Escuelas de arquitectura de todo el mundo debaten sobre el futuro profesión

Escuelas colegiadas de arquitectura de todo el mundo debaten en Barcelona sobre el futuro de la profesión en el congreso internacional de arquitectura “ACSA International Conference”, que hasta el 22 de junio se celebra en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y en Caixa Forum.

El Congreso, presidido por la escuela española IE School of Architecture & Design (IE University), y la norteamericana College of Arts, Media and Design de la Northeastern University, se centra en el papel de las escuelas de arquitectura y su liderazgo intelectual, y en cómo dar respuesta a los nuevos escenarios económicos y culturales de la profesión en todo el mundo.

Fuentes de la organización han señalado que en este encuentro se podrán examinar los profundos cambios que están afectando a la arquitectura en el ámbito profesional, en la industria, y en la relación con otros sectores económicos y, también en la educación de los futuros arquitectos.

Los doscientos asistentes al congreso también debatirán sobre cómo el mundo académico y profesional están sometidos a presiones nunca antes experimentadas debido a la confluencia de múltiples factores como la globalización, la expansión de la tecnología, la rápida urbanización, las nuevas políticas de energía o el papel de las agencias reguladoras.

Al Congreso asisten reconocidos profesionales como Bjärke Ingels (BIG, Dinamarca), Louisa Hutton (Sauerbruch Hutton, en Alemania) o Joan Busquets (Barcelona) y representantes del mundo académico, como el decano de Harvard University Graduate School of Design, Mohsen Mostafavi; el profesor del Massachusetts Institute of Technology Yung Ho Chang; y en representación de la University College London acude Murray Fraser.

La Asociación de Escuelas Colegiadas de Arquitectura (ACSA) es una entidad sin ánimo de lucro fundada en 1912 en Estados Unidos y que engloba a más de cinco mil Facultades de Arquitectura en todo el mundo.

Periodico ABC

¿Qué Guadalajara queremos?

Todo alcalde está en la ciudad para ser gobernador en las próximas elecciones, y cualquier gobernador quiere ser presidente del país. Por tanto, usan los niveles de la administración para subir, cuando un buen alcalde es el que se enamora de la ciudad y la trabaja 20 años para retirarse, porque ha logrado transformarla”.

Si lo anterior fuera superado y se lograra una red de ciudades en México, en la que caben Guadalajara, Monterrey, León, Aguascalientes y tantas más –pero excluyendo al Distrito Federal “porque es una ciudad gubernamental, falsa, tiene todos los ministerios y funcionarios y no está en igualdad de condiciones a las otras que se tienen que ganar el dinero”-, se lograría un mayor equilibrio y prosperidad entre éstas. “Y eso es la marca de ciudad”.

Quien habla es Toni Puig, el gestor cultural y referente del urbanismo, por la transformación que logró para su natal Barcelona, en España, quien visitó Guadalajara en estos días con motivo de la III Cumbre Mundial de Comunicación Política que tuvo lugar en el ITESO.

En una charla ante representantes de asociaciones y ONG’s, la leyenda de la gran capital Europea destacó la importancia de la figura del alcalde así como la creación de una red de ciudades emergentes para la reconversión de un país.

Sentado en un restaurante de la colonia Americana, Puig inició por señalar la exagerada y vana preocupación actual de los mexicanos, y por ende los tapatíos, sobre las campañas electorales. “Es un momento de gran farsa, todo mundo promete lo que no va a hacer y perdonen, pero lo interesante hoy, es el día después de las elecciones cuando un equipo escogido por los ciudadanos entre al gobierno y a la ciudad”.

Puig, conocido por haber cambiado el rostro de Barcelona que en 1979 recibió opaco y que ahora es una de las más luminosas capitales del continente europeo, hizo entonces énfasis en la figura del presidente municipal. “Creo muy poco en los gobernadores y creo extraordinariamente en los alcaldes porque la gente está en las ciudades, y donde debemos transformar las cosas es ahí ya que además, cuando un país va adelante es porque sus ciudades funcionan”.

