De elefante blanco a icono de la ciudad

Bandeira Ramalho (4)

Por : Anatxu Zabalbeascoa

Fuente: http://blogs.elpais.com/del-tirador-a-la-ciudad/2013/11/de-elefantes-blanco-a-icono-de-la-ciudad.html

¿Qué hacer con los elefantes blancos? ¿Qué hacer con los edificios que caen en desuso, son abandonados y se convierten en un inmenso recordatorio de una mala gestión en las ciudades? En general, esos paquidermos suelen ser la resaca del exceso de optimismo ante unos juegos olímpicos o una exposición universal. La Torre del Agua zaragozana o el Forum de las Culturas barcelonés son dos ejemplos. Pero los hay por doquier.

En Oporto, los arquitectos Pedro Bandeira y Pedro Nuno Ramalho decidieron resucitar su insigne elefante, el puente que levantara la compañía de Gustav Eiffel antes de coronar su famosa torre parisina. Sin uso desde hace más de dos décadas, los proyectistas presentaron su propuesta de reubicación del puente como parte de un concurso para la regeneración del barrio fabril de la ciudad Companhia Auríficia, justamente el lugar donde la compañía Eiffel Constructions Meétaliques armó los componentes del puente en 1877.

Bandeira y Nuno Ramalho argumentan que son partidarios de tocar poco la ciudad antigua. Sin embargo, mantener la escala del barrio pero trasladar un icono en desuso daría, a su entender, nueva vida a ambos, el barrio Aurífícia y el querido puente de María Pía, el famoso icono porteño.“Somos realistas, exigimos lo imposible”, explica Bandeira. Cuenta que, aunque la propuesta pueda parecer poco plausible está cargada de historia, de razón y de posibilidades de mejora: “El paisaje urbano que atrae a los turistas es el de la decadencia y las ruinas”, dice. “El barrio de Aurifícia concentrará ambas cosas. Pero también tendrá un icono, el puente volverá a ser útil veinte años después”. Tras dos décadas sin ser utilizado, pues las vecinas pasarelas de Infante y S. Joao lo han sustituido para cruzar el Duero, consideran que el famoso y vanguardista trabajo de Eiffel podría arañar algunos de los 7 millones de visitantes que la torre parisina recibe anualmente. Al fin y al cabo es anterior, piensan los arquitectos. “Y, reubicado, sería un monumento a la desindustrialización y a la imaginación necesaria para salir de la crisis”, explican.El coste del traslado del puente y de su posterior reubicación sería de 10 millones de euros, calculan los arquitectos autores de la propuesta.

Bandeira Ramalho (3)

Print Friendly, PDF & Email

Autor: Adolfo Peña Iguarán

bloguero, arquitecto, empresario, académico y gestor cultural.