Tras firmar numerosas facultades en la Universidad Católica de Chile y dos edificios en la de Austin (EE UU), Aravena se empeñó en relanzar las viviendas “incrementales”, las que crecen con las necesidades y posibilidades de sus dueños, y con su estudio, Elemental, colaboró en la reconstrucción de Constitución, la ciudad asolada por el terremoto de 2010. Su capacidad para trabajar desde la escasez le ha convertido en uno de los arquitectos del momento.

Usted ha formado parte del jurado del Premio Pritzker con solo 42 años. ¿Cómo llega un arquitecto joven a juzgar quiénes son los mejores del mundo?

En 2006, el jurado del Pritzker pasó por Chile y visitó mis Torres Siamesas en la Universidad Católica. Supongo que habría empatía intelectual o química. Luego, el nivel de la discusión para cribar calidad probablemente sea el más alto que yo he debatido en mi vida. Se discuten las milésimas y te metes en unas honduras que exigen poner el cerebro y la intuición al máximo de capacidad.

¿Cuándo se dio cuenta de que era uno de ellos, un arquitecto planetario?

En 1985, el profesor Hernán Riesgo nos decía que no nos estaba educando para operar en Chile, sino para ser arquitectos del mundo. Entonces sonaba estrambótico, pero el primer consejo que nos dio fue que midiéramos los edificios. Como en Chile no había un solo edificio que mereciera la pena medir, lo primero que hice al terminar fue irme a Europa. El profesor me aconsejó que midiera los edificios porque llegaba “de una huelga de hambre”: “Si se enfrenta a la arquitectura tal cual, se le va a indigestar”.

Y así, en Venecia, en Grecia, en Florencia, en Sicilia y en Turquía se dedicó a medir edificios.

Tenía que tragarme el cuerpo de conocimiento de la disciplina. Uno se traga el Partenón como si tuviera que decidir el paso siguiente. Aunque no lo dé nunca. La otra parte de la respuesta es que cuando llegué a dar clase a Harvard, proveniente de nuevo de la nada, allí se hizo más o menos evidente que tu campo de operación es el mundo completo. Con cuidado, uno tiene que creerse eso y al mismo tiempo no creérselo nada. Y en Harvard supe que, analizando bien un caso particular como Chile y la vivienda social, podíamos llegar a soluciones globales. Con todo, no me considero global. Trabajo desde Chile, aunque tengamos un proyecto en Shanghái.

¿Le compensa trabajar en Shanghái?

Aceptamos los trabajos que implican un desafío profesional.

¿Eso lo ha podido hacer siempre?

Es difícil decir no a proyectos que puedan significar altos honorarios.

¿Ha dicho que no a muchos proyectos?

Dije tanto que no en un momento de mi vida que entre 1995 y 1997 renuncié a la arquitectura y me dediqué a otra cosa.

¿Dio clase?

Un bar. Era tan violento para mí haberme ido a tragar el cuerpo del conocimiento de la arquitectura y dibujar semana tras semana los edificios, que no me iba a dedicar después a hacer bromas. Para hacer estupideces, decidí mejor no hacer nada. Es mejor hacer algo bien, cualquier cosa, que mediocremente lo que se supone que es bueno.

Esa condición heroica de la arquitectura, ¿fue un pecado de juventud o ha determinado lo que ha hecho después?

Soy idealista, pero también muy pragmático. ¿Cómo se puede vivir así? Bajas tus necesidades al máximo. No se necesita demasiado para vivir. Lo que necesitas para estar contento es más bien poco, pero tienes que estar satisfecho con lo que haces. Eso te da libertad para aceptar los trabajos que son realmente pasos en una carrera profesional hacia cosas que tengan sentido. El asunto es mirar atrás con 60 años y no tener que decir: “Si lo hubiera hecho de otra manera…”.

Tan altos objetivos sorprenden en alguien que ha experimentado la escasez. La clase media chilena no tiene fácil acceso a la educación superior. Una vez conseguida, ¿cómo no intentar transformarla en mejora económica, no tenía presiones familiares?