Ciudades de futuro

Luego de subrayar el gran yerro de tener administraciones municipales de tres años de duración, ya que eso es “condenar las ciudades a la miseria”, Toni Puig cuestiona el rol de un equipo de funcionarios cuando asumen la gobernabilidad de una ciudad. “¿Qué debe proponer? –dice-. Mi experiencia me dice que una marca de ciudad. Y ¿qué es eso? Lo que nos marca, no en el sentido comercial, sino en qué ciudad queremos como ciudadanos”. Pero esta marca identitaria de ciudad “solamente se puede construir con el equipo de gobierno porque estamos en una democracia, pero no sólo ello, tenemos que implicar a la oposición –porque también es ciudad- y a dos grandes organizaciones: las primeras son las ONG’s y las segundas las pequeñas y medianas empresas (PYMES)”.

Las organizaciones no gubernamentales que agrupan asociaciones vecinales, ecologistas, de diversidad cultural, etcétera, establecen el consenso social para lograrlo. “Es complicado porque éstas y el gobierno tienen que hacer un acto de generosidad, de buscar el valor de la ciudad y su futuro por encima de sus intereses propios”. En tanto que las PYMES son fundamentales por su responsabilidad ciudadana y por ser tanto más numerosas que las grandes empresas, dijo.

“Pero todo esto debe implicar también medios de comunicación, universidades e iglesias, porque la marca de ciudad es un consenso de pacto ciudadano para que desde las organizaciones, el gobierno asuma un rol no partidario y mejore la ciudad a futuro”.

Sin embargo, ante la previsible condición de un futuro inmediato donde los cambios financieros, ecológicos, políticos y culturales provoquen la necesidad del rediseño urbano, “México debería ser una red de ciudades emergentes coordinadas desde las provincias, y por tanto, la primera gran reconversión debe ser pensar el país desde abajo y hacia arriba. No desde (Felipe) Calderón para abajo”.

Guadalajara en 20 años

La manera y el enfoque con el que la sociedad civil “empuja y colabora” con el gobierno para lograr la ciudad que se quiere, es la clave. “Ustedes salen de unos Juegos Panamericanos pero ¿ahora qué? ¿Quién va a distribuir todo eso en los próximos 15 años, cómo lo vamos hacer? ¿Qué vamos apostar, hacia dónde nos vamos a dirigir?”.

Toni Puig sugiere crear una red de ONG´s. El gran problema es que “cada una va por su lado y esto se entiende, tienen pocos recursos, dificultades y necesidades que afrontar, por tanto van crispadas; nosotros en Barcelona montamos una red a la que llamamos Consejo de ONG´s de la Ciudad”.

El segundo tema es colaborar con el gobierno municipal en la creación de una propuesta para el futuro de la ciudad. “Una propuesta global, socialmente equilibrada, culturalmente emergente, socialmente justa y económicamente verde. Pero no una de 80 hojas, eso significa que no van hacer nada, una propuesta de 60 líneas, consensuada, factible, y además generosa”. En paralelo, “el conjunto de PYMES debería hacer lo mismo: ¿Qué Guadalajara queremos de futuro? Y contárselo a los ciudadanos, y trabajarlo con ellos”.

Pero el experto reitera la importancia de implicar a todas las partes. “¿Los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992), por qué funcionaron muy bien? Porque fue una muestra del equipo de gobierno municipal con otras instancias del estado y de la provincia, conjugados con los empresarios, con las ONG´s y los ciudadanos. Por eso hubo una transformación de la ciudad. Atlanta (Estados Unidos), que tuvo los Juegos Olímpicos años después (1996), no funcionó y tendrían que haber sido los mejores de la historia pero los montaron los empresarios solos, construyeron los mejores estadios, sí, pero solos y no hay rediseño de ciudad si no se hace conjuntamente”.

“¡Convoquen a la ciudad un fin de semana para discutir su futuro y hablen con el alcalde para que se sume a esto! Si es inteligente y si huele éxito, lo va hacer”

Para Saber

Un hombre de la cultura

Estudió teología, filosofía y arte. Fundó la reputada revista “Ajoblanco” en 1974, referente en el ámbito cultura iberoamericano.

