El MoMa abrirá muestra de la arquitectura de América Latina.

El museo presenta en México DF una exposición de arquitectura en América Latina de 1955 a 1980 que abrirá en Nueva York en marzo

En la cafetería de uno de los edificios que incluirá la muestra, el Museo Tamayo de México DF (obra de Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky, 1981), el curador Patricio del Real precisa el objetivo de la exposición Latinoamérica en Construcción: Arquitectura de 1955 a 1980, presentada este martes en el DF y que se exhibirá del 29 de marzo al 19 de julio en el MoMA de Nueva York: “El MoMA hizo el primer catastro de arquitectura del área en 1955 con la exposición Arquitectura en Latinoamérica desde 1945, que abarcó esos diez años y marcaba un periodo que culminó con la construcción de la ciudad de Brasilia, el gran proyecto del movimiento moderno latinoamericano; y se pensaba, o a veces aún se piensa en Estados Unidos, que después de eso no hubo nada. Ahora queremos dejar claro que a aquello le siguió un importante ímpetu de exploración y construcción dentro de las necesidades de grandes dimensiones y densificación de la ciudad que impuso el desarrollismo, el sueño de modernización e industrialización de América Latina. Y muchas de las soluciones que revisamos ahora siguen siendo relevantes para los desafíos de nuestro propio periodo, para los problemas actuales de modernización y desarrollo en Latinoamérica”.

La muestra del MoMA tiene como eje temático la capacidad de ciertos proyectos en esos 25 años de lograr un balance entre las exigencias macro o cuantitativas del desarrollismo y las necesidades cualitativas de habitabilidad y uso de los espacios por parte de la gente. Reúne más de 500 dibujos y materiales originales que nunca antes se habían expuesto en conjunto, y pone en cuestión puntos comunes de los retos arquitectónicos de aquel tiempo a través del análisis de obras en los siguientes países: Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, México, Cuba, República Dominicana y Puerto Rico.

‘Cuba Pavillion’, Montreal, Canadá, Vittorio Garatti, 1968 / © Archivo Vittorio Garatti

El puertorriqueño Del Real, que presentó la exposición con el director del MoMA, Glenn Lowry, afirma que desde mediados de los cincuenta se concretó un cambio estructural en las necesidades arquitectónicas de América Latina que llegó hasta entrados los ochenta, y de ahí surgieron otros planteamientos en áreas como vivienda social, plazas, infraestructuras y museos.

Las ideas en vivienda social le parecen en buena medida un ejemplo a seguir para la época actual, en la que según dice se ha dejado la iniciativa al mercado. Cita el proyecto experimental Previ en Lima (1967), en el que se invitó a arquitectos internacionales a proyectar una vivienda mínima que fuese susceptible de crecimiento y de transformación por parte de los habitantes.

“Aunque el desarrollismo operó fundamentalmente desde el poder hacia las masas, en vertical, hubo experimentos importantes de autoconstrucción y de vivienda asistida, adelantándose a las ideas actuales de reconvertir las casas de las favelas en viviendas dignas”, explica el curador. Otros ejemplos de arquitectura social que ofrece y que se analizan en la muestra son el Conjunto Rioja (Buenos Aires, 1971), el SESC Pompeia de Lina Bo Bardi (Sao Paulo, 1986) o el modelo de aulas rurales con sistema de prefabricación ligero del mexicano Pedro Ramírez Vázquez.

De la combinación de arquitectura con la necesidad de dimensiones exacerbadas son paradigmáticos otros dos proyectos incluidos en la exposición, el conjunto Nonoalco-Tlatelolco (Mario Pani, México DF, 1966) y el Copan de Óscar Niemeyer (1966, Sao Paulo), una obra de tal tamaño, recuerda Del Real, que se tuvo que crear un código postal solo para este edifico.

Ciudad Creativa Digital se construirá en Guadalajara

Como ya lo habíamos anunciado en nuestro blog anterior :

Se confirma que empresarios jaliscienses dieron a conocer que Guadalajara será designada por el gobierno federal como Ciudad Creativa Digital, dejando en el camino a ciudades como Tijuana, Puebla y Monterrey, para convertirse en sede del clúster de multimedia y producción de medios digitales más importante de América Latina.

Se espera que en los próximos días, durante el congreso de la Concamin, el presidente Felipe Calderón Hinojosa haga el anuncio oficial en la capital jalisciense, ante empresarios y autoridades locales.

Tras la confirmación, el coordinador del Consejo de Cámaras Industriales (CCIJ), Manuel Herrera Vega, adelantó que el proyecto de desarrollo tecnológico permitirá a Jalisco la creación de al menos 20,000 empleos, sólo en la industria de alta tecnología.

Añadió que la Ciudad Creativa Digital detonará “muchos millones de dólares de inversión para Jalisco y pondrá a Guadalajara en otro nivel de competencia”.

Será una ciudad con vida propia

El coordinador de Tecnologías de la Información del ayuntamiento de Guadalajara, Alfonso Fonseca, adelantó a El Economista que el Parque Morelos -ubicado en el centro de la ciudad y donde en principio se pretendía construir la Villa Panamericana- será la sede del proyecto.

“Se requiere una extensión amplia donde se puedan construir edificios, viviendas, restaurantes, etcétera, para que la gente que trabaje en Guadalajara Ciudad Creativa Digital no tenga que moverse más de 200 o 300 metros para poder hacer su vida”, detalló el funcionario.