No. Para ganarse la vida como clase media teniendo una formación universitaria, uno llega a fin de mes con casi cualquier cosa.

Pero usted aspiraba a más.

No a mucho más desde el punto de vista económico, pero sí desde el punto de vista profesional. Y con un conjunto de clientes muy malos, uno tras otro, la verdad es que tiene más sentido dedicarse a hacer otra cosa. Fue más bien una renuncia a la falta de calidad que una renuncia económica. La económica nunca va a ser demasiado grave. Estoy preparado para eso.

Viene de una familia de profesores, ¿por qué quiso ser arquitecto?

En Chile postulas a la universidad indicando prioridades. Yo elegí como primera opción arquitectura, y como segunda, danza y flauta. Sabía que si no era arquitectura no era nada. Pero al mismo tiempo no sabía lo que era la arquitectura. Para entrar había que hacer una prueba especial y yo quedé en primer lugar. Eso significaba que podía estudiar pagando la mitad. Cuando te dan esa oportunidad, muerdes el hueso y no lo sueltas. Recuerdo la universidad como algo serio. Por eso cuando nos decían: “ustedes se van a tener que medir con el Partenón”, nos lo creíamos.

¿Todavía lo cree?

Cada vez con más dificultad y sentido de la realidad. Pero eso no quita que esa sea tu hambre. Hace poco fui a India y a Bangladesh a ver el edificio de Louis Kahn. Pasa todo el tiempo, te encuentras arquitectos que te botan al suelo. Me sucedió con Rafael Iglesias, en Argentina, por ejemplo. Cuando ves esos trabajos, te das cuenta de la ridiculez de tus propuestas.

¿Esa exigencia habla de la medida de su ambición?

La calidad envía mensajes con el ejemplo. Pero encuentro esa especie de maestro en otros ámbitos del conocimiento. Podría suceder que un arquitecto llegara al máximo de su profesión sin haber hecho ni un rasguño a la sociedad. Ese es el drama de la arquitectura hoy.

Usted dejó claro que quería hacer arquitectura social, pero con ánimo de lucro. ¿Eso es romper tabúes y normalizar la arquitectura?

Tienes que poder vivir para hacer las cosas. En tercer año teníamos un taller clave: hacer una casa unifamiliar. Escogías el cliente, el lugar… Todos elegían un cliente excéntrico, un artista por ejemplo. Se tendía a pensar que la calidad del cliente aseguraba la calidad del proyecto. Yo hice la casa para un taxista. El taxista existía. Era Morales, un tipo que le ayudaba a mi padre a preparar curanto [una comida del sur de Chile que cuece mariscos y carne bajo tierra] en las fiestas de cumpleaños. Me interesaba ver qué de lo que yo estaba estudiando en la universidad, Palladio o Vitrubio, le importaba a un tipo que tenía que dejar el taxi en la casa porque era su fuente de ingresos o colocaba el refrigerador en el living porque era un símbolo de estatus. Yo me preguntaba: para una persona que todos los días debe coger el transporte público, ¿qué es la calidad de vida? Te preguntas qué puede aportarle la arquitectura a alguien como él. Y qué relación tiene el discurso de la universidad con esa vida.

¿Esa preocupación por las personas antes que por las obras le venía de familia?

Al revés, mis padres son bastante de derechas. Pero un tipo joven tiene que preocuparse por esas cosas cuando las ve. Desde ese proyecto, mi preocupación como arquitecto ha sido siempre la misma: la vida diaria de las personas que lo tienen difícil. No superdifícil, no es el niño con la monja en África; se trata de poder solucionar asuntos cercanos.

¿Cómo consiguió volver a ser arquitecto?

Hay momentos en que se quiebran los círculos. Y eso sucedió cuando me encargaron la Facultad de Matemáticas de la Universidad Católica de Santiago. Un antiguo profesor, en ese momento decano de la Facultad de Arquitectura, sugirió mi nombre. A partir de ahí tienes un patrimonio. Haces bien el edificio y construyes sobre eso.