Especialista en gestión cultural y en marketing público. Asesor en comunicación de Barcelona durante 32 años. Impulsor del concepto de “marca ciudad”, es autor, entre otros libros, de “Se acabó la diversión” y “La comunicación municipal cómplice de los ciudadanos”.

Fuente El Informador

Fallece el arquitecto y urbanista Manuel de Solà-Morales

Manuel de Solà-Morales, reputado arquitecto y urbanista, ha fallecido a los 72 años de edad. Nacido en Vitoria en 1939, se había especializado en temas de diseño urbano y era catedrático de Urbanismo de la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Era hijo, nieto y hermano de arquitectos, como Ignasi Solà-Morales, que falleció en 2001, víctima de un ataque al corazón.

Su obra y su pensamiento influyeron en el urbanismo de Barcelona, en trabajos relacionados con los Juegos Olímpicos de 1992, especialmente en la transformación del frente marítimo y la realización del Moll de la Fusta, una de las zonas en las que la ciudad recuperó la fachada marítima. También es el autor del centro comercial de Illa Diagonal, junto con Rafael Moneo, que cada día visitan miles de barceloneses.

Estaba considerado uno de los mayores teóricos del urbanismo español y no se cortaba a la hora de cuestionar la arquitectura de las grandes estrellas, tal como hizo en una entrevista en este diario en octubre de 2008.

Trabajó en un gran número de ciudades europeas como Berlín, Salzburgo, Nápoles, Rotterdam, Amberes, Salónica, Génova y Trieste. Entre sus últimos trabajos se cuenta la transformación del área portuaria de Saint-Nazair, en Francia; la plaza y la estación de Lovaina, en Bélgica; el espacio público Winschoterkade de Gröningen, en Holanda, y el paseo Atlántico de Oporto, en Portugal.

En el campo de la la investigación es autor de estudios, libros, artículos y exposiciones y fundador de las revistas Ciencia urbanística, Arquitecturas Bis y UR: Urbanismo-Revista.

Fuente: El País

Barcelona cambia de modelo urbanístico

Fuente: Periódico la Vanguardia, Silvia Angulo. Barcelona.

Se acabó mirar al cielo esperando ver crecer grandes torresedificios singulares firmados por los grandes nombres del star system de la arquitectura mundial. Los iconos están oficialmente en crisis en Barcelona y su área metropolitana. La última deserción, la de latorre Espiral de Zaha Hadid en el Fòrum, lo ha dejado bien claro. Las administraciones tienen ahora otras prioridades económicas y no les queda otra que mirar el urbanismo desde un punto de vista más modesto y cercano a los ciudadanos. En definitiva, proyectos con presupuestos humildes y con una clara apuesta por la intervención en los barrios, actuaciones que a corto plazo pueden llegar a ser igual de efectivas que construir un Guggenheim en cada esquina.

Esta manera de pensar la arquitectura no es exclusiva de la capital catalana. L’Hospitalet, con su plaza Europa, Santa Coloma y otras ciudades apostaron por el mismo modelo de desarrollo que ha sucumbido con la llegada de la crisis. En Barcelona, el paradigma del cambio de estrategia está liderado por el teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, y el gerente de este área, Vicente Guallart. Este último considera que la ciudad ha de superar el modelo urbanístico impuesto en estos años de bonanza económica y que ha construido la ciudad a golpe de gran acontecimiento y de llenar las calles de edificios de arquitectos estrella. Inmuebles que ya no son viables por el uso que se pueda hacer de ellos y por su coste. “Sobre todo teniendo en cuenta la actual coyuntura”, refiere el arquitecto.