De acuerdo con ProMéxico, entidad del gobierno federal autora del proyecto, la ciudad sede podría recibir hasta 10,000 millones de dólares en inversiones asociadas al proyecto y generaría un “ecosistema de exportaciones” de aproximadamente 2,000 millones de dólares.

Según el organismo, en todo el país se cuenta con alrededor de 1,500 compañías asociadas a la industria creativa digital entre casas productoras de cine y de efectos especiales, firmas desarrolladoras de software y videojuegos.

Las fortalezas de la entidad

A decir de Alfonso Fonseca, coordinador de Tecnologías de la Información del ayuntamiento de Guadalajara, la capital jalisciense tiene “un peso específico” en la producción de medios digitales al contar con el Chapala Media Park, un parque industrial especializado en multimedia, y el Centro de Desarrollo de Software en la capital jalisciense.

Destacó asimismo que al proyecto se incorporará también la industria tradicional de Jalisco a través de los sectores calzado, vestido, textil y joyero, cuyos diseñadores formarán parte de este conglomerado de empresas. “Guadalajara tiene una ventaja competitiva porque tenemos una gran cantidad de jóvenes estudiantes de las carreras de Ingeniería y de Diseño que se podrán desarrollar aquí”, puntualizó.

promo@eleconomista.com.mx

Fuente: El Economista

“La arquitectura mexicana es una expresión del poder”

La arquitectura mexicana es una expresión del poder. Si éste es centralista, la arquitectura se manifestará centralista. En la actualidad, sin embargo, la ausencia de un proyecto arquitectónico que defina la transición democrática que se dio desde 2000 habla de lo que pasa en el gobierno, dice Miquel Adrià, director de la revista Arquine.

“Cuando China asegura que en unos años va a dominar el mundo y por lo tanto tiene que construir un gran aeropuerto demuestra su decisión de hacer algo; cuando nosotros decimos que queremos construir un aeropuerto y sólo hacemos una terminal, mostramos que somos un país pequeño”, comenta en entrevista.

Esta idea podría ser central para presentar la serie de televisión Arquitecturas mexicanas del siglo XXI. A lo largo de 13 capítulos, que se transmitirán en el Canal 22 todos los martes del 2 de agosto al 25 de octubre, la revista Arquine pretende dar algunas de las características que han definido a esta bella arte en México en los últimos años.

La serie de televisión surgió como consecuencia de lo que Arquine ha venido difundiendo en los últimos 14 años: el trabajo arquitectónico de México y América Latina. Y como parte de un proyecto más ambicioso que busca acercar a la gente a diferentes espacios públicos, menciona.

A lo largo de los programas, explica Adrià, se hablará de edificios como la Biblioteca Vasconcelos, el Centro de Estudios Superiores de Diseño de Monterrey, la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, la Escuela de Arte de Oaxaca, el Conjunto Juárez, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) y el Monumento a la Revolución, entre otros.

Las construcciones se escogieron porque expresan pluralidad en el uso de sus espacios y porque no responden a la idea de monumento, sino a la condición de ser público, dice el también conductor de los programas.

Hoy existen muchas tendencias. No hay un modelo que podamos llamar arquitectura mexicana. Pero sí se puede reflejar un patrón de trabajo: espacios amplios, que muestran la relación con la luz, destaca Miquel Adrià.

México • Emiliano Balerini Casal

Fuente: Milenio

Premio Santiago de Compostela de Cooperación Urbana

La iniciativa de formación de jóvenes latinoamericanos está relacionada con el Premio Santiago de Compostela de Cooperación Urbana, creado por el Consorcio, con el apoyo de la AECID y la Dirección Xeneral de Cooperación Exterior de la Xunta de Galicia.

La ciudad es el exponente máximo de la cultura humana y, por lo tanto, de la relación del género humano con el medio.

El consorcio de la Ciudad de Santiago de Compostela, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Dirección Xeral de Relaciones Exteriores convocan a la edición 2011 del Premio Santiago de Compostela de Cooperación Urbana, destinado, a reconocer y fomentar iniciativas públicas de creación y recuperación de ámbitos de cohesión en los conjuntos urbanos de América Latina a través de la transformación y la mejora del espacio ubano.

Podrán optar al Premio Santiago de Compostela de Cooperación Urbana proyectos urbanos, de promoción pública, aún no ejecutados, tanto de nueva construcción como de remodelación, rehabilitación o restauración, a desarrollarse en conjuntos urbanos de países latinoamericanos.
Deberán contemplar la visión interdisciplinar del planteamiento del proyecto, así como sus objetivos (sociología, demografía, historia, arquitectura, economía, ingeniería, paisajismo, antropología, cultura, etc.)
Que la contribución de la concesión del Premio sea relevante para la realización final del proyecto presentado.
Las propuestas deberán contemplar la relación porcentual entre el importe del Premio y el presupuesto general del proyecto presentado.

Puesto que algunas intervenciones a escala urbana tienen plazos de ejecución muy largas, sólo podrán optar al Premio propuestas que cuenten con las fases de ejecución planificadas a corto, medio y largo plazo, y bien especificadas, de forma que se pueda evaluar la repercusión de toda la actuación.

Sólo serán admitidos al Premio los proyectos presentados por las entidades públicas que los promueven.

Para participar en el Premio es necesario entregar la documentación requerida en las bases dentro del plazo establecido y que aparece redactado en páginas posteriores.

Vista la página del premio y toda la información aquí