Una oportunidad lleva a la otra, pero también cambia su relación con el poder, con ‘el Club Chile’ que usted critica.

Siguen siendo proyectos en los que concursas por méritos. No son encargos. Hay una institución que tiene que escoger, y ahí es donde en Chile, dentro de todo, me parece que opera la meritocracia. Sin ella, yo no existiría.

¿Defiende que con autoexigencia un arquitecto puede llegar a trabajar en círculos ajenos a su clase social?

Un proyecto es una inversión. Tú mismo te construyes el próximo cliente.

Muchos proyectistas tienen la sensación de trabajar contra el cliente. ¿Usted no tiene ese problema?

Quizá porque no soy muy artista. No tengo una agenda con exploraciones conceptuales que quiera desarrollar y para la que necesito un cliente.

¿Qué quiere hacer?

Me interesaría solucionar los problemas que pudieran interesarle a cualquier ciudadano, sea su casa, un barrio o problemas de segregación y violencia. Yo estudié una disciplina que me entrega fórmulas para traducir a formas esas cuestiones intangibles que preocupan a cualquiera.

¿Eso es lo que hacen en su estudio, Elemental? ¿Cómo comparten seis socios y cuarenta personas una manera de pensar?

Escuchando lo que le sucede al de al lado. Cada vez me cuesta más tener ideas a priori o certezas. La vía del ejemplo me parece que es la mejor manera, la cultura de lo que se traspasa cara a cara.

¿Es difícil mantener la unanimidad a medida que aumentan los encargos?

Para atender ciertos encargos, no se puede no crecer. Éramos 25, y Codelco, la compañía chilena del cobre, nos encargó rehacer Calama, la ciudad del cobre. El lugar de donde sale la riqueza de Chile tiene una calidad de vida absolutamente desfasada con la riqueza que produce. La gente ha salido ya dos veces a la calle y 30.000 personas han bloqueado la ciudad reclamando mejoras. Así como Constitución supuso la reconstrucción del terremoto y la previsión del futuro, allí el terremoto es social y ambiental por la manera de producir de la mina. Para realizar ese encargo hay que pasar de 25 a 40 personas, y ese es un encargo al que no se puede decir que no. No tenemos resuelto el tamaño del estudio.

¿Cómo se aprende a trabajar desde la escasez?

Cómo ha sido criado uno, aflora en lo que haces. “No se bota la comida” es algo que termina instalándose en tu forma de ser como una costumbre. Mi infancia no fue de supervivencia, no era dramático, pero me marcó. Por ejemplo, me produce placer viajar llevando muy poco.

Pero eso es de ricos…

Es una satisfacción personal necesitar muy poco. Y eso se puede aplicar a todo.

¿Asimila esa austeridad a toda la clase media chilena, o es algo de su familia?

Claramente es familiar, pero no podría existir si no hubiera una sociedad a la que eso le parece bien. Si crees que hay que respetar la fila, pero vives en una sociedad en la que todo el mundo se la salta, si la respetas pasas por tonto. Tiene que haber un contexto en el que estar en la fila sea valorado. A mi mujer le llama la atención que en Chile tú compras algo y te tienen que dar un recibo. Ella es brasileña, y en Brasil jamás te lo dan. Tú puedes tener la convicción de que es justo pagar impuestos, pero tienes que vivir en una sociedad donde eso sea compartido para poder hacerlo.

¿Su mujer es arquitecta?

Sí.

¿Viven en su propia casa?

No

Seguro que se la pueden permitir. ¿Por qué no se ha hecho una casa?

Porque no la necesito. Me importa mucho más que la distancia de mi casa a la oficina sea de una canción, de minutos en bicicleta. O a pie. Para mí, eso es calidad de vida.

¿Esa certeza le llega a partir de ver lo que no le gusta?