Así las cosas, el nuevo mantra del área de Urbanismo de la ciudad es el de crear “barrios productivos a velocidad humana dentro de una ciudad hiperconectada y de cero emisiones, una ciudad lenta con mucha calidad ambiental que permita una mejor relación con los vecinos”. Una perspectiva de futuro que dejó bien claro hace unos días Ángel Sánchez, el gerente de Barcelona de Infraestructures Municipals (Bimsa), empresa pública que gestiona las obras en la ciudad, ante un nutrido grupo de arquitectos de la ciudad. Sánchez explicó que, a falta de concretar los presupuestos para el año que viene y el futuro plan de actuación municipal, las prioridades de momento se reducen por construir las 16 puertas de acceso a Collserola, ejecutar el proyecto de interiorismo del Museu del Disseny, acabar con la reforma de Glòries –ahora se redacta el diseño de la plaza y de los túneles que discurrirán bajo ella– y llevar a cabo una decena de actuaciones de barrio.

Un guión que el alcalde Xavier Trias amplió durante su valoración de cien días de mandato, cuando se comprometió a desencallar grandes y pequeños proyectos como son los de transformación del espacio industrial de Can Batlló (véase la información de la página 3); impulsar la construcción de la prisión de la Zona Franca para recuperar la Modelo, y acabar la reforma de la plaza Navas. De este último plan, donde se construye un gran aparcamiento de BSM, que inicialmente promovía un privado, ya se han licitado las obras de urbanización por 1,1 millones de euros.

Lo cierto es que la crisis de la arquitectura icónica ha pasado factura a edificios públicos y privados. Pero estos últimos, en su mayoría grandes sedes corporativas o inmuebles de oficinas, aún tienen posibilidades de supervivencia. Todo depende de de la solvencia de sus promotores o futuros inquilinos. La torre Telefónica, construida por el Consorci de la Zona Franca, o el grupo de perfumería y cosmética Puig, que construye su sede en la plaza Europa de L’Hospitalet, son ejemplos de ello. También se ha salvado de este tsunami inmobiliario el hotel Catalonia, que si bien ha ralentizado su construcción abrirá el año que viene.

Enric Massip, autor de la torre 00 de Teléfonica, resultó ganador de un concurso de ideas para dar forma a las diferentes piezas que debían dar forma al Fòrum. Corría el año 2000 y lo que inicialmente debía ser un hotel se convirtió tras muchas vicisitudes en un edificio de oficinas que se inaugurará la semana que viene. En total ha tardado once años en poder llevar a cabo un proyecto que se quedó sin operador y que luego tuvo que cambiar su calificación urbanística para ajustarse al nuevo uso. Para Massip, “la ciudad debe construirse con un telón de fondo neutro –lo que viene a ser el Eixample– y luego debe disponer de piezas que dinamicen el entorno y aporten valor añadido arquitectónico a la zona” . En su opinión, Barcelona no ha pecado en exceso de la arquitectura icónica. En este sentido, recuerda, por ejemplo, que el Macba, de Richard Meier, se construyó antes de disponer de una colección para dotar su interior. Al tiempo que reconoce que su aportación al Raval es incuestionable. Con todo, señala a la torre Agbar como único edificio icónico que no ha sabido conectar con su entorno y por tanto con el resto de la ciudad. De ahí que pida en este tiempos de crisis, en los que no hay presión inmobiliaria, los arquitectos sean tomados en cuenta para pensar proyectos ambiciosos para las ciudades a cinco años vista.

Esta misma demanda se escuchó hace unos días en el Col·legi d’Arquitectes durante unas jornadas sobre la contratación pública de servicios de arquitectura –organizada por Carme Fiol–, donde arquitectos jóvenes a la espera de una oportunidad y veteranos reclamaron a los responsables de Barcelona d’Infraestructuras Municipals y Gestió d’Infraestructures SA que se tuviera en cuenta su experiencia y sus conocimientos para identificar las necesidades futuras de desarrollo de los de los municipios. Para la doctora en arquitectura Magda Mària, del grupo Habitar de la Universitat Politècnica de Catalunya, la crisis de modelo es una oportunidad para cambiar la manera de abordar el paisaje, la construcción y la edificación. “Se ha hecho daño a la ciudad permitiendo operaciones que no han llegado a ninguna parte”. En su opinión, los proyectos paralizados estaban “vacíos de contenido”.

