Como leer a Vitruvio y no morir en el intento.

Instrucciones para que un aprendiz de arquitecto del siglo XXI lea apaciblemente a Vitruvio (siglo I a.C). O Como leer a Vitruvio y no morir en el intento.

Arq. Sandra V Valdés.

Cuando se menciona la palabra Vitruvio frente a arquitectos, varios tipos de pensamientos perturbadores cruzan sus mentes:

El primer caso es a quien le invade el pensamiento (que debe ser elocuentemente disimulado): “¿Quién demonios lee a Vitruvio en nuestros días?, he leído alguna reseña o Javier Díaz ya nos lo platicó años atrás en la clase de teoría, con eso basta”.

El siguiente pensamiento que cruza es: “Ese libro viejo y caduco carece de relevancia, más allá de cultura general no pasa”. Seguido de un abatimiento general, rechazo y nerviosismo ante la idea de desempolvar un libro del siglo I a.C… También existen pero hay que aceptar que es el menor de los casos, sincera emoción, curiosidad y hasta cierta intriga por leerlo. Y el más extraño de los casos, es aquel quien verdaderamente lo ha leído, no que sólo sabe de su existencia y conoce de qué trata (como quien lee los resúmenes de los libros en el rincón del vago.com), sino aquel que puede generar una opinión seria sobre el libro mencionando incluso uno de sus libros (recordar que son 10 libros) favoritos.

No importa cual de todas estas sea tu reacción, en todas debe estar incluido un arqueamiento de ceja (cabe mencionar que si no hay arqueamiento de ceja es que el arquitecto en cuestión no sabe de quien se esta hablando), así que si escuchan en alguna conversación a Vitruvio y no saben de quien se trata, ya saben, solo arqueen la ceja o en el mejor de los casos, léanlo, porque el arqueamiento de ceja significa que tienen una opinión al respecto y si se ven involucrados en dicho predicamento es mejor poder dar una opinión acertada, a balbucear desesperadamente cualquiera de los primeros dos pensamientos que nos suelen invadir y créanme es mucho más “snob” y “cool” poder hablar de Vitruvio como quien habla de un amigo de facebook (de un amigo que nunca ve pero te mantienes al tanto de su vida), y si se es arquitecto o aprendiz de este con más razón. Así que sin más preámbulo pasemos al tema que nos atañe:

1. Siempre hay que saber a qué nos enfrentamos, para saber que tan preparados debemos estar para ganar la batalla (o perderla con dignidad).

Lo primero que debemos de saber cuando tenemos por primera vez entre nuestras manos una copia de este tratado, es que leer “Los 10 Libros de Arquitectura” no es tarea fácil.

Podría decirse que “Los 10 libros” es el primer libro que se escribió sobre arquitectura, como mencioné en el título es un libro que se escribió en el siglo I a.C, a diferencia del Quijote, no existen traducciones a castellano contemporáneo, es decir las traducciones que tenemos son del latín a un español antiguo y duro. Por otro lado Vitruvio no era ni escritor ni poeta, la escritura no era precisamente su fuerte, en resumen el libro no es valioso por su elocuente prosa, sino por el contenido y lo que representa.

Vitruvio escribe el libro en una época en la que la arquitectura peleaba por tener un lugar entre las ciencias, dejar de ser un trabajo de artesanos y para esto tenía que demostrar ser una disciplina vinculada al pensamiento. Los conocimientos sobre la construcción y la arquitectura se transmitían de forma oral, y el hecho de que Vitruvio se sentara a escribir los conocimientos de la arquitectura no solo permite que la arquitectura se abriera un hueco entre las ciencias teóricas, también Vitruvio escribe el principio de la historia, gracias a él es que conocemos los nombres de grandes escultores y arquitectos de la antigua Grecia como Fidias.

Hay quien dice que el dialecto pasa a ser lenguaje cuando el sonido se transforma en estructura escrita, la importancia radica en la permanencia del lenguaje escrito, que evita el deterioro de la memoria asegurando la continuidad evolutiva de éste.

Y eso es precisamente lo que hace Vitruvio al escribir “Los 10 Libros de la Arquitectura”, asegura la evolución continua de la forma, que llega hasta nuestros días a través de un hilo, algunas veces roto y deshilachado de la historia que no se detiene.

2. La buena noticia es que no son propiamente 10 libros, es un libro que se divide en 10 partes, entonces estrictamente solo tenemos que leer un libro.

Esto hace la tarea mucho mas fácil ya que podemos empezar dándole una hojeada al índice y viendo los títulos, podemos escoger primero los que más nos llamen la atención, por ejemplo: mi favorito es el libro III, capitulo V en donde Vitruvio explica como trazar un capitel Jónico, y resulta sumamente entretenido una de esas lentas tardes de domingo desempolvar el restirador y seguir las instrucciones de trazo sobre un papel calca.

Ya si creemos que vale la pena podemos volver al índice y escoger otro libro del cual el título nos llame mucho la atención, como por ejemplo: Libro IX, capitulo VIII “De algunos relojes.- De los inventores de los relojes de agua y de los relojes invernales o anafóricos”, título que podría recordarnos algún cuento de Julio Cortázar.

Y así sucesivamente.

3. Siempre empezar con Vitruvio por el principio. Aunque sé que acabo de recomendarles leer el libro como se lee “Rayuela”. Una vez seleccionados los capítulos que vamos a leer primero, les recomiendo leer antes la introducción que hace Vitruvio a su libro, el libro I, capítulos I y II:

Capítulo I: “Qué es Arquitectura y qué cosas deben saber los arquitectos”

Capítulo II: “En qué consiste la Arquitectura”.

Creo que con estos títulos va a ser inevitable que Vitruvio no les llame la atención y sobre todo la curiosidad de seguir leyendo.

4. Última recomendación. Tener a mano un libro de arquitectura clásica, con fotografías, plantas, cortes y detalles, esto porque siempre es bueno saber de qué nos está hablando visualmente. Existen varias ediciones de “Los 10 libros”, unas con imágenes y otras sin imágenes, no importa la que sea, si tenemos a mano un libro de arquitectura greco-romana nos será mucho más fácil de leer.

Cabe mencionar que durante el renacimiento hubo cierta obsesión por ilustrar el libro de Vitruvio una de las imágenes más conocidas es “El hombre de Vitruvio” que dibujó Leonardo.

5. ¿Por qué nos puede interesar leer hoy a Vitruvio?

Sin entrar en mayores interpretaciones y analogías (ya que considero esas debe sacarlas cada quien). La primera (más no la única) razón por la que hay que leer a Vitruvio es por que estructura y delimita el campo de acción de la Arquitectura, define nuestro trabajo y esto gracias a su determinación por sentarse a escribir todo lo que hasta ese momento constituía el conocimiento de la disciplina llamada Arquitectura. Sin ello quizá, con el tiempo no hubiera desaparecido, pero sí tal vez se hubiera definido de forma distinta la Arquitectura, quizá seríamos constructores, ingenieros o escultores. Y finalmente creo que también es importante mencionar que Vitruvio nos ofrece hoy un retorno al sentido común y al sentido más humano de nuestro trabajo como arquitectos.

En la biblioteca hay 4 copias del libro, la referencia es: 720. 1 LIB VIT

Lo pueden apartar en línea: http://biblio.iteso.mx/biblioteca/

Léanlo y espero lo disfruten.