No concibo pasar mucho tiempo sin mi familia, sin mis hijos. En ese sentido, para mí, Harvard fue importante. Allí me tocó ver lo que no hay que hacer en la vida: gente que a los 60 años no tiene vida. La carrera por el éxito profesional paga un coste personal que vi muy temprano. Tengo claro que desde Chile me pierdo una cantidad enorme de cosas, pero tengo también claro que el desafío es cómo tener una vida equilibrada. A mí me parecería terrible que un hijo mío tuviera que hacer una película para entender por qué su padre estaba poco en casa como le sucedió a Louis Kahn. En el libro en el que le entrevistaron sobre su vida, la última pregunta a Steve Jobs es esa: ¿Por qué ha contado tanto alguien tan esquivo? Y la respuesta de Jobs es: “Porque quería que mis hijos supieran por qué yo no estuve ahí”. Se lo cuenta al periodista en lugar de contárselo al hijo. De estos personajes tenemos muchísimo que aprender para corregir el curso de lo que no queremos que sean nuestras vidas. Si tienes algún talento, en vez de usarlo para llegar más lejos, úsalo para llegar más acompañado. Es un desafío extraordinario tener una vida equilibrada y corriente.

¿A la arquitectura le hace falta perder impostura?

La arquitectura está recuperándose a sí misma. Le faltaba aire. Y si abres la ventana, lo primero que entra es gente. Por eso cuando llegué a Harvard, el primer tema que elegí discutir fue la irrelevancia: había cantidades de arquitectos discutiendo temas que solo interesaban a otros arquitectos.

¿Se está rompiendo esa endogamia?

Creo que sí. El reto es tratar temas que están fuera de la arquitectura con las herramientas de la arquitectura. Una de las personas clave para mí fue un libanés, Hashim Sarkis, al que conocí en Harvard. Para él, el desafío era que en algún momento hubo una arquitectura que pidió fuero para ser artísticamente libre y terminó tratando solo problemas que les interesaban a otros arquitectos. Con mucho ismo: posmodernismo, deconstructivismo, cualquier ismo que le pongas, da igual. Era el camino hacia la irrelevancia. Frente a eso, estaban los que vieron, en los setenta, otros problemas, sobre todo en Latinoamérica, y se dedicaron a los temas duros. Pero para dedicarse a los temas duros abandonaron la arquitectura. Con Hashim decíamos: el desafío hoy es coger los temas que les interesan a todos y hacerse cargo de ellos con el conocimiento específico de la arquitectura, que es la forma. Ese cruce hazlo pasar por lo que sabes hacer como diseñador y después devuélveselo a la sociedad; eso decidirá si tengo éxito o no, y no si te publicaron más o te dieron más premios. Que la gente sea más o menos feliz, que los barrios se valoricen, que sean zonas más o menos conflictivas, mide el éxito de la arquitectura.

¿Por qué le interesó hacer vivienda social?

Cuando llegué a Harvard pensé: ¿qué puedo aportar?, ¿dónde puedo tener ventaja frente a los demás? Trabajar desde la escasez era una de las vías. De la escasez a la vivienda social hay un paso. La vivienda social tiene algo, y es que los que se dedican a hacerla, aun sin decírtelo, parece que tengan una especie de carné de superioridad moral. Jamás hemos querido levantar esa bandera que tacha al resto de banal para constituirse en relevante. Uno se va con la sensación de haber gastado energía en algo que merece la pena. Pero no me parece que eso te haga éticamente superior ni a ti ni a tu arquitectura.

Le acusan de apropiarse de soluciones tradicionales en Latinoamérica, como la vivienda incremental.

Nunca dijimos que fuera algo nuevo. ¿Qué novedad le pusimos? Que tuviese capacidad de aumentar de valor en el tiempo, porque es lo que yo espero de mi casa.

¿Cuál es el último indicador de calidad?

Una pregunta: ¿yo viviría aquí? Si la respuesta es no, el proyecto no pasa la prueba.