Imagenes: Torre Agbar, Proyecto 22@

La levedad en el diseño del espacio público

Por: Pedro Alcocer.

Hoy día el tema del espacio público está presente en todas partes de nuestra ciudad, en universidades, medios de comunicación, redes sociales, revistas especializadas, comunidades de vecinos, etc. Hace 10 años era un tema del que se hablaba relativamente poco. Sus índices de calidad han llegado a tal grado, que es un tema urgente de resolver; la calidad del espacio público es un referente con el cual se mide la calidad de vida de la ciudad. Si las calles y especialmente las banquetas son los grandes representantes del espacio público, definitivamente la calidad de vida que nos ofrece nuestra ciudad no queda bien librada.

Aproximadamente el 30% del espacio que corresponde a cada ciudad, es espacio público, como tal requiere estrategias efectivas para su diseño y uso exitoso. Podríamos decir que hoy día el espacio público de Guadalajara es como una grandísima hoja en blanco la cual necesita ser intervenida.  Por otra parte, hemos llegado al grado que no es un tema de diagnóstico, es una realidad ineludible el que Guadalajara aguarda activamente una eclosión de proyectos de espacio público. Pero cuáles serían los criterios más convenientes para su intervención exitosa.

Hasta ahora, los pocos proyectos de espacio público que han surgido en nuestra ciudad, con sus honrosas excepciones, han estado marcadas por una sobredosis de diseño y unas estrategias poco efectivas para seleccionar las locaciones más adecuadas para el uso público y su vinculación con una vida urbana. No son escasos los intentos de espacios públicos ligados a infraestructuras viales como puentes y túneles, en camellones  y en los lugares más aislados posibles, y que existen porque son el residuo de dichas infraestructuras, no por tener una legítima vocación pública.

Los intentos de intervenir espacio público en los años recientes han estado llenos de contradicciones. Árboles que no crecen lo suficiente porque están arriba de un túnel vehicular, fuentes debajo de un puente, grandes oasis de mobiliario urbano, sin un ingreso peatonal seguro. Se ha invertido más en hacer notar que existe un proyecto con grandes pergolados color rojo, jardinería de altísimo mantenimiento, que en habilitar sitios más adecuados para el uso público.

Estas condiciones son parte de un proceso de recuperación y valorización del espacio público al que se han enfrentado las ciudades que han decidido recuperarlo. Ha pasado en ciudades como Barcelona o Chicago, en donde los primeros proyectos, en muchos casos hechos por arquitectos de renombre, han querido plasmar que hay un proyecto detrás, muchas veces materializado con grandes torceduras de metal, caprichosas formas, modificaciones topográficas impresionantes etc. Estos casos han sido mucho menos exitosos que reformas posteriores más interesadas en conectar espacios, que en convertirse en referentes de políticos y diseñadores.

La evolución en las intervenciones del espacio público, pasando de un impulso inicial ligado a intervenciones sumamente protagónicas y mediáticas a una madures en donde las intervenciones rozan el anonimato, ha sido muy bien documentadas en la tesis doctoral de Miquel Marti[i]. En ella trata la evolución de los espacios públicos en Barcelona, argumentado cómo el minimalismo bien entendido y una correcta selección de intervenciones, con el fin de enlazar  grandes corredores, ha sido la mejor estrategia para generar espacios exitosos.

Solo esperamos que este tipo de lecciones pueda acelerar el proceso de eclosión para la intervención en espacios públicos y pasando de grandes protagonismos a espacios anónimos pero de gran calidad y mayor permeabilidad en la vida urbana.

En este sentido el espacio público con el valor de la levedad y la neutralidad definitivamente es el que mejor se adaptará a la vida urbana, buscando más ubicación y evitar el exceso de diseño, más plano horizontal y menos vertical,  menos elementos constructivos y más elementos orgánicos, en síntesis mas sentido común y menos individual.


[i]Marti, Miquel. “Hacia una Cultura del Espacio Público”. Revista ID Identidades Cultura Patrimonio, Barcelona 2006.

(imagen) Intervención del proyecto Public Messages: Drawing for Peace. www.drawingforpece.org